La Trinidad

    “Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo.”

    Artículos de Fe 1:1

    El primer artículo de fe de la Iglesia dice: “Nosotros creemos en Dios, el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo”. Estos tres seres componen la Trinidad. Presiden este mundo y todas las demás creaciones de nuestro Padre Celestial.

    La verdadera doctrina de la Trinidad se perdió durante la apostasía que surgió tras el ministerio terrenal del Salvador y la muerte de los apóstoles. La restauración de esta doctrina empezó cuando el joven José Smith tuvo su Primera Visión a los catorce años (véase José Smith—Historia 1:17). A partir del relato del profeta de la Primera Visión y según sus otras enseñanzas, sabemos que los miembros de la Trinidad son tres seres separados.

    El Padre y el Hijo tienen cuerpos tangibles de carne y hueso, y el Espíritu Santo es un personaje de espíritu (véase D. y C. 130:22).

    Aunque los miembros de la Trinidad son seres individuales con misiones particulares, son uno en propósito y doctrina. La suya es una unidad perfecta que tiene el propósito de llevar a cabo el divino Plan de Salvación del Padre Celestial.