Manuales y llamamientos
    13. Actividades
    Notas al pie de página
    Tema

    “13. Actividades”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2019

    “13. Actividades”, Manual 2

    13.

    Actividades

    13.1

    Propósitos de las actividades de la Iglesia

    Las actividades a nivel de barrio, estaca y multiestaca unen a los miembros de la Iglesia como “conciudadanos con los santos” (Efesios 2:19). Además de proporcionar diversión y entretenimiento, las actividades deben edificar el testimonio, fortalecer a las familias y fomentar la unidad y el crecimiento personal.

    Las actividades fortalecen a los miembros al darles un sentimiento de pertenencia y apoyo mutuo. Deben contribuir a que los miembros se sientan unidos a otras personas de su edad, a sus líderes y a sus familias. También deben servir para que los miembros vean cómo el vivir el Evangelio produce “el gozo de los santos” (Enós 1:3).

    Las actividades de la Iglesia deben planificarse para cumplir con propósitos centrados en el Evangelio. Además de los propósitos generales mencionados previamente, estos otros incluyen:

    1. Participar en proyectos de servicio que bendigan a los demás y edifiquen lazos con la comunidad.

    2. Cultivar talentos y el aprecio por las artes culturales.

    3. Mejorar el buen estado físico y aprender el buen espíritu deportivo.

    4. Lograr instrucción académica y capacitación vocacional.

    5. Celebrar ocasiones especiales y conmemorar eventos históricos locales o de la Iglesia.

    6. Desarrollar habilidades de liderazgo.

    7. Desarrollar autosuficiencia.

    8. Participar en la obra misional, la retención, la activación, la obra del templo y la obra de historia familiar.

    13.2

    Planificar actividades

    13.2.1

    Responsabilidad de planificar actividades

    Antes de planificar una actividad, los líderes consideran las necesidades espirituales y temporales de los miembros. Los líderes buscan la guía del Espíritu para determinar qué tipo de actividad ayudaría a satisfacer esas necesidades. Es necesario planificar con detenimiento para asegurarse de que las actividades logren propósitos centrados en el Evangelio y satisfagan las necesidades de los que participen en ellas.

    Bajo la dirección del obispado, el consejo de barrio supervisa la planificación de las actividades del barrio. Cuando una actividad sea para una organización o un grupo específico del barrio, se planifica bajo la dirección de los líderes del sacerdocio o de la organización auxiliar que sean responsables de la organización. Cuando una actividad sea para todo el barrio, el obispo puede asignar la responsabilidad de ella a una o a más organizaciones representadas en el consejo de barrio. También puede asignar la responsabilidad de una actividad a otras personas o a un comité, que trabajan bajo la dirección del consejo de barrio. Por lo general, estas asignaciones son provisionales para una actividad específica.

    Bajo la dirección de la presidencia de estaca, el consejo de estaca supervisa la planificación de actividades de estaca. Para más información sobre actividades de estaca, véase 13.3.

    13.2.2

    Fortalecer a las familias

    Los líderes se aseguran de que las actividades fortalezcan a la familia en vez de competir con ella. Algunas actividades pueden centrarse en la familia, lo que dará a las familias oportunidades de participar juntas. Las actividades deben apoyar a los padres al enseñar a sus hijos a ser fieles seguidores de Cristo.

    Los líderes también se aseguran de que las actividades no lleguen a ser tan numerosas que supongan una carga excesiva para los miembros.

    13.2.3

    Fomentar la participación

    Los que planifican actividades se esfuerzan porque los participantes tomen parte activamente, ya que participar es por lo general más beneficioso que simplemente observar. Una manera de fomentar la participación es hacer que los miembros utilicen sus dones, habilidades y talentos en la actividad.

    Los que planifican actividades deben hacer un esfuerzo especial por incluir a los miembros nuevos, a los menos activos, a los jóvenes, a los adultos solteros, a personas con discapacidades y a personas de otras religiones. Los líderes deben ser sensibles a cualquier circunstancia especial de los participantes, tales como limitaciones físicas, problemas familiares y diferencias culturales e idiomáticas.

    13.2.4

    Normas

    Las actividades de la Iglesia deben seguir y enseñar normas de la Iglesia. Deben proporcionar un ambiente sano donde los participantes puedan establecer amistades con otras personas que tengan creencias y normas similares. Deben ser edificantes y hacer hincapié en cosas que sean “[virtuosas], o [bellas], o de buena reputación, o [dignas] de alabanza” (Artículos de Fe 1:13). No deben incluir nada que sea inmoral o sugerente, o que haga que lo malo parezca aceptable y normal. Los líderes se aseguran de que cualquier entretenimiento esté de acuerdo con las enseñanzas del Salvador.

    La vestimenta y la apariencia deben ser modestas, de buen gusto y apropiadas para la actividad. El obispado o la presidencia de estaca determinan las normas de vestir para las actividades. Los líderes que planifican una actividad pueden recomendar normas de vestir que sean compatibles con los principios del Evangelio.

    Las sustancias que son contrarias a la Palabra de Sabiduría no se permiten en las actividades de la Iglesia ni en sus propiedades. A las personas que están ostensiblemente bajo la influencia del alcohol o de otras drogas no se les debe admitir en las actividades de la Iglesia.

    Para más información sobre normas de la Iglesia, véase Para la Fortaleza de la Juventud.

    13.2.5

    Seguridad

    Véase 13.6.20.

    13.2.6

    Equilibrio y variedad

    Los líderes deben planificar un programa equilibrado que incluya una variedad de actividades. Los miembros deben tener oportunidades de participar en actividades que despierten su interés. También deben tener oportunidades de apoyar a otros en lo que les interese a estos. Planificar un calendario anual sirve para que los líderes alcancen un equilibrio entre actividades de servicio, de artes culturales y deportivas sin crear demandas excesivas en el tiempo de los miembros.

    Los siguientes párrafos proporcionan algunos ejemplos de actividades dignas de consideración.

    13.2.6.1

    Servicio

    Las actividades de servicio proporcionan oportunidades para que los miembros demuestren amor por los necesitados, sean o no miembros de la Iglesia, y sientan el gozo de ayudarlos. Estas actividades podrían incluir visitar a enfermos o a personas que están solas, cumplir con asignaciones de Bienestar, embellecer edificios y predios de la Iglesia, y participar en proyectos de la comunidad.

    13.2.6.2

    Artes culturales

    Las actividades de artes culturales proporcionan oportunidades para que los miembros desarrollen sus talentos e intereses. Estas actividades también fomentan la creatividad, la confianza, la comunicación y la cooperación. Podrían incluir espectáculos de talentos o actuaciones de baile, música y drama. También podrían incluir la celebración de la historia de la Iglesia a nivel local o general.

    13.2.6.3

    Deportes, recreación, salud y condición física

    Para informarse sobre actividades deportivas de la Iglesia, véase 13.6.21.

    Las actividades recreativas pueden variar de acuerdo con los recursos disponibles en la zona y pueden incluir conmemoraciones históricas, campamentos, excursiones o la práctica de pasatiempos. Las actividades recreativas con frecuencia se pueden planificar para que las familias participen juntas.

    Como personas, familias o grupos de la Iglesia, se anima a los miembros a que participen en actividades que contribuyan a su salud y buen estado físico. Estas pueden incluir caminatas, trotar, realizar ejercicios aeróbicos y de otro tipo, asistir a clases de salud y a entrenamientos para estar en buen estado físico (véase 13.6.25, punto 2).

    13.2.7

    Programar actividades

    Las actividades de la Iglesia deben planificarse con tanta anticipación como sea razonable y deben incluirse en el calendario de la estaca o del barrio. Los líderes deben mantener informados a los padres en cuanto a las actividades para los niños y los jóvenes.

    Si se fuera a llevar a cabo una actividad en un centro de reuniones o en otro edificio de la Iglesia, las personas que la planifiquen deben reservar el lugar por adelantado para que no interfiera con otras actividades o reuniones. Cada centro de reuniones tiene un obispo agente asignado por la presidencia de estaca que supervisa la asignación de horarios de los centros de reuniones, aunque por lo general designa a otra persona para que haga tal asignación.

    Los lunes por la noche están reservados para la noche de hogar y actividades familiares (véase 13.6.10).

    13.2.8

    Fondos para actividades

    Los líderes se aseguran de que los gastos de las actividades estén en consonancia con el presupuesto actual y las normas financieras de la Iglesia. Se aplican los principios siguientes.

    La mayoría de las actividades deben ser sencillas y tener un costo pequeño o inexistente. Los gastos debe aprobarlos la presidencia de la estaca o el obispado antes de incurrir en ellos.

    Los fondos del presupuesto del barrio o la estaca deben usarse para pagar todas las actividades, los programas y los materiales. Los miembros no deben pagar ninguna tarifa por participar; tampoco deben proporcionar materiales, suministros, pagar alquiler ni entradas, ni costear el transporte de larga distancia de su propio bolsillo. Se pueden hacer actividades en las que los miembros proporcionen alimentos si no representa una carga excesiva para ellos.

    A continuación se detallan las posibles excepciones a la norma sobre financiación del párrafo anterior. Si el presupuesto del barrio no tuviera fondos suficientes para costear las actividades siguientes, los líderes pueden pedir a los participantes que las paguen en parte o en su totalidad:

    1. Un campamento anual de escultismo o una actividad similar para los hombres jóvenes.

    2. Un campamento anual o similar para las mujeres jóvenes.

    3. Un campamento anual de un día, o una actividad similar, para niños de la Primaria de 8 a 11 años.

    4. Actividades opcionales según se detallan en 13.5.

    Si los fondos de los participantes no fueran suficientes, el obispo puede autorizar que cada año se efectúe una actividad de grupo para recaudar fondos que cumpla con las pautas que figuran en 13.6.8.

    En ningún caso los gastos del campamento anual, o de la actividad similar, ni del desplazamiento pueden ser excesivos. La falta de fondos personales tampoco debe impedir la participación de ningún miembro.

    Para una posible excepción a la financiación de grandes eventos multiestaca o de Área de jóvenes adultos solteros, véase 16.3.7.

    Para las pautas sobre la financiación de viajes relacionados con actividades, véase 13.6.24.

    13.2.9

    Fondos para equipo y materiales

    De ser posible, el equipo y los materiales que necesite el barrio para los campamentos anuales de la juventud se adquirirán con fondos del presupuesto del barrio. Si estos no fueran suficientes, el obispo puede autorizar una actividad anual de grupo para recaudar fondos que se ciña a las pautas que figuran en 13.6.8.

    El equipo y los materiales adquiridos con fondos de la Iglesia, ya sea que procedan del presupuesto del barrio o de una actividad de recaudación de fondos, son para uso exclusivo de la Iglesia; no son para uso personal de individuos ni familias.

    Los fondos de la Iglesia no pueden emplearse para adquirir uniformes para las personas.

    13.3

    Actividades de estaca, multiestaca y Área

    13.3.1

    Pautas generales

    La mayoría de las actividades de la Iglesia se realizan a nivel de barrio. No obstante, se anima a los líderes locales a efectuar actividades periódicas de estaca y multiestaca cuando por medio de ellas se logren mejor los propósitos que se detallan en 13.1. También se pueden llevar a cabo actividades de Área según lo apruebe la Presidencia de Área. Estas actividades se encuentran bajo la dirección de un Setenta de Área.

    Las actividades de estaca y multiestaca son particularmente de beneficio para los jóvenes, los jóvenes adultos solteros y las mujeres, en especial en regiones donde hay pocos miembros o donde raras veces se relacionan con grupos numerosos de miembros. Las actividades de estaca y multiestaca bien planificadas pueden dar confianza a los miembros en cuanto a su condición de miembros de la Iglesia y en un círculo más amplio de amistades.

    Los líderes que inician el proceso de planificar actividades de estaca y multiestaca son por lo general las presidencias de los Hombres Jóvenes, de las Mujeres Jóvenes y de la Sociedad de Socorro de estaca. El comité de jóvenes adultos solteros de estaca inicia el proceso de planificar actividades de estaca y multiestaca para los jóvenes adultos solteros. Estos líderes determinan las necesidades de las personas a las que sirven y consideran si las actividades de estaca o multiestaca ayudarían a satisfacerlas. Esos líderes después recomiendan actividades a la presidencia de estaca.

    Para información sobre actividades multiestaca para adultos solteros de 31 años en adelante, véanse 16.1.2 y 16.1.3.

    De vez en cuando, las actividades de estaca o multiestaca para mujeres podrían incluir a jovencitas y a niñas de 8 años en adelante. Las presidencias de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y la Primaria de estaca deben deliberar en consejo para recomendar tales actividades a la presidencia de estaca.

    A fin de satisfacer las necesidades de los jóvenes adultos solteros, se deberán llevar a cabo actividades multiestaca para ellos dondequiera que puedan reunirse a una hora y a un costo razonables. Tales actividades deben ser variadas, sencillas y de frecuencia moderada. También se pueden realizar periódicamente eventos más grandes para los jóvenes adultos solteros.

    Todas las actividades de estaca debe aprobarlas la presidencia de estaca y se coordinan en las reuniones de consejo de estaca. Los líderes de estaca notifican con suficiente anticipación a los líderes de barrio sobre las actividades de estaca. También se aseguran de que las actividades de estaca complementen las actividades de barrio en vez de competir con ellas.

    Si los presidentes de estaca piensan que una actividad multiestaca sería de beneficio para los miembros de sus estacas, pueden solicitar permiso a la Presidencia de Área. Ocasiones especiales como los días festivos o la conmemoración de un importante evento local pueden proporcionar oportunidades para tales actividades. Las conferencias de la juventud (véase 13.4), las actividades de servicio, las actividades de artes culturales y las actividades deportivas o recreativas pueden realizarse a nivel multiestaca. Tales actividades se coordinan con frecuencia en reuniones del consejo de coordinación.

    Antes de proponer una actividad multiestaca, los presidentes de estaca determinan si es la mejor manera de satisfacer las necesidades que hayan determinado. Los presidentes de estaca también consideran el costo, el tiempo y el viaje que requeriría la actividad. Además, los presidentes de estaca consideran los factores de seguridad y la disponibilidad de los recursos que se necesitan.

    La Presidencia de Área puede asignar a Setentas de Área o a presidentes de estaca para que presidan los comités que planifican y llevan a cabo las actividades multiestaca o de Área. Las presidencias de estaca pueden llamar a miembros de sus estacas para que sirvan en esos comités. Estos miembros informan a sus presidencias de estaca.

    Los fondos de la mayor parte de las actividades multiestaca proceden del presupuesto de las estacas participantes. Cuando se apruebe, los fondos para actividades más grandes, como celebraciones culturales relacionadas con dedicaciones de templos, pueden proceder de los presupuestos del Área o de las Oficinas Generales de la Iglesia.

    Las actividades de estaca, multiestaca y de Área deben cumplir con las normas de la Iglesia y con las normas de viajes de la Iglesia (véanse 13.2.4 y 13.6.24). Estas actividades requieren un liderazgo eficaz, una planificación esmerada y recursos adecuados.

    13.3.2

    Comité de actividades de estaca

    Las actividades de estaca se planifican de acuerdo con las pautas en 13.2. La presidencia de estaca puede organizar un comité de actividades de estaca para que ayude al consejo de estaca y a los líderes de las organizaciones auxiliares de estaca a planificar actividades de estaca. El comité de actividades de estaca consta de un presidente (un miembro del sumo consejo), uno o más directores de actividades de estaca y especialistas de estaca en actividades (si fuera necesario).

    Además de ayudar a planificar actividades de estaca, los miembros del comité de actividades de estaca pueden aconsejar, dar apoyo e instruir a los líderes de barrio en sus esfuerzos por planificar actividades de barrio.

    A diferencia de los comités provisionales que planifican actividades de barrio, el comité de actividades de estaca por lo general planifica más de una actividad de estaca.

    13.3.2.1

    Presidente del comité de actividades de estaca

    Si la presidencia de estaca organiza un comité de actividades de estaca, asigna a un miembro del sumo consejo para que sea el presidente del comité. Conforme lo determine la presidencia de estaca, al presidente del comité se le pueden dar las siguientes responsabilidades:

    Coordina y mantiene un calendario de las actividades de estaca que tengan la aprobación de la presidencia de estaca.

    Supervisa a los miembros del comité ayudándoles a planificar actividades de estaca.

    Recomienda un presupuesto detallado de actividades de estaca a la presidencia de estaca antes del comienzo de cada año. Este presupuesto no incluye las actividades que planifican las organizaciones auxiliares de estaca.

    Sirve como recurso para los líderes de las organizaciones auxiliares de estaca cuando planifican actividades.

    Mantiene una lista actualizada de talentos e intereses de los miembros de la estaca. Para crear y mantener esa lista puede recibir ayuda de los miembros del sumo consejo asignados a los barrios de la estaca. Para ello puede utilizar el formulario Encuesta sobre talentos e intereses.

    13.3.2.2

    Directores y especialistas de estaca en actividades

    Un miembro de la presidencia de estaca o un miembro asignado del sumo consejo puede llamar a directores de actividades de estaca. Estos sirven en el comité de actividades de estaca bajo la dirección del presidente del comité. Los directores de actividades de estaca pueden ayudar a planificar y organizar actividades de servicio, actividades de artes culturales, actividades deportivas y para mantener un buen estado físico, y otros tipos de actividades.

    Un miembro de la presidencia de estaca o un miembro asignado del sumo consejo también puede llamar a especialistas del comité de actividades de estaca. A estos especialistas no se les sostiene ni se les aparta y sirven bajo la dirección del presidente del comité de actividades de estaca.

    13.4

    Conferencia de la juventud

    Se invita a los jóvenes que pertenecen a los cuórums de maestros y de presbíteros, así como a las jóvenes que son miembros de las clases de Damitas y de Laureles, a participar juntos en una actividad o serie de actividades denominada conferencia de la juventud. Las conferencias de la juventud suelen llevarse a cabo una vez al año a nivel de barrio o estaca, aunque también se pueden efectuar a nivel multiestaca o de Área.

    Los propósitos de las conferencias de la juventud son ayudar a los jóvenes a edificar la fe en Jesucristo, fortalecer sus testimonios, desarrollar talentos, hacer nuevos amigos y divertirse con jóvenes con los que comparten creencias y normas similares. Los jóvenes también pueden aprender técnicas de liderazgo al ayudar a planificar conferencias de la juventud.

    Las conferencias de la juventud de barrio las planifica e implementa el comité del obispado para la juventud bajo la dirección del obispado. El obispado obtiene la aprobación de la presidencia de estaca de los planes para una conferencia de la juventud de barrio.

    Las conferencias de la juventud de estaca las planifica e implementa el comité del Sacerdocio Aarónico–Mujeres Jóvenes de estaca bajo la dirección de la presidencia de estaca. Se debe invitar a los jóvenes a ayudar en el comité tanto como sea posible para planificar las conferencias de la juventud de estaca. La presidencia de estaca puede invitar a jóvenes a asistir a las reuniones del comité según considere necesario.

    Las conferencias de la juventud se han de financiar con el presupuesto del barrio o de la estaca. A los miembros no se les debe pedir que paguen por las conferencias de la juventud.

    Cuando los líderes y los jóvenes planifiquen una conferencia de la juventud, deben observar las normas de este capítulo y las pautas siguientes:

    1. Seleccionar un lema del Evangelio, tal como un pasaje de las Escrituras, que inspire a los jóvenes y los ayude a entender las expectativas de la conferencia. Se podría utilizar el lema anual de la Mutual como lema de la conferencia de la juventud. El obispado o la presidencia de estaca deben aprobar el lema.

    2. Planear actividades tales como devocionales, reuniones de grupo, experiencias de aprendizaje y proyectos de servicio que sean compatibles con el lema.

    3. Obtener aprobación del obispado o la presidencia de estaca para todos los oradores y todas las actividades. Los oradores deben ser miembros de la Iglesia que enseñen por medio del Espíritu. No se debe seleccionar a oradores que más que nada sean para entretener y que solo mencionan el Evangelio de manera superficial. Tampoco se deben seleccionar a oradores que tengan que viajar grandes distancias. Véase 21.1.20 para otras pautas concernientes a los oradores.

    4. Evitar programar eventos para el domingo que no sean apropiados para el día de reposo. Se permite la realización de reuniones de testimonio, charlas del obispado para los jóvenes o reuniones similares. Sin embargo, no se deben realizar reuniones sacramentales —ni se debe administrar la Santa Cena— fuera de los límites del barrio o la estaca donde presiden los líderes del sacerdocio. Cualquier excepción debe aprobarla la Presidencia de Área. Los grupos no deben viajar a la conferencia de la juventud ni regresar de ella en domingo.

    5. Asegurarse de que en todo momento esté presente la debida supervisión adulta (véase 13.6.2).

    Los miembros del obispado o de la presidencia de estaca están invitados a asistir a la conferencia tanto como les sea posible. Se alienta a las presidencias de los Hombres Jóvenes y de las Mujeres Jóvenes a asistir a toda la conferencia.

    13.5

    Actividades opcionales

    Las unidades pueden auspiciar actividades opcionales presentadas por entidades relacionadas con la Iglesia. Esas actividades incluyen actuaciones de grupos de universidades de la Iglesia, programas especiales para la juventud y eventos culturales importantes de carácter periódico. Cuando lo autorice la Presidencia de Área, a los miembros se les podrá cobrar una entrada modesta para reducir los costos de tales eventos si (1) dicho programa es completamente opcional, (2) el costo no resulta excesivo y (3) el evento no está destinado a recaudar fondos. Se pueden emplear los fondos del presupuesto para ayudar a quienes deseen asistir pero no puedan pagarlo.

    13.6

    Normas y pautas

    Los líderes se aseguran de que las normas y pautas siguientes se observan en todas las actividades de la Iglesia.

    13.6.1

    Prevención de accidentes y qué hacer en caso de accidentes

    Véase 13.6.20.

    13.6.2

    Supervisión adulta

    Deben estar presentes por lo menos dos supervisores adultos en todas las actividades patrocinadas por la Iglesia a las que asistan niños, jóvenes y jóvenes adultos solteros. Tal vez se necesiten adultos adicionales según el tamaño del grupo, el grado de destreza del grupo (para actividades que requieran ciertas habilidades), las condiciones ambientales que se esperen y el grado general de dificultad de la actividad. Se debe animar a los padres a ayudar.

    En los Estados Unidos, todos los líderes adultos que participen en el Escultismo deben estar inscritos en Boy Scouts of America (véase la Carta de la Primera Presidencia del 12 de mayo de 2017). Estos líderes deben cumplir con las normas de la Iglesia y con las pautas que se hallan en la publicación Guide to Safe Scouting de los BSA.

    13.6.3

    Actividades comerciales o políticas

    No se permiten las actividades que utilizarían propiedades de la Iglesia con cualquier fin comercial o político. Las normas con respecto al uso de edificios y de otras propiedades de la Iglesia pueden consultarse en 21.2.

    13.6.4

    Materiales con derechos de autor

    Véase 21.1.12.

    13.6.5

    Leyes referentes al toque de queda

    Las actividades deben cumplir con las leyes de la comunidad referentes al toque de queda.

    13.6.6

    Bailes y música

    En todos los bailes, la vestimenta, la apariencia personal, la iluminación, los estilos de baile, la letra de las canciones y la música deben contribuir a un ambiente en el que pueda estar presente el Espíritu del Señor (véase Para la Fortaleza de la Juventud). Las personas que supervisen los bailes deben seguir cuidadosamente las normas que se detallan a continuación.

    Los líderes utilizan el formulario Contrato para funciones cuando contraten los servicios de una banda, una orquesta o un disc jockey [pinchadiscos]. Este contrato sirve para garantizar que la conducta y la música sean adecuadas para los bailes de la Iglesia. Quienes proporcionan la música no deben utilizar música con letra inapropiada ni deben vestir o hablar de manera inmodesta. Los líderes realizan audiciones y hacen acuerdos firmes y claros por escrito que comprometan a las personas que proporcionan la música a seguir las normas de la Iglesia cuando actúan en actividades de la Iglesia.

    El ritmo de la música, ya sea instrumental o vocal, no debe sonar más fuerte que la melodía. El volumen debe ser lo suficientemente bajo como para permitir que dos personas que estén una al lado de la otra se oigan mientras sostienen una conversación normal.

    Las luces deben ser lo suficientemente brillantes como para que las personas vean el otro extremo del cuarto. La iluminación psicodélica y la que parpadea al ritmo de la música no son aceptables. Son apropiadas las luces en el suelo, en las esquinas del cuarto o las que estén dirigidas hacia las decoraciones en las paredes y el techo.

    13.6.7

    Devocionales para los que participan en actividades

    Se puede realizar un breve devocional como parte de una actividad. Por lo general, los devocionales incluyen una oración, un himno o una selección musical, las palabras de un líder, un pensamiento espiritual, un testimonio o un pasaje de las Escrituras a cargo de uno o más participantes. Estos programas pueden servir para invitar al Espíritu y mantener las actividades en perspectiva.

    13.6.8

    Actividades para recaudar fondos

    Por lo general, no suelen aprobarse las actividades de recaudación de fondos porque las actividades de estaca y de barrio se costean con fondos del presupuesto. A modo de excepción, un presidente de estaca o un obispo pueden autorizar una actividad grupal anual de recaudación de fondos. Esta se puede efectuar para recaudar fondos únicamente para los siguientes propósitos:

    1. Ayudar a pagar el costo de un campamento anual o de una actividad parecida, como se detalla en 13.2.8.

    2. Ayudar a comprar equipo que la unidad necesita para los campamentos anuales, como se detalla en 13.2.9.

    Si se lleva a cabo una actividad para recaudar fondos, esta debe reportar un valor y un servicio significativos; debe ser una experiencia positiva que edifique la unidad.

    Las contribuciones a este tipo de actividades deben ser voluntarias. Los líderes del sacerdocio deben prestar especial atención para asegurarse de que los miembros no se sientan obligados a realizar una contribución.

    Las estacas y los barrios que patrocinen actividades de recaudación de fondos no deben publicitar dicha actividad ni solicitar aportaciones más allá de sus límites geográficos, ni deben ir de puerta en puerta vendiendo productos ni servicios.

    Los siguientes son ejemplos de actividades no aprobadas de recaudación de fondos:

    1. Actividades sujetas a impuestos.

    2. Actividades efectuadas con trabajo remunerado de empleados o contratistas.

    3. Entretenimiento por el que el barrio o la estaca paga a artistas por sus servicios, cuando se cobra entrada o cuando el fin de la actividad sea recaudar fondos.

    4. La venta de bienes o servicios comerciales, incluidos los artículos de almacenamiento de alimentos.

    5. Juegos de azar, como rifas, loterías y bingo.

    Cualquier excepción a estas instrucciones debe ser aprobada por la Presidencia de Área.

    La recaudación de fondos de “Friends of Scouting” [Amigos del escultismo] que se hace en los Estados Unidos seguirá siendo una campaña separada y voluntaria.

    13.6.9

    Seguros

    13.6.9.1

    Seguro de automóviles

    Véase 13.6.24.

    13.6.9.2

    Seguro médico personal y de accidentes

    En muchas partes del mundo, la cobertura de seguro médico personal y de accidentes está al alcance de los miembros de la Iglesia a través de programas laborales, personales o gubernamentales. Cuando esa cobertura esté disponible, los miembros son responsables de acceder a todos los beneficios disponibles que se proporcionen por medio de él en el caso de lesionarse durante una actividad de la Iglesia.

    13.6.9.3

    Church Activity Medical Assistance Program [Programa de Asistencia Médica en Actividades de la Iglesia]

    En los Estados Unidos y en Canadá, el Church Activity Medical Assistance Program proporciona prestaciones secundarias médicas y dentales, y prestaciones específicas en caso de muerte y desmembración. Este programa está concebido principalmente para complementar, no para sustituir, el seguro médico y de accidentes de una persona.

    Los miembros que planifican, dirigen y supervisan actividades en estos países deben estar familiarizados con el Church Activity Medical Assistance Program y deben conocer sus restricciones y limitaciones. Dicho programa se describe en el manual Church Activity Medical Assistance Handbook, el cual se puede obtener poniéndose en contacto con:

    Deseret Mutual Benefit Administrators
    P.O. Box 45530
    Salt Lake City, UT 84145-0530, EE. UU.
    Teléfono: 1-801-578-5650 o 1-800-777-1647
    Correo electrónico: churchactivity@dmba.com
    Sitio web: www.dmba.com/churchactivity

    13.6.9.4

    Seguro personal de responsabilidad civil

    Donde sea posible, los que supervisan actividades deben protegerse a sí mismos mediante sumas razonables de seguro de responsabilidad civil. Dicho seguro tal vez se pueda conseguir a través de seguros de propiedad inmobiliaria u otros tipos de pólizas.

    13.6.10

    Lunes por la noche

    Se insta a los miembros a efectuar la noche de hogar los domingos o en otras ocasiones según lo decidan las personas y las familias. Se podría llevar a cabo una noche de actividad familiar los lunes o en algún otro momento. No deben llevarse a cabo actividades, reuniones, servicios bautismales, juegos ni ensayos después de las 6 de la tarde de los lunes. Se deben evitar otras interrupciones los lunes por la noche. Se puede hacer una excepción cuando la víspera del Año Nuevo caiga en lunes (véase 13.6.11).

    Los líderes se aseguran de que los edificios y otras instalaciones de la Iglesia estén cerrados los lunes por la noche. Los lunes por la noche no se pueden efectuar recepciones ni otras actividades similares en las instalaciones de la Iglesia. También se desaconseja que los miembros lleven a cabo recepciones en otras instalaciones los lunes por la noche.

    Donde sea práctico, los miembros tal vez deseen animar a los líderes comunitarios y educativos a que eviten programar actividades los lunes por la noche que haría necesario que los hijos o los padres estuvieran fuera de sus hogares.

    13.6.11

    Fiestas de víspera de Año Nuevo (Nochevieja)

    Cuando la víspera de Año Nuevo (Nochevieja) caiga en sábado, domingo o lunes, y se planifiquen actividades de la Iglesia, los líderes deben observar las siguientes pautas:

    Sábado. El presidente de estaca programa un domingo alternativo para observar el día de ayuno. Los bailes y las actividades similares se deben suspender a la medianoche, pero después de ello se puede servir un refrigerio o una comida. Los participantes no deben quedarse hasta después de una hora razonable a fin de que estén disponibles para las reuniones del domingo.

    Domingo. (1) Los bailes y actividades similares se pueden planificar para el sábado 30 de diciembre siguiendo las pautas del párrafo anterior. (2) En vez de que las unidades de la Iglesia planifiquen actividades, se puede animar a las familias a que celebren la víspera del Año Nuevo (Nochevieja) en sus hogares. Las actividades deben ser apropiadas para el día de reposo. (3) El domingo por la noche se podrían efectuar reuniones especiales a una hora razonable.

    Lunes. No se debe programar ninguna actividad local auspiciada por la Iglesia para celebrar la víspera del Año Nuevo (Nochevieja) para antes de las 9 de la noche. En este caso, el presidente de estaca o el obispo puede autorizar el uso de los edificios de la Iglesia el lunes por la noche.

    13.6.12

    Actividades que incluyan pasar la noche fuera del hogar

    Se necesita tener el permiso de los padres para todas las actividades patrocinadas por la Iglesia en las que participen jóvenes y que incluyan pasar la noche fuera del hogar (véase 13.6.13).

    A menos que lo aprueben el presidente de estaca y el obispo, no se autoriza la realización de actividades patrocinadas por la Iglesia para grupos combinados de jóvenes y jovencitas, ni para grupos combinados de adultos solteros varones y mujeres que incluyan pasar la noche fuera de sus hogares. Tales actividades se realizan raras veces, como sucede con un conferencia de la juventud o una visita al templo.

    En las actividades patrocinadas por la Iglesia que incluyan pasar la noche fuera del hogar, los líderes hacen los arreglos para dormir de tal modo que los hombres y las mujeres participantes no duerman cerca los unos de los otros. Los líderes varones y las mujeres líderes deben disponer de instalaciones separadas para dormir. Los matrimonios pueden compartir el mismo dormitorio si hay instalaciones apropiadas disponibles.

    En las actividades patrocinadas por la Iglesia que duren toda la noche, un niño o joven no pueden quedarse en la misma tienda o habitación de un adulto a menos que (1) el adulto sea su padre, madre o tutor legal o (2) haya al menos dos adultos en la tienda o habitación que sean del mismo sexo que los niños o jóvenes.

    Si los líderes adultos y niños o jóvenes comparten otras instalaciones para pasar la noche, como una cabaña, deberá haber por lo menos dos adultos en la instalación y deberán ser del mismo sexo que el niño o el joven.

    Todas las actividades patrocinadas por la Iglesia que incluyan pasar la noche fuera del hogar deben incluir por lo menos a dos líderes adultos.

    Debe haber presente en todo momento una cantidad suficiente de líderes adultos del sacerdocio durante las actividades que incluyan pasar la noche fuera del hogar a fin de proporcionar apoyo y protección. En el caso de las actividades de las Mujeres Jóvenes, los líderes del sacerdocio deben quedarse en instalaciones separadas de las de las jóvenes.

    Los líderes llenan el formulario “Plan de actividad” para todas las actividades que incluyan pasar la noche fuera del hogar.

    No se aprueban las actividades que duren toda la noche en los centros de reuniones ni en los terrenos de los centros de reuniones de la Iglesia.

    No se aprueban las actividades que incluyan pasar la noche en edificios comerciales tales como centros deportivos o gimnasios. Con la aprobación de los líderes del sacerdocio, se pueden llevar a cabo bailes u otras actividades en edificios comerciales después de las horas de cierre si las actividades terminan a medianoche.

    13.6.13

    Permiso de los padres

    Los padres o tutores deben estar informados y dar su consentimiento cuando los jóvenes participen en una actividad de la Iglesia. El consentimiento por escrito es necesario si una actividad implica viajar fuera del área local (conforme lo determinen los líderes locales) o quedarse a pasar la noche en el lugar. Los líderes también pueden solicitar consentimiento por escrito para otras actividades cuando lo consideren apropiado.

    Los padres y tutores dan este consentimiento al firmar el formulario Parental or Guardian Permission and Medical Release [Permiso de los padres o del tutor y autorización para dar atención médica]. La persona que esté a cargo de la actividad debe tener un formulario firmado por cada participante y por cada actividad que requiera consentimiento por escrito.

    13.6.14

    Participación de jóvenes menores de 14 años

    Los jóvenes menores de 14 años generalmente no participan en las conferencias de la juventud ni en los bailes que se realizan en horas que no sean las programadas para la noche regular de la Mutual.

    Los integrantes del obispado o de la presidencia de estaca determinan hasta qué punto los jóvenes menores de 14 años pueden participar en otras actividades. Los líderes consideran factores tales como las altas horas de la noche, el tema que se va a tratar, la naturaleza de la actividad y la madurez de los participantes.

    13.6.15

    Representación de la Deidad

    No se debe representar a Dios el Padre ni al Espíritu Santo en ninguna reunión, actuación dramática o presentación musical.

    Si se representara al Salvador, se debe hacer con suma reverencia y dignidad. Para ese papel solo se debe considerar a hermanos de íntegro carácter personal. La persona que represente al Salvador no debe cantar ni bailar. Al hablar, debe utilizar solo citas literales de pasajes de las Escrituras que haya dicho el Salvador.

    Al concluir la representación, la persona no deberá usar el disfraz en el vestíbulo ni en ningún otro lugar. Deberá cambiarse inmediatamente a su ropa de calle.

    En una obra dramática, al Salvador no lo deben representar niños, excepto en la escena de la Natividad.

    13.6.16

    Oraciones en las actividades

    Todas las actividades deben iniciarse y, cuando sea apropiado, terminarse con una oración.

    13.6.17

    Alquiler para actividades de instalaciones que no sean propiedad de la Iglesia

    Cuando las instalaciones de la Iglesia no sean adecuadas para las actividades de estaca o multiestaca, se podrán alquilar otras con la aprobación del obispo o del presidente de estaca y de los representantes de propiedades de la Iglesia.

    Es posible que a las unidades locales se les pida presentar evidencia de un seguro de responsabilidad civil cuando alquilen o utilicen instalaciones que no sean propiedad de la Iglesia. El obispo o el presidente de estaca pueden obtener un certificado en el que se demuestre la evidencia del seguro de la División de Administración de Riesgos en las Oficinas Generales de la Iglesia o de la oficina administrativa asignada. Las solicitudes deben incluir el nombre y la dirección del solicitante (por lo general el propietario de las instalaciones), una descripción y la ubicación de la propiedad, los límites de responsabilidad que se requieren y otra información pertinente. Los líderes deben planificar con suficiente anticipación a fin de permitir el tiempo necesario para preparar y enviar los certificados.

    13.6.18

    Informes de abuso o maltrato

    Si un líder se entera de que alguien ha sufrido abuso o maltrato físico, sexual o emocional durante una actividad de la Iglesia, deberá ponerse en contacto inmediatamente con el obispo. Las instrucciones para los obispos se encuentran en el Manual 1, 17.3.2.

    13.6.19

    La observancia del día de reposo

    Ningún evento deportivo auspiciado por la Iglesia (tales como juegos, prácticas o viajes) ni eventos recreativos (como campamentos o excursiones) se han de programar en domingo. Tampoco deben viajar grupos de jóvenes ni otros a los campamentos ni a las conferencias de la juventud o regresar de ellos en domingo.

    Cuando los riesgos de seguridad o los costos de transporte sean asuntos serios, los líderes pueden programar algunas actividades para jóvenes en domingo. Tales actividades deben realizarse aparte del horario de las reuniones dominicales y estar de acuerdo con el espíritu del día de reposo.

    13.6.20

    Precauciones de seguridad y qué hacer y cómo dar parte en caso de accidentes

    13.6.20.1

    Precauciones de seguridad

    Las actividades deben implicar un riesgo mínimo de lesiones o enfermedades para los participantes. También deben implicar un riesgo mínimo de daños a la propiedad. Los líderes hacen todo lo posible para garantizar la seguridad durante las actividades. Al planificar eficazmente y ajustarse a las medidas de seguridad, los líderes pueden disminuir el riesgo de accidentes.

    Las actividades deben incluir capacitación apropiada y la debida supervisión. También deben ser adecuadas para la edad y la madurez de los participantes.

    Los líderes deben estar preparados para las emergencias que pudieran ocurrir. También deben saber de antemano cómo ponerse en contacto con los agentes locales de la ley y con los servicios de emergencia.

    13.6.20.2

    Qué hacer en caso de accidentes

    Si se produce un accidente o una lesión en una propiedad de la Iglesia o durante una actividad auspiciada por la Iglesia, los líderes observan las pautas siguientes, según corresponda:

    1. Dar primeros auxilios. Si una persona necesita atención médica además de simplemente primeros auxilios, pónganse en contacto con los servicios médicos de emergencia, con el obispo o presidente de estaca, con uno de los padres, el tutor u otro familiar.

    2. En caso de desaparición o fallecimiento de una persona, notifiquen inmediatamente a las autoridades policiales locales y cooperen plenamente con ellas.

    3. Proporcionar apoyo emocional.

    4. No alentar ni disuadir la acción legal contra la Iglesia; no realizar compromisos en nombre de la Iglesia

    5. Recabar y preservar los nombres y los datos de los testigos, relatos de los hechos y fotografías.

    13.6.20.3

    Dar parte de accidentes

    Se deberá informar inmediatamente al obispo o al presidente de estaca si:

    1. Se produce un accidente, una lesión o enfermedad en una propiedad de la Iglesia o durante una actividad auspiciada por la Iglesia.

    2. Desaparece una persona que participaba en una actividad auspiciada por la Iglesia.

    3. Se producen daños a propiedades privadas, públicas o de la Iglesia durante una actividad patrocinada por la Iglesia.

    Si una persona resulta gravemente herida o está desaparecida, si ha resultado muy dañada una propiedad o si se anticipa una acción legal o se amenaza con ella, el presidente de estaca (o un obispo bajo su dirección) tomará de inmediato una de las medidas siguientes:

    1. En los Estados Unidos o en Canadá, informa a la División de Administración de Riesgos de las Oficinas Generales de la Iglesia (1-801-240-4049 o 1-800-453-3860, extensión 2-4049; después de horas laborales o en fines de semana, llame al 1-801-240-1000 o al 1-800-453-3860, y de inmediato la operadora se pondrá en contacto con alguien).

    2. Fuera de los Estados Unidos y de Canadá, lo notifica a la oficina del Área.

    Los líderes también informan al gerente de propiedades acerca de cualquier lesión o daño que tenga que ver con instalaciones o propiedades de la Iglesia.

    13.6.20.4

    Seguros y preguntas

    Si se produce una lesión durante una actividad o asignación patrocinada por la Iglesia, los líderes deben repasar el Church Activity Medical Assistance [Programa de Asistencia Médica en Actividades de la Iglesia] a fin de determinar su aplicabilidad. Para informarse sobre los seguros, véase 13.6.9.

    El presidente de estaca (o un obispo bajo su dirección) remite las preguntas que se tengan en cuanto a asuntos de seguridad o demandas contra la Iglesia a la División de Administración de Riesgos o a la oficina del Área.

    13.6.21

    Deportes

    Las actividades deportivas de la Iglesia proporcionan oportunidades de actividad física sana, hermanamiento y buen espíritu deportivo. El hincapié de las actividades deportivas en la Iglesia recae en la participación, el buen espíritu deportivo y el desarrollo de habilidades, no en la competición. Todos los integrantes de un equipo deben tener oportunidades frecuentes de jugar.

    La presidencia de estaca aprueba las reglas de las actividades deportivas auspiciadas en su estaca. Si se llevan a cabo actividades deportivas de Área o multiestaca, la Presidencia de Área aprueba las reglas para todas las unidades que participen. Se pueden consultar las reglas que se utilizan en las actividades deportivas de las escuelas o de las comunidades locales.

    Si se realizan actividades deportivas multiestaca, estas las gestionan especialistas en deportes que son llamados por presidentes de estacas agente designados por la Presidencia de Área. No se aprueban los torneos deportivos de Área.

    Los participantes en actividades deportivas auspiciadas por la Iglesia no necesitan ser miembros de la Iglesia. No obstante, deben vivir dentro de los límites de la estaca y comprometerse a seguir los principios y las normas de la Iglesia.

    La presidencia de estaca establece pautas que especifiquen las edades a las que los jugadores pueden participar en actividades deportivas de la Iglesia. Estas pautas deben tener en cuenta la cultura local, la situación geográfica, el sistema educativo y las reglas que gobiernen las organizaciones deportivas. Esas decisiones se deben tomar antes de comenzar la temporada a fin de que todo el que participe entienda las normas relacionadas con la edad y los requisitos de participación.

    Las organizaciones deportivas escolares, estatales, provinciales y nacionales suelen establecer reglamentos en cuanto a la participación en equipos deportivos escolares y de la Iglesia en el mismo deporte y en la misma temporada. Los líderes de la Iglesia y los participantes en actividades deportivas de la Iglesia se aseguran de que se observen tales reglamentos. Su violación podría resultar en la descalificación tanto de equipos escolares como de personas.

    En los Estados Unidos y en Canadá, una persona que sea integrante de un equipo deportivo escolar generalmente no califica para participar en el mismo deporte ni en la misma temporada en el programa deportivo de la Iglesia. Los equipos escolares incluyen aquellos relacionados con las escuelas de educación secundaria, escuelas técnicas y universidades, incluso las escuelas universitarias de primer ciclo. Esta pauta no se aplica a quienes participan en actividades deportivas en una misma institución educativa. Si dos horarios de juego son simultáneos o se superponen, se consideran como parte de una misma temporada. Los líderes animan a los jóvenes que integren equipos escolares a que colaboren con el programa deportivo de la Iglesia en otras funciones que no sea como jugadores.

    Los uniformes de los equipos deben ser sencillos, económicos, modestos y apropiados para la actividad. Por lo general, las camisetas de color o los chalecos reversibles de diferente color son suficientes. Los uniformes se deben comprar con el presupuesto de la estaca o del barrio.

    No se alienta la entrega de premios o trofeos a personas ni a equipos.

    13.6.22

    Actividades sujetas a impuestos

    Los líderes se aseguran de que las actividades no pongan en peligro el estado de exención de impuestos de la Iglesia. Las pautas pueden consultarse en 21.2.

    13.6.23

    Visitas al templo

    Las visitas al templo se organizan a nivel de barrio o estaca dentro del distrito del templo asignado. No se fomentan las visitas organizadas por parte de barrios o estacas a templos fuera del distrito del templo asignado. Ese tipo de visitas requerirá la aprobación de la presidencia de estaca. Las visitas en las que se pase la noche en el templo también requieren la aprobación de la presidencia de estaca.

    Las visitas al templo deben cumplir con las normas de viajes de 13.6.24. Las visitas en las que se pase la noche en el templo también deben cumplir con las normas en 13.6.12.

    13.6.24

    Viajes

    Los miembros que viajen en grupos patrocinados por la Iglesia deben tener la aprobación del obispo o del presidente de estaca. Los viajes de las actividades no deben ser una carga excesiva para los miembros.

    No se aconsejan los viajes de larga distancia. Si un presidente de estaca o un obispo siente que tales viajes podrían estar justificados, considera en oración los posibles beneficios espirituales de la actividad, el costo del transporte y el efecto que tendrá en las familias antes de aprobarlo.

    Si se aprueba un viaje de larga distancia para una actividad, los miembros no deben costearlo de su propio bolsillo. Tampoco se deben retener porciones considerables de la asignación del presupuesto de la estaca o del barrio de un año para otro a fin de cubrir gastos de viajes.

    Las prácticas de viajes y la aplicación de las pautas de esta sección deben concordar entre las unidades del mismo consejo de coordinación. Los presidentes de estaca pueden analizar y llegar a un acuerdo general respecto a las prácticas de viajes durante las reuniones del consejo de coordinación.

    Los líderes llenan el formulario Plan para la actividad para las actividades que impliquen viajes fuera del área local.

    Cuando una actividad de la Iglesia para los jóvenes requiera viajar fuera de los límites locales o pasar la noche fuera del hogar, los padres deben dar permiso por escrito para que sus hijos participen (véase 13.6.13). Se debe proporcionar supervisión adulta responsable (véase 13.6.2).

    Cuando sea posible, los grupos de la Iglesia deben utilizar medios de transporte público autorizado y que estén protegidos por seguros de responsabilidad civil.

    Cuando grupos de la Iglesia viajen en vehículos privados de pasajeros, cada vehículo debe estar en condiciones de funcionamiento seguro y cada pasajero debe usar un cinturón de seguridad. Cada conductor debe tener licencia para conducir y ser un adulto responsable. Todos los vehículos y los conductores deben estar protegidos por un seguro de responsabilidad civil con una cobertura razonable.

    Las organizaciones de la Iglesia no pueden ser propietarias de automóviles o autobuses para viajar en grupo.

    Un hombre y una mujer no deben viajar juntos solos a actividades, reuniones o asignaciones de la Iglesia a menos que estén casados el uno con el otro o que ambos sean solteros.

    13.6.25

    Actividades no aprobadas

    Las unidades de la Iglesia no pueden auspiciar las siguientes actividades. Los líderes, padres y otras personas que planifican o participan en actividades de la Iglesia deben estar al tanto de estas restricciones.

    1. Actividades que presenten serios riesgos de lesiones o enfermedades, o que requieran gastos o viajes fuera de lo común (véanse 13.6.20 y 13.6.24).

    2. Programas de ejercicios que incluyan música, letras de canciones, ropa u otros elementos que no estén en armonía con las normas de la Iglesia.

    3. Actividades que impliquen el uso de máscaras, excepto en producciones teatrales.

    4. Bailes y fiestas de presentación en sociedad o actividades que incluyan la selección de reyes y reinas.

    5. Cualquier otra actividad que no esté en armonía con las pautas de este capítulo.

    Si un obispo tuviera una pregunta respecto a si una actividad es apropiada, la dirige al presidente de estaca. Los presidentes de estaca pueden dirigir sus preguntas a la Presidencia de Área.