Relatos de las Escrituras
    Capitulo 9: Abraham y el sacrificio de Isaac
    Notas al pie de página
    Tema

    Capitulo 9

    Abraham y el sacrificio de Isaac

    Old Testament Stories

    Sara tuvo un varón a quien llamaron Isaac.

    Old Testament Stories

    Dios quería saber si Abraham era obediente, y para probarlo, le dijo que sacrificara a Isaac en la montaña.

    Old Testament Stories

    Abraham quería muchísimo a su hijo y no quería sacrificarlo, pero deseaba obedecer a Dios.

    Old Testament Stories

    Dios le dijo a Abrahám que fuera a la montaña, y él llevó consigo a su hijo Isaac y a dos hombres. Abraham y su hijo Isaac cabalgaron en un burro durante tres días.

    Old Testament Stories

    Los dos hombres se quedaron con el burro mientras Abraham e Isaac subieron la montaña a pie. Abraham llevaba un cuchillo e Isaac llevaba la leña.

    Old Testament Stories

    Isaac le preguntó a su padre dónde estaba el cordero para el sacrificio, pero Abraham le dijo que no se preocupara por eso.

    Old Testament Stories

    Abraham construyó un altar y puso leña.

    Old Testament Stories

    Abraham ató a Isaac, lo puso sobre el altar y levantó el cuchillo para sacrificarlo. Entonces un ángel le habló y le dijo que no matara a Isaac. Abraham había sido obediente, y por eso Dios lo amaba.

    Old Testament Stories

    Abraham miró a su alrededor y vio enredado en las zarzas un carnero que Dios había puesto para hacer el sacrificio. Abraham lo sacrificó en el altar.

    Old Testament Stories

    Dios estaba contento con Abraham porque era obediente, y le dijo que bendeciría a su familia.

    Old Testament Stories

    Abraham e Isaac regresaron a su hogar. Abraham había demostrado ser obediente a Dios al estar dispuesto a sacrificar a su hijo.

    Old Testament Stories

    Lo que hizo Abraham es igual a lo que hizo nuestro Padre Celestial. El estuvo dispuesto a dejar que su hijo Jesucristo muriera por nosotros. Tanto nuestro Padre Celestial como Abraham amaban a sus hijos, y del mismo modo Jesús e Isaac amaban a sus padres y les obedecieron.