Menú de los Jóvenes

    Tal vez deba recibir mi bendición patriarcal

    Ashley Dosdall

    Al estudiar y orar acerca de lo que el patriarca enseñó, recibí un llamado a actuar.

    Un domingo, el patriarca de estaca dirigió la lección sobre las bendiciones patriarcales. Antes de esa lección, no sabía casi nada acerca de esas bendiciones. Había oído acerca de ellas una o dos veces y mi hermano había recibido la suya hacía poco, pero realmente no entendía su propósito. (Lee: 6 cosas que debes saber antes de recibir tu bendición patriarcal).

    En su lección, el patriarca de estaca nos enseñó que la bendición patriarcal es como una Escritura personal. Es una bendición que proviene directamente de Dios con varios propósitos. Uno es declarar tu linaje de una de las tribus de la casa de Israel. Los demás son para brindarte guía y prometerte las bendiciones que nuestro Padre Celestial te dará si eres fiel. El patriarca enseñó que siempre debemos permanecer dignos de recibir una bendición patriarcal y que debemos acudir a nuestra bendición a menudo una vez que la tengamos. (Lee: Lo que la bendición patriarcal puede hacer por ti).

    Escuché atentamente esa lección y tomé muchas notas en mi diario personal. Durante la lección, no dejaba de pensar: “Tal vez deba recibir mi bendición”. Esa idea me quedó grabada.

    Más tarde ese día, le pedí a mi papá que me ayudara a entender las funciones y las bendiciones de las tribu de la casa de Israel. Fue largo y difícil, pero lo entendimos y anoté lo que aprendimos en mi diario personal. Fue tan lindo porque aprendí algunas cosas que no sabía antes. También leí algunos discursos sobre las bendiciones patriarcales e investigué más sobre ellas.

    Al estudiar y pensar en las bendiciones patriarcales, oré para saber si debía recibir la mía. El Espíritu me hizo saber que debía obtenerla pronto y tengo la intención de hacerlo. Estoy muy agradecida por la lección del patriarca. Me ayudó a entender las bendiciones patriarcales y al final, me animó a obtener la mía.

    ¿Cómo sé si estoy preparado?

    Todo miembro digno de la Iglesia tiene derecho a recibir una bendición patriarcal. Pero, ¿cómo puedes saber cuándo buscar una? Básicamente, debes ser digno y lo suficientemente maduro para entender la naturaleza e importancia sagradas de la bendición. Ora y medita en cuanto a eso. Después habla con tus padres y tu obispo o presidente de rama, quienes pueden ayudarte a determinar tu disposición.

    ¿Deseas obtener más información? Hicimos a cuatro patriarcas algunas preguntas comunes en cuanto a las bendiciones patriarcales.

    Un don valioso y excepcional

    “El mismo Señor que le proporcionó la Liahona a Lehi, nos brinda a nosotros hoy un don valioso y excepcional que nos da dirección en la vida, que marca los peligros que se nos interponen y nos traza el camino, un sendero seguro, no hacia una tierra prometida, sino hacia nuestro hogar celestial. El don al cual me refiero es nuestra bendición patriarcal. Todo miembro digno de la Iglesia tiene derecho a recibir ese tesoro personal preciado e invaluable”.

    Véase del presidente Thomas S. Monson, “Vuestra bendición patriarcal: una Liahona de luz”, Liahona, enero de 1987, pág. 64.

    Este artículo apareció originalmente en la edición de mayo de 2014 de la revista New Era.

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia