Amén
    Notas al pie de página

    Amén

    Significa “que así sea” o “así es”. El vocablo amén se usa para expresar una aceptación y un acuerdo sinceros o solemnes (Deut. 27:14–26) o para afirmar la verdad (1 Rey. 1:36). En la actualidad, al final de las oraciones, los testimonios y los discursos, los que escuchan la oración o el mensaje pronuncian un amén audible para indicar su acuerdo y aceptación de lo dicho.

    En los tiempos del Antiguo Testamento, amén era la respuesta correcta de la persona a quien se proponía un juramento (1 Cró. 16:7, 35–36; Neh. 5:12–13; 8:2–6). Se le llama a Cristo “el Amén, el testigo fiel y verdadero” (Apoc. 3:14). En la escuela de los profetas, amén también servía de señal de convenio (DyC 88:133–135).