Menú de los Jóvenes

    Cómo establecer metas realistas que puedes lograr

    ¡Aquí hay algunos consejos sobre cómo establecer metas realistas que puedes lograr este año!

    ¡Ya llega enero! Es la época de nuevos comienzos y de escribir largas listas de metas que vas a esforzarte por lograr y de las cuales te olvidarás o abandonarás a mediados de año con la promesa de que “lo intentarás de nuevo el próximo año”. ¿Te suena familiar? ¿Por qué es que deseamos cambiar y mejorar, pero a veces simplemente no logramos perseverar en nuestras metas? Bien, ¡el éxito está determinado por cuán realistas sean nuestras metas y cuánto trabajo estamos dispuestos a realizar!

    Aquí hay algunos consejos sobre cómo establecer metas realistas que puedes lograr este año:

    1. Anota tus metas. ¡Mantén tus metas en algún lugar que puedas ver todos los días! Ya sea en una cartelera en tu habitación, en tu casillero en la escuela o incluso en el teléfono, mantenlas en algún lugar que veas todos los días. Cuanto más recuerdes las metas que te has establecido, más probable es que sigas trabajando para lograrlas.
    2. Sé específico. Si en la lista de resoluciones de año nuevo tienes “Aprender algo nuevo”, sin duda alguna es una meta realista, ¡pero no es específica! ¿Qué tipo de cosa quieres aprender? ¿A tocar un nuevo instrumento? ¿Una nueva receta? ¿Tal vez un nuevo pasatiempo en general? Sé específico en cuanto a lo que desees lograr.
    3. Metas a corto plazo. Puedes fijarte una meta importante para ti pero, a fin de lograr esa meta, necesitas establecer algunos pasos para alcanzar en el camino. Por ejemplo, puedes decir que quieres correr una maratón este año, pero para poder llegar a correr 42 km debes empezar poco a poco. Fija la meta de correr unos pocos kilómetros cada semana y luego lentamente aumenta la distancia cada semana hasta que hayas llegado a 42 km. No aprendiste a caminar sin primero haber dado pequeños pasos.
    4. Hazte tiempo para tus metas. Muchas veces deseamos trabajar en nuestras metas, pero la vida se vuelve tan ocupada que es fácil que nuestras metas se pierdan entre la escuela, el trabajo, los amigos y la familia. En cambio, si apartas un momento específico para trabajar en tus metas cada día, cada semana o tan a menudo como te gustaría, es más probable que perseveres en ellas.
    5. No hagas demasiado. El comienzo del año es una época en la que todo el mundo hace largas listas de resoluciones de Año Nuevo, a veces tantas que a duras penas puedes recordar todo lo que has planeado hacer. Si comienzas con solo un par de metas, en lugar de tirarte de cabeza a trabajar en 40 a la vez, te sentirás menos abrumado y con más confianza en tus esfuerzos por alcanzar tus metas. ¡Y cuando logres una, es más probable que logres otra! De las cosas pequeñas proceden las grandes.

    Este artículo apareció originalmente en la revista New Era de enero de 2019.

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia