Menú de los Jóvenes

    ¡Obtuve mi respuesta!

    Estos jóvenes encontraron las respuestas a sus preguntas, ¡y tú también puedes hacerlo!

    Probablemente has escuchado que escribir algunas preguntas que tienes es una excelente manera de prepararte para la conferencia general. Cuando lo haces, “las respuestas a [tus] oraciones específicas [pueden provenir] directamente de un discurso particular o de una frase específica”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles. “En otras ocasiones, las respuestas quizás se presenten en una palabra, frase o canción que aparentemente no se relacionan con el tema” (“La conferencia general: Una bendición singular”, Liahona, septiembre de 2011, pág. 4).

    Bueno, estos jóvenes hicieron precisamente eso, ¡y tuvieron la bendición de recibir respuestas a sus preguntas!

    ¿Por qué les ocurren cosas malas a personas buenas?

    Esther F.

    En su discurso, “Heridos”, el élder Neil L. Andersen dijo que las pruebas y dificultades nos sobrevienen a todos y son parte del aprendizaje que recibimos de esta experiencia terrenal.

    Tengo una hermana pequeña llamada Annelise y ella tiene un trastorno muscular y metabólico extremadamente raro. Se fatiga con mucha facilidad, por lo que no puede hacer cosas como andar en bicicleta, correr o saltar en un trampolín. Aun así, Annelise es una niña muy feliz ¡y siempre está sonriendo! Ella es una verdadera guerrera; me ha enseñado mucho sobre la paciencia y la perseverancia. Sé que es una hija muy especial de nuestro Padre Celestial y que Él la ama, la protege y la bendice mucho.

    Aprendí del élder Andersen que vamos a recibir heridas en la batalla de la vida, tanto espiritual como físicamente, así que debemos estar preparados. Pero nuestro Padre Celestial tiene un plan para cada uno de nosotros. El élder Andersen dijo que no hay pesares en la tierra que el cielo no pueda curar. He visto milagros suceder en mi vida debido a la fe inquebrantable, la esperanza y el amor de mi familia por el Evangelio y por nuestro Salvador. La oración y el arrepentimiento también son medicinas poderosas que nos ayudarán durante esta batalla. Así que, como Annelise, ¡podemos seguir sonriendo!

    —Esther F., 18, Sao Paulo, Brasil

    ¿Cómo puedo reconciliarme con un amigo?

    Ángel P.

    Esta conferencia oré para aprender más acerca de las enseñanzas de Jesucristo. Al oír al élder Jeffrey R. Holland, sentí que mis oraciones en cuanto a reconciliarme con un amigo mío fueron contestadas. Aprendí que debo controlar mi frustración y aprender a perdonar porque todos somos hijos de Dios y tenemos que esforzarnos por seguir Su senda, dejando atrás el orgullo. Me siento agradecido de tener profetas que nos ayudan a acercarnos a nuestro Padre Celestial y de saber por medio de ellos cuál es el nombre correcto de la Iglesia. Estoy ansioso por visitar a las ovejas de Dios, por trabajar en la ministración con mi compañero, mi padre, y por visitar a jóvenes para que puedan regresar al camino de Dios.

    — Ángel P., 16, Lima, Perú

    ¿Qué significa en realidad ministrar?

    Agustina A.

    Quiero aprender más acerca de ministrar. He oído en cuanto al tema, pero todavía no lo entiendo por completo. Como una respuesta a mis oraciones, hubo varios discursos que hablaron acerca de esto, como el de la hermana Bonnie Cordon, que dijo que somos los pastores de algunas personas que están perdidas y necesitan nuestro cuidado. Debemos servir a nuestras ovejas. Debemos velar por nuestras ovejas. Debemos desear que todo esté bien con nuestras ovejas. Sean fuertes o débiles, afligidas o felices, debemos asegurarnos de que nuestras ovejas nunca caminen solas. Debo centrarme más en servir a los demás y ministrar a las personas a las que me han asignado.

    — Agustina A., 17, Bogotá, Colombia

    ¿Qué debo hacer después de la escuela secundaria?

    Me he estado debatiendo en cuanto a lo que quiero hacer después de graduarme este año y no sabía lo que debía hacer. Con toda esta confusión y ansiedad en mi vida, recordé que se acercaba la conferencia general y debía prepararme para ella. Fui al templo una o dos veces por semana, leí las Escrituras y oré para recibir una respuesta a mi pregunta acerca de lo que debía hacer al terminar la escuela secundaria. Mientras miraba la primera sesión del sábado, me sentí inspirada a sacar mi diario y escribir sobre mis pensamientos e impresiones. En su discurso, el hermano M. Joseph Brough habló sobre la ocasión en la que él y su hija sintieron la inspiración de que ella debía servir en una misión y el Espíritu me impresionó más que nunca antes. Me sentí llena de paz y consuelo ante la idea de servir en una misión. Debido a que me preparé para recibir revelación para esta conferencia, recibí respuesta a una pregunta que me estaba causando estrés y ansiedad. Ahora sé que tengo que servir en una misión y compartir la luz de Cristo con el mundo. Les insto a todos a que vean la conferencia general con una pregunta en mente y se sorprenderán de las impresiones y la revelación que recibirán.

    — Chloe Neus, 17, Arizona, EE. UU.

    El hecho de que la conferencia general haya terminado no significa que no puedas encontrar respuestas a tus propias preguntas ahora. ¡Escribe algunas preguntas de las cuales te gustaría tener respuesta y comienza a estudiar con espíritu de oración los mensajes de la conferencia! Tómate tu tiempo. Cuando hagamos preguntas con fe y con un deseo sincero de aprender (véase Moroni 10:4), el Señor nos bendecirá con su Espíritu y nos guiará a las respuestas de la manera correcta y el momento adecuado.

    Comparte tu experiencia

    ¿Qué respuestas recibiste de la conferencia general?

    Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

     
    1000 caracteres restantes

    Comparte tu experiencia