Ministrar por medio del templo y la historia familiar

    Son muchas las maneras en que podemos ministrar y no es necesario hacer algo grandioso o heroico; incluso algo pequeño puede tener un efecto profundo. A medida que ore pidiendo guía, recuerde el poder del templo y la historia familiar para edificar el testimonio y sanar las relaciones interpersonales.