18. Reuniones de la Iglesia
    Notas al pie de página
    Theme

    “18. Reuniones de la Iglesia”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2019

    “18. Reuniones de la Iglesia”, Manual 2

    18.

    Reuniones de la Iglesia

    En este capítulo se resume la información acerca de las reuniones de la Iglesia. Las reuniones de una organización determinada, como los cuórums, la Sociedad de Socorro, los Hombres Jóvenes, las Mujeres Jóvenes, la Primaria o la Escuela Dominical se describen en el capítulo de este manual correspondiente a esa organización.

    Además de las reuniones que se describen en los manuales, las autoridades que presiden pueden convocar otras reuniones de vez en cuando indicando quiénes deben asistir y cuál es el propósito de la reunión.

    18.1

    Pautas para planificar y dirigir reuniones

    Los líderes planean y dirigen las reuniones “según los guíe el Espíritu Santo, de acuerdo con los mandamientos y revelaciones de Dios” (Doctrina y Convenios 20:45; véanse también Moroni 6:9; Doctrina y Convenios 46:2).

    Los líderes preparan una agenda para cada reunión o asignan a alguien para que la prepare bajo su dirección. Una agenda ayuda a los participantes a centrarse en los propósitos de la reunión y a usar el tiempo eficazmente. Se debe preparar en orden de prioridad a fin de asegurarse de que los asuntos más importantes se analizan primero.

    Las reuniones de liderazgo deben centrarse en fortalecer a las personas y a las familias. El tiempo que se emplee en preparar el calendario, planificar programas y otros asuntos administrativos debe ser mínimo.

    Para las pautas sobre deliberar en consejo en las reuniones, véase 4.6.1.

    El(la) líder que preside puede dirigir una reunión o pedirle a un(a) consejero(a) o a alguien más que la dirija bajo su dirección.

    Las reuniones no deben alargarse más de lo necesario.

    Los líderes deben asegurarse de que las reuniones dominicales no sean tantas que los padres y los hijos dispongan de poco tiempo para estar juntos ese día. De ser posible, los líderes deben evitar programar reuniones dominicales aparte de las del horario estándar de dos horas, reuniones de liderazgo temprano por las mañanas y reuniones ocasionales por las tardes.

    18.2

    Reuniones de barrio

    El obispo supervisa las reuniones de barrio y las preside a menos que asista un miembro de la presidencia de estaca, un Setenta de Área o una Autoridad General. En su ausencia, sus consejeros pueden dirigir las reuniones del barrio y presidirlas. Se debe invitar a las autoridades que presiden y a los visitantes del sumo consejo a sentarse en el estrado. Los miembros del sumo consejo no presiden cuando asisten a las reuniones de barrio.

    Si el obispo y sus consejeros estuvieran ausentes, el presidente de estaca designa quién preside la reunión sacramental. Por lo general designa al presidente del cuórum de élderes, pero podría autorizar a otro poseedor del sacerdocio en su lugar.

    18.2.1

    Horario de las reuniones dominicales

    Las reuniones dominicales proporcionan un tiempo de vital importancia para que los miembros aumenten su fe en el Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, al participar de la Santa Cena, adorar, aprender el Evangelio, aprender sus deberes y prestar servicio. Se invita a asistir a estas reuniones a las personas que estén aprendiendo sobre la Iglesia.

    Los barrios han de llevar a cabo las siguientes reuniones dominicales en un período de dos horas, tal como se dispone a continuación. (Para consultar las opciones del horario de reuniones, véase el cuadro “Horario dominical de reuniones”, 18.9):

    1. Reunión sacramental cada semana.

    2. Reuniones de cuórum del sacerdocio el segundo y el cuarto domingo (para todos los poseedores del sacerdocio, los futuros élderes y los jóvenes en edad del Sacerdocio Aarónico que no hayan sido ordenados; por lo general, los jovencitos se unen al cuórum de diáconos en enero del año en que cumplen 12 años; véase 18.2.4).

    3. Sociedad de Socorro el segundo y el cuarto domingo (para todas las mujeres de 18 años en adelante y las jovencitas que estén casadas).

    4. Mujeres Jóvenes el segundo y el cuarto domingo (para las jóvenes de 11 a 18 años de edad; por lo general, las jovencitas se unen a la organización de las Mujeres Jóvenes en enero del año en que cumplen 12 años).

    5. Primaria cada semana (para los niños de 3 a 11 años de edad; también para los niños de 18 meses a 2 años si hay una guardería organizada y los padres desean que sus hijos asistan a ella).

    6. Escuela Dominical el primero y el tercer domingo (para los que tengan 11 años de edad en adelante; por lo general, los jóvenes se unen a la Escuela Dominical en enero del año en que cumplen 12 años).

    Durante la semana se insta a los líderes a que inviten a los miembros a adorar juntos el domingo. Pueden enviar invitaciones por correo electrónico, texto, redes sociales u otros medios. Las invitaciones pueden servir para recordar a los miembros el horario de reuniones del próximo domingo e incluir temas que se analizarán en las reuniones de los cuórums y las clases. El recordatorio podría ser tan sencillo como: “Esta semana tendremos la Escuela Dominical. Estudiaremos Lucas 2 y Mateo 2”.

    18.2.2

    Reunión sacramental

    18.2.2.1

    Propósitos de la reunión sacramental

    El propósito principal de la reunión sacramental es que los miembros de la Iglesia recuerden al Salvador al participar de la Santa Cena. Los miembros renuevan su compromiso de tomar sobre sí Su nombre, de recordarle siempre y de guardar Sus mandamientos. Esta ordenanza ocupa el lugar central de la adoración de los miembros en el día de reposo.

    Cada reunión sacramental debe centrarse en profundizar la conversión al Padre Celestial y al Señor Jesucristo. Otros propósitos de la reunión sacramental son: adorar, proporcionar instrucción del Evangelio, efectuar ordenanzas, dirigir asuntos del barrio y fortalecer la fe y el testimonio.

    18.2.2.2

    Planificar y dirigir la reunión sacramental

    Los miembros del obispado planifican la reunión sacramental y la dirigen de manera reverente y digna. Supervisan la administración de la Santa Cena, seleccionan los temas de los discursos y de la música, seleccionan y orientan a los participantes e invitan a miembros a ofrecer la primera y la última oración. No es necesario llevar a cabo una reunión de oración antes de la reunión sacramental.

    El obispado se asegura de que las reuniones sacramentales comiencen y terminen a tiempo, y de que no tienen una agenda demasiado extensa. La siguiente es una agenda de muestra:

    1. Música de preludio (véanse las pautas en 14.4.3).

    2. Saludo y bienvenida.

    3. Reconocimiento de autoridades que presiden o de visitantes del sumo consejo que estén presentes.

    4. Anuncios (la mayoría de los anuncios deben estar impresos o distribuirse electrónicamente a fin de no ocupar el tiempo de la reunión sacramental; el obispado podrá hacer anuncios esenciales de manera breve antes del primer himno).

    5. Primer himno y oración.

    6. Asuntos del barrio y de la estaca, como por ejemplo:

      1. Sostener y relevar a oficiales y maestros (véanse 19.3 y 19.5).

      2. Reconocer a los niños de 8 años que hayan sido bautizados y confirmados (véase “Presentar a nuevos miembros” en la página 140).

      3. Presentar los nombres de hermanos que vayan a recibir el Sacerdocio Aarónico o avanzar en él (véase el Manual 1, 16.7.2).

      4. Reconocer a las jóvenes conforme avancen en sus clases.

      5. Presentar los nombres de nuevos miembros del barrio (véase “Presentar a nuevos miembros” en la página 140).

    7. Otorgar el nombre y bendecir a niños (usualmente en una reunión de ayuno y testimonios) y confirmar y conferir el don del Espíritu Santo a los nuevos miembros.

    8. Himno sacramental y administración de la Santa Cena.

    9. Mensajes del Evangelio y canto de la congregación o números musicales especiales.

    10. Último himno y oración.

    11. Música de postludio.

    De vez en cuando podría ocurrir algo inesperado durante la reunión que el oficial que presida considere que sea necesario aclarar. Cuando eso suceda, deberá hacer la aclaración que sea necesaria, teniendo cuidado de no avergonzar a nadie.

    18.2.2.3

    Tiempo previo a la reunión sacramental

    Los líderes deben dar el ejemplo de reverencia durante el tiempo previo al inicio de la reunión sacramental. El obispado y los oradores deben estar en sus asientos por lo menos cinco minutos antes de que comience la reunión. No es un tiempo para conversaciones ni para transmitir mensajes. Dar un ejemplo de reverencia anima a la congregación a estar espiritualmente preparada para una experiencia de adoración.

    Se debe enseñar a los miembros a hacer que el tiempo previo a la reunión sacramental sea un tiempo para meditar en oración mientras se preparan espiritualmente para la Santa Cena.

    El obispado anima a las familias a llegar a tiempo y sentarse juntas.

    18.2.2.4

    Bendecir y repartir la Santa Cena

    El obispado se asegura de que la Santa Cena se bendiga y se reparta de una manera reverente y ordenada. La mesa sacramental debe estar preparada antes de que comience la reunión. Las instrucciones sobre cómo preparar, bendecir y repartir la Santa Cena se encuentran en 20.4.

    18.2.2.5

    Seleccionar temas para discursos y para la música

    El obispado selecciona temas para los discursos y la música en las reuniones sacramentales. Los discursos y la música deben centrarse en temas del Evangelio que ayuden a los miembros a edificar la fe y el testimonio.

    18.2.2.6

    Seleccionar y orientar a los participantes

    Seleccionar a los participantes. El obispado selecciona a miembros para participar en las reuniones sacramentales. La mayoría de las oportunidades para participar se dan a los miembros del barrio. Si el obispado invita a hablar a miembros que no pertenezcan al barrio, se deben seguir las pautas que figuran en 21.1.20.

    Los miembros del obispado invitan con regularidad a jóvenes para que hablen en la reunión sacramental. Los jóvenes deben hablar brevemente (unos cinco minutos cada uno) sobre temas asignados del Evangelio. Deben preparar ellos mismos sus discursos, aunque el obispado puede animar a los padres a que les ayuden.

    El obispado suele invitar a los misioneros a hablar en la reunión sacramental justo antes de que partan y cuando regresan (véase el Manual 1, 4.8.1 y 4.10.3). El obispado aclara que esta es una reunión sacramental regular y no una despedida o bienvenida misional. El obispado planifica estas reuniones y las dirige. En ellas no se invita a hablar a familiares ni a amigos del misionero. Sin embargo, se puede invitar a hablar a otros misioneros que vayan a salir a la misión o que hayan llegado recientemente de la misión, así como a otros miembros.

    El obispado programa que hablen miembros del sumo consejo conforme los asigne el presidente de estaca. Este último determina la frecuencia de esas asignaciones. No es necesario que los miembros del sumo consejo discursen en la reunión sacramental cada mes.

    El obispado programa una reunión sacramental cada año para que los niños de la Primaria tomen parte en un programa de la Primaria (véase 11.5.4).

    De vez en cuando el obispado puede invitar a hablar a los misioneros de tiempo completo que presten servicio en ese lugar.

    El obispado no puede dejar las reuniones sacramentales en manos de las organizaciones auxiliares ni de grupos musicales externos. Sin embargo, se puede invitar a las organizaciones auxiliares a participar en la reunión bajo la dirección del obispado.

    Los miembros del obispado deben extender las invitaciones para hablar en la reunión sacramental con bastante anticipación.

    Orientar a los participantes. Los miembros del obispado orientan a los que van a participar en la reunión sacramental. Repasan los propósitos de la reunión sacramental y explican que todos los discursos y toda la música deben estar en armonía con la naturaleza sagrada de la Santa Cena.

    Cuando se invita a miembros a hablar, un miembro del obispado explica claramente el tema y el tiempo que debe hablar la persona. Aconseja a los discursantes que enseñen las doctrinas del Evangelio, que relaten experiencias que fomenten la fe, que den testimonio de las verdades divinamente reveladas y que utilicen las Escrituras (véanse Doctrina y Convenios 42:12; 52:9). Los discursantes deben enseñar con un espíritu de amor y después de haberse preparado con oración. No deben hablar de temas que sean especulativos, controvertidos o que no estén en armonía con la doctrina de la Iglesia.

    A fin de mantener un ambiente de adoración reverente en las reuniones sacramentales, cuando los discursantes usan las Escrituras como parte de sus discursos no deben pedir a la congregación que abran sus propios libros para buscar las referencias de las Escrituras.

    Los miembros que participen en la reunión sacramental deben quedarse hasta que esta finalice.

    18.2.2.7

    Música

    Véanse 14.4.3 y 14.4.4.

    18.2.2.8

    Presentar a nuevos miembros

    Cuando en un barrio se reciben cédulas de miembro provenientes de otra unidad, y cuando los conversos se bautizan y son confirmados, uno de los integrantes del obispado presenta a los nuevos miembros ante la congregación y les da la bienvenida en la siguiente reunión sacramental. Para ello, lee en voz alta el nombre de cada una de las personas, las invita a ponerse de pie y pide a la congregación que levante la mano como demostración de que acepta a los miembros en plena hermandad en el barrio. Las cédulas de personas de una misma familia se leen juntas. Si un miembro del barrio sabe de una razón por la cual una de esas personas pudiera no ser merecedora de gozar de plena hermandad en el barrio, debe hablar con el obispo en privado.

    Después de que los niños que sean miembros inscritos hayan sido bautizados y confirmados, un miembro del obispado anuncia el bautismo y la confirmación de cada niño en la reunión sacramental. A estos niños no se les presenta para ser aceptados en el barrio porque ya son miembros.

    18.2.2.9

    Ayudas visuales y materiales audiovisuales

    Véanse 18.4 y 21.1.5.

    18.2.2.10

    Servicios sacramentales en situaciones inusuales

    Todo miembro necesita las bendiciones espirituales que se reciben al tomar la Santa Cena. Si hay miembros que no pueden asistir a la reunión sacramental porque están confinados en su hogar, en una residencia de ancianos o en el hospital, el obispo puede asignar a poseedores del sacerdocio para que preparen, bendigan y repartan la Santa Cena a esos miembros.

    A veces, puede ser imposible para los miembros asistir a la reunión sacramental por la distancia que los separa del centro de reuniones. En circunstancias inusuales, el obispo puede, ocasionalmente, autorizar que se efectúe un servicio sacramental lejos del centro de reuniones. Solo puede autorizar tal servicio dentro de los límites de su barrio. La persona a quien el obispo autorice a dirigir el servicio debe poseer el Sacerdocio de Melquisedec o ser un presbítero en el Sacerdocio Aarónico. Además, tiene que ser digno de bendecir y repartir la Santa Cena. El poseedor del sacerdocio que dirija el servicio informa al obispo cuando este se haya llevado a cabo.

    Cuando los miembros están viajando o residen temporalmente lejos de su barrio de origen, deben hacer un verdadero esfuerzo por asistir a la reunión sacramental y a otras reuniones dominicales en un barrio o una rama de la Iglesia.

    Los servicios sacramentales no se deben llevar a cabo al mismo tiempo que las reuniones familiares u otras actividades.

    18.2.3

    Reunión de ayuno y testimonios

    El primer domingo de cada mes, la reunión sacramental suele ser una reunión de ayuno y testimonios. Cuando la conferencia general, la conferencia de estaca o el día de Año Nuevo (véase 13.6.11) caigan en domingo, la reunión de ayuno y testimonios tal vez tenga que llevarse a cabo en un domingo diferente.

    Bajo la dirección del obispo, en esta reunión se puede dar el nombre y bendecir a niños, y se pueden efectuar confirmaciones antes de la administración de la Santa Cena.

    Después de la Santa Cena, el miembro del obispado que esté dirigiendo la reunión expresa un breve testimonio. A continuación invita a los miembros a expresar testimonios sinceros y a relatar experiencias que fomenten la fe. El obispado anima a los miembros a ser breves en sus testimonios a fin de que más personas tengan la oportunidad de participar.

    Tal vez sea mejor que los niños pequeños aprendan a compartir sus testimonios en entornos tales como el estudio del Evangelio en el hogar, la noche de hogar o cuando den discursos en la Primaria hasta que tengan la edad suficiente para hacerlo en una reunión de ayuno y testimonios sin la ayuda de un padre, de un hermano o de otra persona.

    18.2.4

    Reuniones de los cuórums del sacerdocio

    Las reuniones de los cuórums del sacerdocio se llevan a cabo el segundo y el cuarto domingo. En ellas, los poseedores del sacerdocio tratan asuntos, aprenden los deberes del sacerdocio, fortalecen a las personas y a las familias, estudian el evangelio de Jesucristo, deliberan juntos en consejo y se organizan para satisfacer las necesidades locales. Los miembros del obispado asisten generalmente a las reuniones de los cuórums del Sacerdocio Aarónico, aunque de forma ocasional asisten a las clases de las Mujeres Jóvenes. En un quinto domingo, el obispado podrá indicar que los cuórums del Sacerdocio Aarónico o todos los poseedores del sacerdocio efectúen una reunión combinada. El obispado también podrá planificar una reunión de quinto domingo para todos los jóvenes, para todos los adultos o para los jóvenes y los adultos juntos.

    Para más información sobre reuniones de cuórums del sacerdocio, véanse 7.8 y 8.11.

    18.2.5

    Conferencia de barrio

    La presidencia de estaca programa y dirige una vez al año una conferencia de barrio en cada barrio. Se puede llevar a cabo una conferencia de barrio cualquier domingo del mes excepto el domingo de ayuno. Los miembros de la presidencia de estaca, del sumo consejo y de las organizaciones auxiliares de estaca toman parte en las sesiones de la conferencia de barrio conforme lo dirija el presidente de estaca. Los propósitos de la conferencia de barrio son fortalecer la fe y el testimonio, proporcionar enseñanzas del Evangelio, dirigir asuntos y evaluar la actividad.

    La sesión principal de la conferencia de barrio se efectúa durante la reunión sacramental. Normalmente, la agenda es similar a la de otras reuniones sacramentales. El presidente de estaca preside y, generalmente, la presidencia de estaca planifica la reunión. Suele dirigirla un miembro del obispado. Antes de la Santa Cena, un miembro de la presidencia de estaca o del sumo consejo utiliza el formulario Sostenimiento de oficiales (preparado por un secretario de barrio) para presentar los nombres de los oficiales generales, de estaca, barrio, cuórum y clase a los miembros del barrio para su voto de sostenimiento. Después de la Santa Cena, entre los oradores se incluye por lo general al obispo y al presidente de estaca.

    Normalmente, el barrio lleva a cabo las reuniones regulares del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares como parte de la conferencia de barrio. Los líderes de estaca pueden brindar instrucción y ayuda. En esas reuniones ya no se incluye el sostenimiento de oficiales de cuórum y de clase porque a todos se les sostiene en la porción de la reunión sacramental de la conferencia de barrio.

    En relación con la conferencia de barrio, la presidencia de estaca se reúne con el obispado para analizar el progreso de las personas y las organizaciones del barrio. Esta reunión puede efectuarse el domingo de la conferencia de barrio o en otra ocasión.

    18.2.6

    Reunión de obispado

    Usualmente, el obispado se reúne por lo menos cada semana. Asisten el secretario de barrio y el secretario ejecutivo de barrio; el secretario lleva un registro de las asignaciones y las decisiones. El obispo puede invitar a otras personas a asistir según sea necesario. Por ejemplo, se podría tratar un asunto delicado en una reunión extendida de obispado a la que asista el presidente del cuórum de élderes o la presidenta de la Sociedad de Socorro, o ambos.

    Durante la reunión de obispado, los miembros del obispado deliberan en consejo sobre asuntos del barrio. Planifican maneras de fortalecer a las personas y a las familias. Evalúan los cuórums, las organizaciones auxiliares, los programas y las actividades. Además, hacen planes para poner en práctica instrucciones provenientes de las Escrituras, los líderes de la Iglesia y los manuales.

    En esa reunión, los miembros del obispado determinan a qué miembros llamar para que sirvan en el barrio. También determinan qué miembros tendrán la edad suficiente para poder recibir ordenanzas, incluso las ordenaciones al sacerdocio, y a qué hermanos recomendar al presidente de estaca para que sean ordenados élderes y sumos sacerdotes, y para que sirvan como misioneros.

    Otros asuntos de la agenda de esta reunión pueden incluir el dar informes sobre asignaciones, planificar reuniones, revisar el calendario del barrio y revisar el presupuesto del barrio.

    18.2.7

    Reunión del comité ejecutivo del sacerdocio de barrio

    El comité ejecutivo del sacerdocio de barrio (CES) se ha discontinuado. Los puntos de la agenda de las reuniones del CES ahora se incluyen en las reuniones del consejo de barrio. Un asunto delicado podría tratarse en una reunión extendida del obispado a la que asistan el presidente del cuórum de élderes o la presidenta de la Sociedad de Socorro, o ambos.

    18.2.8

    Reunión del consejo de barrio

    Véase 4.6.

    18.2.9

    Reunión del comité del obispado para la juventud

    El obispo preside el comité del obispado para la juventud. Este comité lo compone el obispado, uno de los ayudantes del obispo en el cuórum de presbíteros, los presidentes de los cuórums de maestros y de diáconos, las presidentas de las clases de las Mujeres Jóvenes, el presidente de los Hombres Jóvenes y la presidenta de las Mujeres Jóvenes.

    El obispado puede invitar a otras personas a asistir a las reuniones del comité según sea necesario. Estas podrían incluir a los otros asistentes del cuórum de presbíteros, los consejeros de cuórum y de las presidencias de clase, los secretarios de los cuórums y de las clases, los consejeros de las presidencias de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes, y el secretario de los Hombres Jóvenes y la secretaria de las Mujeres Jóvenes.

    Este comité se reúne por lo general una vez al mes. El obispo puede dirigir esta reunión, o puede asignar a uno de sus consejeros, a uno de sus asistentes del cuórum de presbíteros o a la presidenta de la clase de Laureles para dirigirla. Antes de cada reunión, el obispo revisa y aprueba la agenda con la persona que va a dirigir. La agenda podría incluir los puntos siguientes:

    1. Determinar las necesidades y los intereses de cada uno de los jóvenes del barrio. Planificar maneras de ayudar a atender esas necesidades. Planificar maneras de ayudar a los jóvenes a vivir y promover las normas de la Iglesia.

    2. Planificar maneras de animar a cada joven a participar en reuniones y actividades de la Iglesia, incluyendo Seminario. Planificar e informar sobre los esfuerzos de hermanamiento para los jóvenes que son menos activos, los que se hayan bautizado recientemente y los que estén investigando la Iglesia.

    3. Programar y planificar actividades para los jóvenes que se correspondan con las necesidades que se hayan determinado. Estas actividades incluyen actividades combinadas del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes y conferencias de la juventud de barrio. Los líderes adultos deben incluir a los jóvenes tanto como puedan en la planificación y realización de estas actividades.

    4. Evaluar actividades pasadas para ver si se cumplieron los propósitos.

    Las reuniones de este comité deben proporcionar oportunidades de liderazgo e instrucción a los jóvenes.

    18.2.10

    Reunión del comité de jóvenes adultos solteros de barrio

    Véase 16.3.4.

    18.2.11

    Reunión de coordinación misional

    Véase 5.1.5.

    18.3

    Reuniones de estaca

    El presidente de estaca supervisa las reuniones de estaca y las preside a menos que asista un Setenta de Área o una Autoridad General. En su ausencia, sus consejeros pueden dirigir las reuniones de la estaca y presidirlas. Estas no deben interferir con las reuniones dominicales de los barrios.

    18.3.1

    Conferencia de estaca

    Cada estaca realiza dos conferencias al año en las fechas que programe el Presidente del Cuórum de los Doce. En casi todas partes del mundo, el presidente de estaca preside una de estas conferencias y una Autoridad General o un Setenta de Área asignado preside la otra.

    Es posible que en la sesión general del domingo de algunas conferencias de estaca se incluya una transmisión vía satélite. Esta transmisión incluirá instrucción por parte de Autoridades Generales. Cuando se utilice una transmisión vía satélite, esa conferencia toma el lugar de la conferencia de estaca que habría presidido un Setenta de Área o una Autoridad General.

    Cuando se deba llamar a un nuevo presidente de estaca antes de una conferencia de estaca regular programada, se podría efectuar una conferencia de estaca especial.

    El propósito principal de la conferencia de estaca es fortalecer la fe y el testimonio. Todos los discursos y toda la música se deben planificar con este propósito en mente.

    Otro propósito es tratar asuntos de la estaca. En una de las conferencias de estaca de cada año, un miembro de la presidencia de estaca presenta los nombres de los oficiales generales, de Área y de estaca con el fin de sostenerlos utilizando el formulario Sostenimiento de oficiales. También presenta los nombres de los oficiales de estaca a quienes se haya relevado para que la congregación exprese gratitud por su servicio. Ese sostenimiento se lleva a cabo en la primera conferencia de estaca de cada año, a menos que en esa conferencia se incluya una transmisión vía satélite. En ese caso, el sostenimiento se realizará en la segunda conferencia de estaca.

    Si entre las conferencias de estaca se llamara o relevara a oficiales de estaca, se les debe presentar para un voto de sostenimiento o una manifestación de agradecimiento en la siguiente conferencia de estaca, a menos que esto se haya hecho en una reunión general del sacerdocio de estaca (para los llamamientos indicados en el Cuadro de llamamientos, págs. 159–160) o en reuniones sacramentales de barrio (como se detalla en 19.3).

    Los hermanos que hayan sido recomendados para la ordenación a los oficios de élder y de sumo sacerdote por lo general son presentados para un voto de sostenimiento en una conferencia de estaca o en una reunión general del sacerdocio de estaca. Se proporcionan instrucciones en el Manual 1, 16.7.1.

    Cada conferencia de estaca normalmente incluye las siguientes reuniones:

    1. Una reunión del Setenta de Área o de la Autoridad General (si se le asignó), la presidencia de estaca, el secretario de estaca y el secretario ejecutivo de estaca.

    2. Una reunión de líderes del sacerdocio a la que asisten el Setenta de Área o la Autoridad General (si se le asignó) y los hermanos que figuran en 18.3.3. Esta reunión se puede efectuar en sábado o domingo, según lo determine la autoridad que presida.

    3. Una sesión el sábado por la noche para todos los miembros de la estaca de 18 años de edad en adelante. Los presidentes de templo, los patriarcas de estaca y los presidentes de misión de tiempo completo, o sus representantes, que asistan deben sentarse en el estrado. Según lo exijan las circunstancias locales, esta sesión se puede realizar el domingo si lo aprueba la autoridad que preside.

    4. Una sesión general que se efectúa el domingo para todos los miembros y los no miembros que estén interesados. Los presidentes de templo, los patriarcas de estaca y los presidentes de misión de tiempo completo, o sus representantes, que asistan deben sentarse en el estrado. Si el edificio no tiene capacidad para acomodar a todas las personas en la misma sesión, se puede llevar a cabo más de una sesión general el domingo. Los niños de la Primaria asisten a esta sesión con sus familias, no en una reunión por separado.

    La instrucción de todas las sesiones de la conferencia de estaca está bajo la dirección de la autoridad que preside. Cuando presida un Setenta de Área o una Autoridad General, puede pedirle al presidente de estaca que sugiera temas. Cuando presida el presidente de estaca, él y sus consejeros seleccionan los temas para la instrucción.

    Si fuera necesario, las sesiones de la conferencia se pueden transmitir a otras localidades de la estaca.

    18.3.1.1

    Planificación y dirección de una conferencia de estaca

    El oficial que preside dirige toda la planificación de la conferencia. Aprueba a todos los participantes y todas las selecciones musicales mucho antes de la conferencia.

    El presidente de estaca dirige la sesión general del domingo. Sus consejeros pueden dirigir las otras reuniones de la conferencia.

    El presidente de estaca habla en la sesión general del domingo de la conferencia. Sus consejeros hablan en las sesiones de la conferencia, según lo determine la autoridad que presida.

    La planificación incluye hacer los arreglos para contar con los asientos necesarios, los acomodadores y el estacionamiento. Los líderes de estaca pueden asignar a los cuórums del sacerdocio, incluso a los futuros élderes, para que proporcionen estos servicios.

    18.3.1.2

    Música para la conferencia de estaca

    Véase 14.6.1.

    18.3.2

    Reunión general del sacerdocio de estaca

    La presidencia de estaca convoca una reunión general del sacerdocio de estaca cada año a la que deben asistir todos los poseedores del Sacerdocio Aarónico y del Sacerdocio de Melquisedec de la estaca.

    La presidencia de estaca utiliza estas reuniones para instruir e inspirar a los poseedores del sacerdocio. Selecciona con oración los temas y a los oradores para estas reuniones.

    En estas reuniones, la presidencia de estaca también trata asuntos del sacerdocio de la estaca, tales como:

    1. Presentar los nombres de los hermanos que hayan sido recomendados para la ordenación a los oficios de élder y sumo sacerdote, y pedir un voto de sostenimiento (véase el Manual 1, 16.7.1).

    2. Presentar los nombres de los hermanos llamados recientemente como oficiales de la estaca y pedir un voto de sostenimiento (véase el Cuadro de llamamientos en el capítulo 19 para consultar las pautas donde se indica a quiénes se debe presentar para este voto).

    18.3.3

    Reunión de líderes del sacerdocio de estaca

    La presidencia de estaca convoca una reunión de líderes del sacerdocio de estaca en el marco de cada conferencia de estaca (véase 18.3.1, punto 2). La presidencia también convoca otra reunión de líderes del sacerdocio de estaca durante el año, por un total de tres reuniones de este tipo al año. Los propósitos de estas reuniones son enseñar a los líderes del sacerdocio sus deberes, aumentar sus habilidades y fortalecer su fe.

    Entre los hermanos que asisten a esta reunión figuran la presidencia de estaca, el sumo consejo, el secretario de estaca (y los secretarios auxiliares de estaca, según sea necesario), el secretario ejecutivo de estaca, la presidencia de los Hombres Jóvenes de estaca (y el secretario, según sea necesario), los obispados, los secretarios de barrio (y los secretarios auxiliares de barrio, según sea necesario), los secretarios ejecutivos de barrio, las presidencias y los secretarios de los cuórums de élderes, las presidencias de los Hombres Jóvenes de barrio (y los secretarios y los asesores auxiliares, según sea necesario). La presidencia de estaca puede invitar a otros a asistir, entre ellos a los líderes misionales de barrio y a los líderes de templo e historia familiar de barrio (si se han llamado; véanse 5.1.1; 5.4.1).

    La estructura de esta reunión es flexible para proporcionar la instrucción más eficaz posible. Todos los hermanos pueden permanecer juntos durante toda la reunión. O, después de haberse reunido juntos para tratar asuntos de la estaca y recibir instrucción general, la presidencia de estaca puede pedirles que se separen en grupos para deliberar en consejo y recibir instrucción específica para sus asignaciones. Por ejemplo:

    Los obispados y otros líderes del Sacerdocio Aarónico podrían reunirse juntos.

    Los líderes de los cuórums de élderes podrían reunirse juntos.

    El miembro del sumo consejo asignado a la obra misional o un miembro de la presidencia de estaca podría reunirse con los líderes misionales de barrio (si se han llamado; véase 5.1.1) y los miembros de las presidencias de los cuórums de élderes que dirigen la obra misional.

    El(los) miembro(s) del sumo consejo asignado(s) a la obra del templo y de historia familiar, o un miembro de la presidencia de estaca podría reunirse con los líderes de templo e historia familiar de barrio (si se han llamado; véase 5.4.1) y los miembros de las presidencias de los cuórums de élderes que dirigen la obra del templo y de historia familiar.

    El secretario ejecutivo de estaca usualmente se reúne con los secretarios ejecutivos de barrio.

    El secretario de estaca por lo general se reúne con los secretarios de barrio.

    En estos grupos, la presidencia de estaca puede proporcionar instrucción o invitar a los miembros del sumo consejo, a la presidencia de los Hombres Jóvenes de estaca y a otros para que ayuden.

    18.3.4

    Reunión del cuórum de sumos sacerdotes de estaca

    La presidencia de estaca convoca por lo menos una vez al año una reunión de cuórum de sumos sacerdotes para todos los miembros del cuórum de sumos sacerdotes de la estaca, durante la cual enseñan a los miembros del cuórum la doctrina del Evangelio (véase Alma 13:1–6), los instruyen en sus deberes y tratan asuntos del cuórum. Ya no se realizará la reunión anual de todos los sumos sacerdotes ordenados de la estaca.

    18.3.5

    Reunión de la presidencia de estaca

    La presidencia de estaca se reúne con regularidad. Asisten el secretario de estaca y el secretario ejecutivo de estaca; el secretario lleva un registro de las asignaciones y las decisiones. El presidente de estaca puede invitar a otras personas a asistir según sea necesario.

    Durante esta reunión, los miembros de la presidencia de estaca deliberan en consejo sobre los asuntos de la estaca. Planifican maneras de fortalecer a las personas y a las familias. Hacen una evaluación de los barrios, los cuórums de élderes, las organizaciones auxiliares, los programas y las actividades. También hacen planes para poner en práctica las instrucciones provenientes de las Escrituras, los líderes de la Iglesia y los manuales.

    Durante esta reunión, los miembros de la presidencia de estaca determinan a qué miembros llamar a cargos de la Iglesia. También examinan las recomendaciones presentadas por los obispos de miembros que pueden prestar servicio misional y de hermanos a los que se vaya a ordenar élderes o sumos sacerdotes.

    Otros puntos de la agenda de esta reunión pueden incluir el dar informes de asignaciones, planificar reuniones, revisar el calendario de la estaca y revisar el presupuesto de la estaca.

    18.3.6

    Reunión del sumo consejo

    El presidente de estaca preside la reunión del sumo consejo, a la que asisten la presidencia de estaca, el sumo consejo, el secretario de estaca y el secretario ejecutivo de estaca. La presidencia de estaca puede invitar a otras personas a asistir, según sea necesario.

    El sumo consejo se reúne dos veces al mes, donde sea posible. La agenda podría incluir los siguientes puntos:

    1. Recibir instrucción de la presidencia de estaca sobre doctrina y los deberes del sacerdocio.

    2. Recibir instrucción relacionada con asignaciones del Sacerdocio de Melquisedec, el Sacerdocio Aarónico y los barrios.

    3. Informar de asignaciones que se hayan dado a los barrios y a los cuórums de élderes. Informar sobre las organizaciones auxiliares de estaca, según sea necesario.

    4. Pedir a los miembros del sumo consejo que apoyen las decisiones de la presidencia de estaca de ordenar a hermanos a los oficios de élder y sumo sacerdote, y de extender llamamientos.

    5. Deliberar en consejo sobre cómo fortalecer a las personas y a las familias, solucionar problemas en la estaca y mejorar en áreas tales como el liderazgo, la ministración, la obra misional de los miembros, la retención, la activación, la obra del templo y de historia familiar, el bienestar y la instrucción del Evangelio.

    6. Informar de otras asignaciones.

    7. Oír informes de los misioneros que acaben de regresar de la misión.

    8. Planificar reuniones de líderes del sacerdocio de estaca.

    18.3.7

    Reunión del consejo de estaca

    El presidente de estaca preside el consejo de estaca. Este consejo lo componen la presidencia de estaca; el sumo consejo; el secretario de estaca; el secretario ejecutivo de estaca; las presidentas de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y la Primaria de estaca; y los presidentes de los Hombres Jóvenes y la Escuela Dominical de estaca. El presidente de estaca puede invitar a otras personas a asistir según sea necesario.

    El consejo de estaca se reúne de dos a cuatro veces al año según sea necesario. La agenda podría incluir los siguientes puntos:

    1. Recibir instrucción de la presidencia de estaca sobre doctrina y deberes.

    2. Deliberar en consejo sobre cómo fortalecer a las personas y a las familias, solucionar problemas en la estaca y mejorar en áreas tales como el liderazgo, la retención, la activación y la instrucción del Evangelio.

    3. Planificar las labores misionales y las de la obra del templo y de historia familiar en la estaca, e informar de ellas.

    4. Deliberar en consejo sobre asuntos de Bienestar. Planificar cómo animar a los miembros a ser autosuficientes. Asegurarse de que los recursos de Bienestar de la estaca estén disponibles para los barrios, según sea necesario. Desarrollar y mantener en la estaca un plan escrito y sencillo de respuesta a emergencias. Se dispone de información adicional en “Presidir la obra de Bienestar del consejo de estaca”, en Manual 1, 5.1.1.

    5. Informar sobre las organizaciones auxiliares de estaca, así como de las actividades y los programas de estaca, según sea necesario.

    6. Coordinar el planeamiento de los programas y las actividades de estaca.

    7. Examinar el progreso del programa del Fondo Perpetuo para la Educación, donde esté aprobado.

    18.3.8

    Reunión con obispados

    La presidencia de estaca se reúne con los obispados para instruirlos en sus deberes, revisar las normas de la Iglesia y deliberar en consejo. Estas reuniones se efectúan de una a cuatro veces al año, según sea necesario.

    Asisten a esta reunión la presidencia de estaca, todos los obispados, el secretario de estaca y el secretario ejecutivo de estaca. El presidente de estaca puede limitar la asistencia e invitar solamente a los obispos, si así lo desea

    18.3.9

    Reunión del comité del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes de estaca

    El presidente de estaca asigna a un consejero para que presida el comité del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes de estaca. Otros integrantes del comité son los miembros del sumo consejo asignados a las organizaciones de los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes de estaca, la presidencia y el secretario de los Hombres Jóvenes de estaca, y la presidencia y la secretaria de las Mujeres Jóvenes de estaca. La presidencia de estaca puede invitar a jóvenes a asistir a las reuniones del comité según lo considere necesario. También se puede invitar a asistir al miembro del sumo consejo que sirve como presidente del comité de actividades de estaca y a otras personas.

    Este comité se reúne, según sea necesario, para planificar actividades combinadas para jóvenes y jovencitas auspiciadas por la estaca. Se debe incluir a los jóvenes tanto como sea posible al planificar y llevar a cabo actividades tales como conferencias de la juventud, bailes, devocionales y eventos multiestaca. Los jóvenes también pueden participar en deliberaciones sobre los desafíos que enfrentan los jóvenes de la estaca.

    Las actividades de estaca deben complementar a las de barrio y no competir con ellas. Se coordinan en las reuniones del consejo de estaca. A los líderes de barrio se les debe notificar de los eventos con bastante antelación.

    18.3.10

    Reunión del consejo de Bienestar de los obispos de estaca

    En el Manual 1, 5.3 figura información sobre el consejo de Bienestar de los obispos de estaca.

    18.3.11

    Reuniones de líderes de organizaciones auxiliares de estaca

    Las presidencias de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes, la Primaria y la Escuela Dominical de estaca planifican y dirigen cada año una reunión de líderes de las organizaciones auxiliares de estaca. Si las circunstancias locales y el tiempo que les tome desplazarse no suponen una carga excesiva para los líderes, la presidencia de estaca puede autorizar una segunda reunión anual. Cada organización programa su propia reunión a menos que la presidencia de estaca decida combinar todas las reuniones a la misma hora y en el mismo lugar.

    El miembro del sumo consejo asignado a la organización preside la reunión a menos que asista un miembro de la presidencia de estaca. Todas las presidencias y los secretarios de las organizaciones auxiliares de barrio están invitados a asistir. Se puede invitar a asistir, según sea necesario, a otros líderes, maestros y asesores de organizaciones auxiliares de barrio, así como a los miembros del obispado asignados a la organización auxiliar.

    Los propósitos de estas reuniones son enseñar sus deberes a los líderes de las organizaciones auxiliares, instruirlos en destrezas de enseñanza y liderazgo, y fortalecer su fe. Estas reuniones también se pueden utilizar para correlacionar actividades, dar informes y compartir ideas.

    La estructura de estas reuniones es flexible para proporcionar la instrucción más eficaz posible. Los líderes de una organización auxiliar pueden reunirse todos juntos para recibir instrucción y compartir, o pueden reunirse en grupos más pequeños para considerar funciones especializadas dentro de su organización. Si todas las organizaciones auxiliares se reúnen a la misma hora, pueden juntarse para recibir instrucciones generales y después dividirse en grupos para recibir instrucción de sus líderes de la organización.

    La presidencia de los Hombres Jóvenes de estaca no efectúa una reunión de líderes de organización auxiliar de estaca. En vez de ello, las presidencias de los Hombres Jóvenes de estaca y de barrio asisten a las reuniones de líderes del sacerdocio de estaca (véase 18.3.3).

    18.3.12

    Reunión del comité de jóvenes adultos solteros de estaca

    Véase 16.3.2.

    18.3.13

    Reunión del comité de adultos solteros de estaca

    Véase 16.1.2.

    18.4

    Ayudas visuales y materiales audiovisuales en las reuniones de la Iglesia

    Los miembros no deben utilizar ayudas visuales en la reunión sacramental ni en la conferencia de estaca. Dichos métodos de enseñanza son más apropiados en el salón de clase y en las reuniones de líderes.

    Las pautas sobre el uso de materiales audiovisuales en reuniones de la Iglesia pueden consultarse en 21.1.5.

    18.5

    Oraciones en las reuniones de la Iglesia

    Los hombres y las mujeres pueden ofrecer tanto la primera oración como la última oración en las reuniones de la Iglesia.

    Estas deben ser breves, sencillas y dichas como lo indique el Espíritu. Se alienta a todos los miembros que al final de la oración respondan con un amén que se pueda oír.

    Los miembros deben expresar respeto hacia nuestro Padre Celestial al utilizar el lenguaje especial de la oración que sea apropiado en el idioma en que hablen. El lenguaje de la oración tiene formas diferentes en los diversos idiomas. En algunos idiomas, las palabras íntimas o familiares se utilizan únicamente al dirigirse a familiares o a amigos muy cercanos. Otros idiomas tienen formas de hablar que expresan gran respeto. El principio, no obstante, es el mismo: los miembros deben orar con palabras que quienes hablen ese idioma relacionen con amor, respeto, reverencia y cercanía. En español, por ejemplo, los miembros deben utilizar los pronombres Tú, Tuyo, Te y Ti cuando se dirijan a nuestro Padre Celestial.

    Los miembros del obispado deben evitar la tendencia de pedir a un esposo y a una esposa que oren en la misma reunión. Esa tendencia podría transmitir un mensaje involuntario de exclusión a los que son solteros. Entre las personas a las que se debe invitar a orar se debe incluir a miembros a los que no se llame con frecuencia a hacerlo. Según sea necesario, un miembro del obispado puede aconsejar a los que oren que no den sermones ni se extiendan demasiado.

    A la persona que ofrece la oración no se le debe pedir que lea un pasaje de las Escrituras en voz alta antes de orar.

    18.6

    Funerales y otros servicios cuando se produce un fallecimiento

    Los líderes y los miembros de la Iglesia procuran que los servicios relacionados con la muerte de una persona sean una experiencia digna, solemne y espiritual para todos los que participan. Estos servicios se efectúan generalmente bajo la dirección del obispo.

    Los servicios para las personas que mueren varían enormemente en todo el mundo según la religión, la cultura, la tradición y los requisitos legales. Incluso los servicios por miembros de la Iglesia varían en diferentes regiones del mundo. Esta sección establece principios generales que los líderes deben seguir en los funerales u otros servicios de miembros fallecidos, indistintamente de la tradición o la cultura. También proporciona pautas para determinar qué tradiciones locales relacionadas con la muerte y el luto son adecuadas para participar en ellas y cuáles no.

    18.6.1

    Muerte y luto

    La muerte es una parte esencial del plan de salvación del Padre Celestial (véase 2 Nefi 9:6). Cada persona debe experimentar la muerte a fin de recibir un cuerpo perfecto y resucitado. Enseñar y testificar acerca del Plan de Salvación, particularmente de la expiación y la resurrección del Salvador, es un propósito esencial de los servicios relacionados con la muerte de un miembro de la Iglesia.

    La muerte trae la necesidad de consolar a los vivos. Como discípulos de Jesucristo, los líderes y los miembros de la Iglesia “[lloran] con los que lloran… y [consuelan] a los que necesitan de consuelo” (Mosíah 18:9).

    En muchas culturas, la preparación del cadáver, el velatorio y los funerales son habituales para ayudar a consolar a los vivos y rendir un respetuoso tributo a los fallecidos. Donde sea culturalmente más apropiado, la mayoría de estos propósitos podría lograrse en una reunión familiar, en un servicio alrededor de la tumba o en otro entorno digno y solemne.

    Muchas religiones y culturas tienen tradiciones, ordenanzas y costumbres relacionadas con la muerte y con el luto y el duelo por los muertos. El evangelio restaurado de Jesucristo no tiene tales rituales u ordenanzas. Los líderes de la Iglesia no deben incorporar rituales de otras religiones o grupos a los servicios de la Iglesia por miembros fallecidos.

    Los miembros de la Iglesia deben mostrar respeto por los rituales y las prácticas de otras religiones. Sin embargo, se les aconseja que no participen en rituales, prácticas ni tradiciones que comprometan su capacidad de guardar los mandamientos o vivir los principios del Evangelio restaurado.

    En relación con el luto, el duelo y los servicios por personas fallecidas, se aconseja a los miembros que eviten prácticas o tradiciones que sean tan caras o prolongadas que impongan privaciones a las personas vivas o que les impidan continuar con sus vidas. Tales prácticas incluyen la expectativa de que se tenga que viajar mucho, vestir ropas especiales para el luto, preparar anuncios públicos ostentosos, pagar dinero a la familia, efectuar banquetes extravagantes y prolongados en el funeral, y llevar a cabo celebraciones exageradas conmemorativas o de aniversario después del funeral.

    La mayoría de los gobiernos tienen requisitos legales que regulan lo que ocurre cuando fallece una persona. Los líderes y los miembros de la Iglesia deben estar al tanto de estos requisitos y seguirlos.

    18.6.2

    Planificación y ayuda

    Cuando un miembro muere, el obispo visita a la familia para consolarla y ofrecer ayuda del barrio. Puede pedir a sus consejeros que lo acompañen. El obispo ofrece ayuda para notificar el fallecimiento a los parientes, amigos y colegas del fallecido. Conforme sea apropiado, también ofrece ayuda para planificar el servicio fúnebre, preparar una esquela adecuada y notificar del fallecimiento a los periódicos. Si se fuera a velar el cuerpo o verlo antes del servicio fúnebre, la esquela debe incluir las horas en que comenzará y terminará ese evento.

    El obispo puede ofrecer ayuda para hacer los arreglos con la funeraria y el cementerio de acuerdo con las leyes y las costumbres locales. Según sea necesario, puede ofrecer ayuda del barrio para coordinar el transporte local de la familia.

    El obispo notifica al presidente del cuórum de élderes para que él y otros hermanos, entre ellos los hermanos ministrantes, ayuden a la familia del fallecido. Esa ayuda puede incluir el vestir el cuerpo de un varón difunto para su sepultura, cuidar el hogar durante el funeral y proporcionar otro apoyo (véase 7.10.2).

    El obispo notifica también a la presidenta de la Sociedad de Socorro para que ella y otras hermanas, incluso las hermanas ministrantes, ayuden a la familia. Esa ayuda puede incluir el vestir el cuerpo de una mujer difunta para su sepultura, ayudar con las flores, cuidar a niños pequeños, cuidar el hogar durante el funeral y preparar comidas (véase 9.10.3).

    18.6.3

    Velatorios (donde sea costumbre)

    Si se fuera a velar el cuerpo del fallecido justo antes del servicio fúnebre, el obispo debe concluir el velatorio al menos 20 minutos antes de que empiece el funeral. Después del velatorio, y si la familia lo desea, se puede ofrecer una oración familiar. Esta debe concluir antes de la hora de comienzo del servicio funerario a fin de no tener esperando a la gente que esté en el salón sacramental. El féretro se debe cerrar antes de llevarlo al salón sacramental para el funeral.

    Los líderes deben abrir el centro de reuniones a los directores funerarios por lo menos una hora antes del horario previsto del velatorio y el funeral.

    18.6.4

    Servicios funerarios

    Si se lleva a cabo un funeral por un miembro en un edificio de la Iglesia, el obispo lo dirige. Si el funeral se efectúa en un hogar, en un tanatorio o al lado de la tumba, la familia puede pedir al obispo que lo dirija. Un consejero del obispo puede dirigir cuando el obispo no puede asistir.

    Un funeral dirigido por un obispo, ya sea en un centro de reuniones o en cualquier otro lugar, es una reunión de la Iglesia y un servicio religioso. Debe ser una ocasión espiritual además de una reunión de familia. El obispo exhorta a los miembros a mantener un espíritu de reverencia, dignidad y solemnidad durante el funeral y en las reuniones que estén relacionadas con el servicio.

    Cuando un obispo dirige un funeral, él o uno de sus consejeros supervisa la planificación del servicio. Considera los deseos de la familia, pero se asegura de que el funeral sea sencillo y digno, con música, palabras y sermones breves centrados en el Evangelio, incluyendo el consuelo que da la expiación y la resurrección del Salvador. Los miembros de la familia no deben pensar que están obligados a hablar o participar de alguna manera en el servicio.

    Un miembro de la presidencia de estaca, un Setenta de Área o una Autoridad General preside los servicios fúnebres a los que asiste. La persona que dirija le consulta con antelación y lo reconoce durante el servicio. Se debe dar al oficial que presida la oportunidad de ofrecer unas palabras finales si así lo desea.

    No se deben utilizar grabaciones de video ni presentaciones de computadora ni de otra índole electrónica como parte de un servicio fúnebre. Tampoco se debe transmitir el servicio por internet ni de cualquier otra manera. No obstante, con la aprobación de su presidente de misión, un(a) misionero(a) puede ver los servicios fúnebres de un pariente inmediato mediante una transmisión de video.

    Los funerales deben empezar a tiempo. A modo de cortesía hacia los que asisten, los servicios no deben ser demasiado largos. Las reuniones funerarias que duran más de una hora y media resultan una carga innecesaria para los que asisten y los que participan.

    Los funerales proporcionan una oportunidad importante de enseñar el Evangelio y testificar del Plan de Salvación. También son una oportunidad de rendir tributo al fallecido. No obstante, ese tipo de tributos no debe monopolizar el funeral. Que un grupo numeroso de personas rinda tributo o comparta recuerdos puede resultar en que el funeral sea demasiado largo y podría ser inapropiado para un servicio en la Iglesia. Si los miembros de la familia quieren tiempo adicional para compartir esos recuerdos, pueden considerar hacerlo en una reunión familiar especial, al margen del servicio fúnebre.

    Normalmente, los funerales no se llevan a cabo los domingos.

    18.6.5

    Música

    La música para funerales podría incluir música de preludio, un primer himno, selecciones musicales especiales, un último himno y música de postludio. Los himnos sencillos y otras canciones con mensajes del Evangelio son lo más apropiado para estas ocasiones. El primer y el último himno por lo general los canta la congregación.

    18.6.6

    Entierro o cremación

    Donde sea posible, a los miembros fallecidos que fueron investidos se les debe enterrar con la ropa del templo puesta. Si las tradiciones del lugar o el tipo de sepultura hacen que esto sea impropio o difícil, la ropa se puede doblar y colocar junto al cuerpo en el féretro. En 7.10.2, 9.10.3 y el Manual 1, 3.5.9 se proporcionan instrucciones adicionales sobre el entierro con la ropa del templo y cómo vestir a los muertos.

    Si es posible, por lo menos un miembro del obispado acompaña al cortejo al cementerio. Si se va a dedicar la tumba, el miembro del obispado consulta con la familia y pide a un poseedor del Sacerdocio de Melquisedec que lo haga de acuerdo con las instrucciones de 20.9. Si la familia lo prefiere, se puede ofrecer una oración al lado de la sepultura en lugar de una oración dedicatoria.

    La Iglesia normalmente no aconseja la cremación. Sin embargo, y de ser posible, si el cuerpo de un miembro que ha recibido las investiduras va a ser cremado, se le debe vestir con la ropa del templo. Para informarse en cuanto a cómo dedicar el lugar donde se preserven las cenizas, véase 20.9.

    18.6.7

    Normas financieras

    Los miembros de la Iglesia que dirijan o tomen parte en servicios fúnebres no deben aceptar honorarios ni contribuciones, ya sea que el servicio sea para un miembro o para un no miembro.

    En algunos casos, cuando los gastos se pagan con fondos de las ofrendas de ayuno, el obispo puede hacer arreglos con la funeraria para que esta provea un servicio de entierro aceptable a un costo económico.

    18.6.8

    Servicios fúnebres para no miembros

    Los obispos pueden ofrecer que se usen los centros de reuniones de la Iglesia para los funerales de personas que no son miembros. Generalmente, tales servicios se pueden efectuar de la manera prescrita por la iglesia de la persona fallecida. Sin embargo, en un centro de reuniones no se pueden llevar a cabo rituales de otras iglesias ni organizaciones externas. Si la familia lo desea, el servicio lo puede dirigir un clérigo de la iglesia de la persona, siempre y cuando sea decoroso y apropiado.

    18.7

    Cuadro de reuniones de barrio

    Reunión

    Propósito

    Participantes

    Frecuencia

    Reunión

    Reunión sacramental

    Propósito

    Participar de la Santa Cena, adorar, proporcionar instrucción del Evangelio, efectuar ordenanzas, tratar asuntos del barrio y fortalecer la fe y el testimonio.

    Participantes

    Todos los miembros del barrio.

    Frecuencia

    Cada domingo.

    Reunión

    Reunión de ayuno y testimonios

    Propósito

    Tomar la Santa Cena, adorar, efectuar ordenanzas, tratar asuntos del barrio y dar testimonio.

    Participantes

    Todos los miembros del barrio.

    Frecuencia

    Generalmente, el primer domingo de cada mes.

    Reunión

    Reuniones de cuórums del sacerdocio

    Propósito

    Tratar asuntos de los cuórums, aprender los deberes del sacerdocio, fortalecer a las personas y a las familias, y enseñar el Evangelio.

    Participantes

    Todos los poseedores del sacerdocio, los futuros élderes y los jóvenes en edad del Sacerdocio Aarónico que no hayan sido ordenados.

    Frecuencia

    Segundo y cuarto domingo.

    Reunión

    Reunión dominical de la Sociedad de Socorro

    Propósito

    Enseñar el Evangelio, aumentar en fe y rectitud, y fortalecer a las personas y a las familias.

    Participantes

    Mujeres del barrio de 18 años en adelante (y jovencitas casadas).

    Frecuencia

    Segundo y cuarto domingo.

    Reunión

    Reuniones y actividades adicionales de la Sociedad de Socorro

    Propósito

    Aprender y aplicar principios y habilidades que ayuden a las hermanas de la Sociedad de Socorro a aumentar en fe y rectitud, fortalecer a las personas y a las familias, y buscar y ayudar a los necesitados.

    Participantes

    Mujeres del barrio de 18 años en adelante (y jovencitas casadas).

    Frecuencia

    Por lo general, una vez al mes en un día que no sea domingo ni lunes por la noche; también se pueden programar trimestralmente.

    Reunión

    Mujeres Jóvenes

    Propósito

    Enseñar el Evangelio haciendo hincapié en aplicar sus principios a la vida diaria.

    Participantes

    Jovencitas y líderes de las Mujeres Jóvenes.

    Frecuencia

    Segundo y cuarto domingo.

    Reunión

    Primaria

    Propósito

    Enseñar el Evangelio y ayudar a los niños a sentir el amor que el Padre Celestial tiene por ellos.

    Participantes

    Niños de 18 meses a 11 años, y líderes y maestros de la Primaria.

    Frecuencia

    Cada domingo.

    Reunión

    Escuela Dominical

    Propósito

    Fortalecer la fe y ayudar a los miembros de la Iglesia a enseñarse unos a otros.

    Participantes

    Jóvenes y adultos, y líderes y maestros de la Escuela Dominical.

    Frecuencia

    Primer y tercer domingo.

    Reunión

    Conferencia de barrio

    Propósito

    Fortalecer la fe y el testimonio, proporcionar instrucción del Evangelio, tratar asuntos y evaluar la actividad.

    Participantes

    Presidencia de estaca, líderes de las organizaciones auxiliares de estaca, miembros asignados del sumo consejo, obispado y miembros del barrio.

    Frecuencia

    Una vez al año.

    Reunión

    Reunión de obispado

    Propósito

    Planificar, revisar y considerar asuntos que afecten al barrio.

    Participantes

    Obispado, secretario de barrio, secretario ejecutivo de barrio y otros, según se les invite.

    Frecuencia

    Suelen reunirse por lo menos semanalmente.

    Reunión

    Reunión del consejo de barrio

    Propósito

    Planificar maneras de fortalecer a las personas y a las familias. Coordinar esfuerzos de bienestar espiritual y temporal, ministración, obra misional, retención, activación, obra del templo y de historia familiar, y enseñanza y aprendizaje del Evangelio. Examinar y coordinar programas y actividades.

    Participantes

    Obispado; secretario de barrio; secretario ejecutivo de barrio; presidente del cuórum de élderes; presidenta de la Sociedad de Socorro, presidente de los Hombres Jóvenes, presidenta de las Mujeres Jóvenes, presidenta de la Primaria y presidente de la Escuela Dominical; y otros, si es necesario (entre ellos los(as) consejeros(as) de las presidencias del cuórum de élderes y la Sociedad de Socorro y, si se han llamado, el líder misional de barrio y el líder de templo e historia familiar de barrio).

    Frecuencia

    Por lo general cada semana (pero podrían reunirse con menos frecuencia).

    Reunión

    Reunión del comité del obispado para la juventud

    Propósito

    Determinar las necesidades de los jóvenes del barrio. Planificar maneras de satisfacer las necesidades, ayudar a los jóvenes a vivir las normas de la Iglesia y fomentar la participación en las reuniones y las actividades de la Iglesia. Planificar actividades para los jóvenes.

    Participantes

    Obispado, uno de los ayudantes del obispo en el cuórum de presbíteros, presidentes de cuórums de maestros y de diáconos, presidentas de clases de las Mujeres Jóvenes, presidentes de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes y otros invitados (como consejeros de las presidencias de cuórums y de clases).

    Frecuencia

    Usualmente cada mes.

    Reunión

    Reunión del comité de jóvenes adultos solteros de barrio

    Propósito

    Recomendar maneras de ayudar a los jóvenes adultos solteros a participar en prestar servicio y liderazgo. Localizar a jóvenes adultos solteros menos activos y amistarlos.

    Participantes

    Un consejero del obispado, la consejera de la Sociedad de Socorro y el consejero del cuórum de élderes asignados a los jóvenes adultos solteros, líderes de jóvenes adultos solteros y el matrimonio llamado como asesores de jóvenes adultos solteros.

    Frecuencia

    Según sea necesario.

    Reunión

    Reunión de coordinación misional

    Propósito

    Coordinar la labor misional, de retención y de activación de los misioneros de tiempo completo y de los miembros del barrio.

    Participantes

    Miembros de las presidencias del cuórum de élderes y de la Sociedad de Socorro que dirigen la obra misional, el líder misional del barrio (si se ha llamado; véase 5.1.1), los misioneros de barrio y los misioneros de tiempo completo (donde los haya).

    Frecuencia

    Con regularidad.

    18.8

    Cuadro de reuniones de estaca

    Reunión

    Propósito

    Participantes

    Frecuencia

    Reunión

    Conferencia de estaca

    Propósito

    Fortalecer la fe y el testimonio, proporcionar instrucción del Evangelio y tratar asuntos de estaca.

    Participantes

    Autoridad General o Setenta de Área (si se le ha asignado), presidencia de estaca y todos los miembros de la estaca.

    Frecuencia

    Dos veces al año.

    Reunión

    Reunión general del sacerdocio de estaca

    Propósito

    Instruir e inspirar a los poseedores del sacerdocio y tratar asuntos del sacerdocio de la estaca.

    Participantes

    Todos los poseedores del sacerdocio, los futuros élderes y los jóvenes en edad del Sacerdocio Aarónico que no hayan sido ordenados.

    Frecuencia

    Una vez al año.

    Reunión

    Reunión de líderes del sacerdocio de estaca

    Propósito

    Enseñar sus deberes a los líderes del sacerdocio, mejorar sus habilidades y edificar su fe.

    Participantes

    Presidencia de estaca, miembros del sumo consejo, secretario de estaca (y secretarios auxiliares de estaca, si fuera necesario), secretario ejecutivo de estaca, presidencia de Hombres Jóvenes de estaca (y secretario, si fuera necesario), obispados, secretarios de barrio (y secretarios auxiliares de barrio, si fuera necesario), secretarios ejecutivos de barrio, presidencias de cuórums de élderes y secretarios, líderes misionales de barrio y líderes de templo e historia familiar de barrio (si se han llamado, y si fuera necesario), presidencias de los Hombres Jóvenes de barrio (y secretarios y asesores auxiliares, si fuera necesario), y otros invitados.

    Frecuencia

    Tres veces al año (dos en el marco de la conferencia de estaca).

    Reunión

    Reunión del cuórum de sumos sacerdotes de estaca

    Propósito

    Tratar asuntos del cuórum e instruir a los miembros del cuórum en sus deberes.

    Participantes

    Cuórum de sumos sacerdotes (véase 7.1.2; esta reunión no se lleva a cabo en los distritos).

    Frecuencia

    Al menos una vez cada año.

    Reunión

    Reunión de presidencia de estaca

    Propósito

    Revisar, planificar y considerar todos los asuntos que afecten a la estaca.

    Participantes

    Presidencia de estaca, secretario de estaca, secretario ejecutivo de estaca y otras personas, según se les invite.

    Frecuencia

    Con regularidad.

    Reunión

    Reunión del sumo consejo

    Propósito

    Recibir instrucción, dar informes, tratar asuntos y deliberar en consejo.

    Participantes

    Presidencia de estaca, miembros del sumo consejo, secretario de estaca, secretario ejecutivo de estaca y otras personas, según se les invite.

    Frecuencia

    Dos veces al mes, donde sea posible.

    Reunión

    Reunión del consejo de estaca

    Propósito

    Recibir instrucción, deliberar en consejo, dar informes y coordinar la planificación de programas y actividades de estaca.

    Participantes

    Presidencia de estaca; miembros del sumo consejo; secretario de estaca; secretario ejecutivo de estaca; presidentas de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y la Primaria de estaca; presidentes de los Hombres Jóvenes y la Escuela Dominical de estaca; y otras personas, según se les invite.

    Frecuencia

    De dos a cuatro veces al año, según sea necesario.

    Reunión

    Reunión con obispados

    Propósito

    Instruir a los obispados, examinar normas y deliberar en consejo.

    Participantes

    Presidencia de estaca, obispados, secretario de estaca y secretario ejecutivo de estaca.

    Frecuencia

    De una a cuatro veces al año, según sea necesario.

    Reunión

    Reunión del comité del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes de estaca

    Propósito

    Planificar actividades combinadas para hombres y mujeres jóvenes auspiciadas por la estaca.

    Participantes

    Un consejero de la presidencia de estaca, miembros del sumo consejo asignados a los Hombres Jóvenes y a las Mujeres Jóvenes, presidencia y secretario de los Hombres Jóvenes de estaca, presidencia y secretaria de las Mujeres Jóvenes de estaca, jóvenes y otras personas, según se les invite.

    Frecuencia

    Según sea necesario.

    Reunión

    Reunión del consejo de Bienestar de los obispos de estaca

    Propósito

    Recibir instrucción sobre asuntos de Bienestar. Intercambiar ideas y experiencias. Analizar tendencias en las contribuciones de ofrendas de ayuno, necesidades de Bienestar y ayuda de Bienestar. Encontrar ofertas de empleo para los que reciben ayuda. Encontrar recursos de Bienestar en la comunidad. Evaluar las operaciones de Bienestar de la Iglesia. Coordinar asignaciones de Bienestar.

    Participantes

    Todos los obispos y presidentes de rama de la estaca (el presidente de estaca designa a un obispo para que sea el director), presidente de estaca (ocasionalmente), especialistas en Bienestar, según sea necesario.

    Frecuencia

    Por lo menos trimestralmente.

    Reunión

    Reunión de líderes de organizaciones auxiliares de estaca (para Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes, Primaria y Escuela Dominical)

    Propósito

    Enseñar sus deberes a los líderes de las organizaciones auxiliares de barrio, instruirlos en técnicas de enseñanza y liderazgo, fortalecer su fe y compartir ideas.

    Participantes

    Miembro de la presidencia de estaca (si se desea), miembro del sumo consejo asignado a la organización auxiliar, presidencia y secretario(a) de la organización auxiliar de estaca, presidencias y secretarios(as) de organizaciones auxiliares de barrio, otros líderes, maestros y asesores de organizaciones auxiliares de barrio (según sea necesario), miembros del obispado asignados a la organización auxiliar (según sea necesario).

    Frecuencia

    Una vez al año para cada organización, o dos veces con la aprobación del presidente de estaca (véase 18.3.11).

    Reunión

    Reunión del comité de jóvenes adultos solteros

    Propósito

    Tratar las necesidades de los jóvenes adultos solteros de la estaca. Proporcionar a los adultos solteros oportunidades de estar juntos para prestar servicio, aprender el Evangelio y socializar más allá de sus barrios. Asegurarse de que los comités de jóvenes adultos solteros de barrio están funcionando bien en los barrios donde estén establecidos.

    Participantes

    Un consejero de la presidencia de estaca, el miembro del sumo consejo asignado a los jóvenes adultos solteros, una integrante de la presidencia de la Sociedad de Socorro de estaca, asesores de jóvenes adultos solteros de estaca y líderes de jóvenes adultos solteros de barrio (si han sido llamados) u otros jóvenes adultos solteros de la estaca.

    Frecuencia

    Según sea necesario.

    Reunión

    Reunión del comité de adultos solteros de estaca

    Propósito

    Tratar las necesidades de los adultos solteros de la estaca. Según sea necesario, proporcionar a los adultos solteros oportunidades de estar juntos para prestar servicio, aprender el Evangelio y socializar más allá de sus barrios.

    Participantes

    Un consejero de la presidencia de estaca, un miembro del sumo consejo, una integrante de la presidencia de la Sociedad de Socorro de estaca y varios adultos solteros.

    Frecuencia

    Según sea necesario.

    18.9

    Horario dominical de reuniones

    Plan 1

    60 min

    Reunión sacramental

    10 min

    Transición a las clases o reuniones

    50 min

    Primer y tercer domingo: Escuela Dominical

    Segundo y cuarto domingo: reuniones de los cuórums del sacerdocio, de la Sociedad de Socorro y de las Mujeres Jóvenes.

    Quinto domingo: reuniones de jóvenes, reuniones de adultos o reuniones de jóvenes y adultos bajo la dirección del obispo. El obispado determina el tema que se enseñará, así como el maestro o los maestros (por lo general, miembros del barrio o de la estaca). También determinan si los jóvenes y los adultos, los hombres y las mujeres, o los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes se reúnen juntos o por separado.

    Primaria (incluyendo la guardería).

    Detalles en 11.4.1.

    2 horas

    Plan 2

    50 min

    Primer y tercer domingo: Escuela Dominical

    Segundo y cuarto domingo: reuniones de los cuórums del sacerdocio, de la Sociedad de Socorro y de las Mujeres Jóvenes.

    Quinto domingo: reuniones de jóvenes, reuniones de adultos o reuniones de jóvenes y adultos bajo la dirección del obispo. El obispado determina el tema que se enseñará, así como el maestro o los maestros (por lo general, miembros del barrio o de la estaca). También determinan si los jóvenes y los adultos, los hombres y las mujeres, o los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes se reúnen juntos o por separado.

    Primaria (incluyendo la guardería).

    Detalles en 11.4.1.

    10 min

    Transición para ir a la reunión sacramental.

    60 min

    Reunión sacramental

    2 horas

    18.10

    Horario simultáneo de reuniones para unidades con diferentes idiomas

    Cuando dos unidades cuyos miembros hablan idiomas diferentes se reúnen en el mismo edificio, puede ser deseable que los niños y los jóvenes asistan juntos a las clases. Por ejemplo, si un barrio de habla inglesa y una rama de habla hispana se reúnen en el mismo edificio, los niños de la Primaria de la rama hispana podrían unirse a la Primaria del barrio de habla inglesa. Los jóvenes de la rama hispana podrían unirse a las clases de la Escuela Dominical, del Sacerdocio Aarónico y de las Mujeres Jóvenes del barrio de habla inglesa.

    Los jóvenes de la rama hispana también podrían unirse al barrio de habla inglesa para la Mutual. Los niños podrían unirse al barrio de habla inglesa para las actividades de Lobatos y de días de actividades.

    El uso de este plan requiere la aprobación del presidente de estaca. Después de recibir su aprobación, el obispado y la presidencia de rama se reúnen con los líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares de sus propias unidades para buscar su consejo y cooperación para implementar el plan.

    El obispado y la presidencia de rama también se reúnen para determinar a qué miembros de cada unidad se debe llamar para que sirvan en las organizaciones. Los líderes también analizan el llamamiento de líderes de cuórums del Sacerdocio Aarónico y de clases de las Mujeres Jóvenes. Después de que el plan se haya implementado, los líderes del sacerdocio siguen reuniéndose con regularidad para coordinar sus labores y resolver cualquier asunto.

    Un representante del obispado y uno de la presidencia de rama asisten a las reuniones del comité del obispado para la juventud.

    Para implementar este plan es necesario que los horarios de las reuniones de ambas unidades se superpongan, como se muestra en el cuadro siguiente. En él figura que el barrio empieza primero, aunque también podría hacerlo la rama.

    Barrio

    Barrio

    Rama

    Rama

    Barrio

    Reunión sacramental

    Barrio

    Reunión sacramental

    Rama

    La rama empieza 70 minutos después que el barrio.

    Rama

    La rama empieza 70 minutos después que el barrio.

    Barrio

    Primer y tercer domingo: Escuela Dominical.

    Segundo y cuarto domingo: cuórums del sacerdocio, Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes.

    Quinto domingo: reuniones de los jóvenes, reuniones de los adultos, o reuniones de los jóvenes y los adultos bajo la dirección del obispo.

    Barrio

    Primaria

    Rama

    Primer y tercer domingo: Escuela Dominical (los jóvenes se unen a las clases del barrio).

    Segundo y cuarto domingo: cuórums del sacerdocio (los jóvenes se unen a los cuórums del barrio), Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes (se unen a las jovencitas del barrio).

    Quinto domingo: reuniones de los jóvenes, reuniones de los adultos, o reuniones de los jóvenes y los adultos bajo la dirección del obispo y del presidente de rama.

    Rama

    Primaria (se une a la Primaria del barrio).

    Barrio

    El barrio termina 70 minutos antes que la rama.

    Barrio

    El barrio termina 70 minutos antes que la rama.

    Rama

    Reunión sacramental

    Rama

    Reunión sacramental