Menú de los Jóvenes

    Escrituras en la pantalla de bloqueo

    Kaylee Mciff La autora vive en Utah, EE. UU.

    ¿Cómo podía mantenerme concentrada en las Escrituras cuando estaba tan ocupada?

    Por mucho tiempo, deseé concentrarme más en las Escrituras, pero estaba muy ocupada. Tenía tanto clases en la escuela como en danza, y sentía que no tenía suficiente tiempo ni energía. Entonces, mientras oía la conferencia general, escuché un discurso en el que se nos pidió renovar nuestro enfoque en las Escrituras cada día. Sabía que las Escrituras me harían más feliz y me bendecirían, que solo tenía que encontrar una manera de recordarlas, incluso cuando estaba ocupada. Sin embargo, sabía que podía hacerlo, porque tenía fe en mí misma y en las promesas de los profetas.

    Se me ocurrió la idea de hacer que la pantalla de bloqueo de mi teléfono fuese un pasaje de las Escrituras. De esa manera, cada vez que prendo mi teléfono, pienso en las Escrituras. Puedo mantener las Escrituras en mi mente todo el tiempo. Escojo una nueva Escritura cada semana y la selecciono específicamente en base a un tema con el que esté trabajando o lo que hemos aprendido en las Mujeres Jóvenes.

    Una semana, escogí Lucas 1:37 para mi pantalla de bloqueo: “Porque ninguna cosa es imposible para Dios”.

    La escogí porque había tenido mucho estrés respecto a la escuela durante varias semanas y quería tener presente que podemos hacer cualquier cosa si tenemos esperanza y fe. Esa semana, estaba haciendo un trabajo para la clase de matemáticas que era muy difícil. Comencé a sentirme muy desanimada. Quería darme por vencida, casi lo hice, hasta que vi la Escritura en mi teléfono: “Porque ninguna cosa es imposible para Dios”. Yo sabía que podía hacer mi trabajo de matemáticas porque nada era imposible. Solo tenía que creer en mí misma y en Dios. Ofrecí una oración para que me ayudara a concentrarme y me diera esperanza. Sentí que Dios estaba conmigo y fui capaz de concentrarme y terminarlo.

    Inmediatamente empecé a ver las bendiciones en mi vida de mantener mi enfoque en las Escrituras. Estas me pueden ayudar de muchas maneras, incluso en algo tan simple como completar un trabajo de matemáticas. Ahora, si estoy teniendo un día difícil, sé que puedo prender mi teléfono y la Escritura estará allí para hacerme feliz. Si estoy asustada o nerviosa, miro el pasaje de las Escrituras y sé que todo va a estar bien. Hacer estas cosas sencillas me ha ayudado a sentirme bien porque sé que el Padre Celestial y Jesucristo están conmigo sin importar lo que pase.

    Este artículo apareció originalmente en la edición de agosto de 2018 de la revista New Era.

    ¿Te gustaría tener tu propia Escritura en la pantalla de bloqueo? Lee “Cinco pasajes de las Escrituras que te ayudarán a superar casi cualquier cosa” para obtener algunas ideas.

    Hay muchas maneras en las que puedes renovar el enfoque en el Evangelio. Aquí hay unos cuantos ejemplos de cosas que tal vez desees intentar:

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia