Setentas Autoridades Generales

Los Setentas Autoridades Generales son líderes de la Iglesia llamados por la Primera Presidencia para ser “testigos especiales[1]” y para ayudar a los Doce “edificando la iglesia y regulando todos los asuntos” y para “predicar y administrar el evangelio” en todo el mundo (Doctrina y Convenios 107:25, 34, 38). Actúan bajo las llaves y la dirección del Cuórum de los Doce Apóstoles. En una revelación dada a José Smith, el Señor enseñó: “Es el deber [de los Doce Apóstoles], cuando necesite[n] ayuda, llamar a los Setenta […] para atender a los varios llamamientos de predicar y administrar el evangelio” (Doctrina y Convenios 107:38).

Los Setentas Autoridades Generales sirven en la Iglesia de tiempo completo y, por lo general, se los releva el año en que cumplen setenta años, concediéndoseles el estado de eméritos. Al igual que el Cuórum de los Doce, viajan constantemente para enseñar el evangelio de Jesucristo, para apoyar y reunirse en consejo con los líderes de la Iglesia y para ayudar a dirigir la obra misional, la ayuda humanitaria, la construcción de templos, la historia familiar y otros ámbitos de acción de la Iglesia. Algunos Setentas Autoridades Generales sirven en la Presidencia de los Setenta y otros prestan servicio en las Presidencias de Área. Muchos Setentas viven cerca de las Oficinas Generales de la Iglesia y ayudan a dirigir importantes labores de la Iglesia desde allí.

Aunque todos los Setentas tienen igual autoridad, se designa a unos como Autoridades Generales y a otros como Setentas de Área.