Manuales y llamamientos
5. Los líderes generales y de Área


“5. Los líderes generales y de Área”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2021.

“5. Los líderes generales y de Área”, Manual General: Servir en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Imagen

5

Los líderes generales y de Área

5.0

Introducción

Jesucristo es la “principal piedra del ángulo” de Su Iglesia (Efesios 2:20). Él posee todas las llaves del sacerdocio y llama a Apóstoles y profetas para que lo ayuden en la obra de salvación y exaltación, y confiere sobre estos siervos escogidos todas las llaves que actualmente pertenecen al Reino de Dios en la tierra (véase Doctrina y Convenios 27:12–13; véase también 3.4.1 en este manual).

Por medio de los profetas y Apóstoles, el Señor llama a hombres al oficio de Setenta para que lo ayuden en Su obra en todo el mundo (véase Doctrina y Convenios 107:38). Además, el Obispado Presidente, los Oficiales Generales y otros hombres y mujeres que son líderes reciben responsabilidades importantes para ayudar en la obra.

En este capítulo se describen las funciones de los líderes generales y de Área de la Iglesia.

5.1

Los líderes generales de la Iglesia

Los líderes generales de la Iglesia incluyen a todas las Autoridades Generales y todos los Oficiales Generales. La palabra general indica que la autoridad y las responsabilidades asociadas a los llamamientos no están restringidas por límites geográficos. Las personas que poseen estos llamamientos lideran, enseñan y ministran a los miembros de la Iglesia en todo el mundo.

En esta sección se resumen las funciones de las Autoridades Generales, los Oficiales Generales y los consejos y comités en los que prestan servicio.

5.1.1

Las Autoridades Generales

5.1.1.1

La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles

El Presidente de la Iglesia. Desde la antigüedad, el Señor ha dirigido a Su pueblo por medio de profetas (véanse Amós 3:7; Efesios 4:11–13). El Presidente de la Iglesia es profeta, vidente y revelador, así como el Apóstol con más tiempo en el cargo. Preside la Iglesia bajo la dirección del Señor y es la única persona sobre la tierra autorizada a hacer uso de todas las llaves del sacerdocio (véase Mateo 16:16–19; véase también 3.4.1.1 en este manual). Tiene autoridad para recibir revelación y declarar la voluntad del Señor a toda la Iglesia (véanse Doctrina y Convenios 43:2–3; 107:91–92; 128:11).

La Primera Presidencia. Por medio del Presidente de la Iglesia, el Señor llama a consejeros para ayudar en la obra. El presidente y sus consejeros son “tres Sumos Sacerdotes Presidentes […], [que] forman un cuórum de la Presidencia de la iglesia” (Doctrina y Convenios 107:22), el cual recibe el nombre de la Primera Presidencia. Los miembros de la Primera Presidencia son Apóstoles y, como tales, son “testigos especiales” del nombre de Jesucristo (Doctrina y Convenios 107:23). La Primera Presidencia preside y dirige todos los asuntos de la Iglesia.

Pedro, Santiago y Juan desempeñaron este cargo en la Iglesia de antaño, estuvieron con el Salvador en varios momentos sagrados y recibieron las llaves del reino (véanse Mateo 16:18–19; 17:1–5; Marcos 14:32–42; Doctrina y Convenios 27:12–13; 81:1–2).

Cuando el Presidente de la Iglesia muere, la Primera Presidencia se disuelve y los consejeros vuelven a ocupar sus puestos según su antigüedad en el Cuórum de los Doce Apóstoles. El Cuórum de los Doce lidera la Iglesia bajo la dirección del Apóstol con más tiempo en el cargo. Como cuórum, consideran cuándo se debe reorganizar la Primera Presidencia. Después de alcanzar una decisión unánime, el Apóstol de mayor antigüedad en el cargo es ordenado como el nuevo Presidente de la Iglesia y llama a sus consejeros.

El Cuórum de los Doce Apóstoles. En la antigüedad, Jesucristo llamó a doce Apóstoles para que ayudaran a guiar Su Iglesia (véanse Lucas 6:12–13; Efesios 4:11–13; 1 Nefi 13:40). En la actualidad, el Señor llama a hombres por medio del Presidente de la Iglesia para que sean ordenados Apóstoles y presten servicio en el Cuórum de los Doce Apóstoles (véase Doctrina y Convenios 18:26–28). Este cuórum obra bajo la dirección de la Primera Presidencia para edificar y regular la Iglesia en todas las naciones (véase Doctrina y Convenios 107:33). Los miembros de los Doce proclaman el Evangelio en todo el mundo (véanse Mateo 28:19–20; Doctrina y Convenios 107:35).

Cada Apóstol posee todas las llaves del reino y hace uso de ellas bajo la dirección del Presidente de la Iglesia (véase Doctrina y Convenios 112:30–32). Los Doce Apóstoles son “testigos especiales” del nombre de Jesucristo (Doctrina y Convenios 107:23; véase también 27:12); dan testimonio al mundo de Su divinidad y de la realidad de Su resurrección (véanse Hechos 1:8, 22; 4:33; Doctrina y Convenios 76:22–24).

Los Apóstoles prestan servicio de tiempo completo a la Iglesia por el resto de sus vidas (véase Mateo 4:18–22).

El Consejo de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles. Todos los miembros de la Primera Presidencia y del Cuórum de los Doce Apóstoles son profetas, videntes y reveladores. Juntos forman el Consejo de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles. Bajo la dirección del Señor y de manera unánime, este consejo tiene autoridad para declarar e interpretar doctrina, así como para establecer normas para la Iglesia (véanse Doctrina y Convenios 1:38; 107:27–31).

Imagen

5.1.1.2

Los Setenta

El oficio de Setenta en el Sacerdocio de Melquisedec se menciona tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento (véanse Éxodo 24:1, 9–10; Números 11:16–17, 24–25; Lucas 10:1, 17). En la actualidad hay Setentas Autoridades Generales y Setentas de Área (véase 5.2.2), los cuales obran bajo las llaves y la dirección del Cuórum de los Doce Apóstoles y ayudan a los Doce a edificar y regular la Iglesia en todas las naciones (véase Doctrina y Convenios 107:34–35, 38).

La Presidencia de los Setenta. Se llama a siete miembros de los Setenta a servir como presidentes de todos los integrantes de los Setenta y se elige a uno de los siete presidentes para presidir a los otros seis. Todos ellos constituyen la Presidencia de los Setenta (véanse Hechos 6:2–6; Doctrina y Convenios 107:93–94; 124:138).

Los Setentas Autoridades Generales. La Primera Presidencia llama a Setentas Autoridades Generales para que sean testigos especiales que dan testimonio del nombre de Jesucristo y enseñan el Evangelio en todo el mundo (véanse Doctrina y Convenios 107:25; 124:139).

Los Setentas Autoridades Generales sirven en la Iglesia a tiempo completo y, por lo general, se los releva el año en que cumplen setenta años de edad, concediéndoseles el estado de eméritos. Si bien conservan el oficio de Setenta, ya no presiden reuniones.

Los cuórums de los Setenta. Los miembros de los Setenta, incluso los Setentas de Área, se organizan en cuórums que están presididos por la Presidencia de los Setenta. El número de miembros de los Setenta y de sus cuórums puede aumentar con el crecimiento de la Iglesia (véanse Doctrina y Convenios 107:95–96; 124:138–139).

5.1.1.3

El Obispado Presidente

El Obispado Presidente está compuesto por el Obispo Presidente y sus dos consejeros. Cada uno de ellos es una Autoridad General y posee el oficio de obispo. Son llamados por la Primera Presidencia y obran bajo su dirección.

El Obispado Presidente administra los asuntos temporales —como el bienestar, las finanzas, las propiedades y las tareas humanitarias— de toda la Iglesia (véase Doctrina y Convenios 107:68), además de enseñar el Evangelio y edificar el Reino de Dios en todo el mundo.

5.1.2

Los Oficiales Generales

La Primera Presidencia llama a mujeres y a hombres para componer las Presidencias Generales de las siguientes organizaciones de la Iglesia:

  • La Sociedad de Socorro

  • Los Hombres Jóvenes

  • Las Mujeres Jóvenes

  • La Primaria

  • La Escuela Dominical

Estos Oficiales Generales sirven bajo la dirección de la Primera Presidencia, el Cuórum de los Doce Apóstoles y los Setentas Autoridades Generales asignados, y suelen prestar servicio por un período de cinco años.

Los Oficiales Generales pueden tener las siguientes responsabilidades:

  • Enseñar y testificar de Jesucristo y Su evangelio.

  • Prestar servicio como miembros de los consejos y comités generales de la Iglesia que se les asigne (véase 5.1.3).

  • Cumplir con asignaciones en todo el mundo de ministrar a los miembros.

  • Proporcionar orientación para los cursos de estudio, programas y recursos de sus organizaciones.

  • Proporcionar orientación a los consejos de sus organizaciones generales (véase el párrafo siguiente).

  • Instruir y dar apoyo a las asesoras de organizaciones de Área, que prestan servicio bajo la dirección de las Presidencias de Área (véase 5.2.5.1).

Cada organización general de la Iglesia puede contar con un consejo para ayudar a la presidencia. Los miembros de tales consejos son llamados por las Autoridades Generales. En los Estados Unidos y Canadá, los miembros de estos consejos pueden ayudar a orientar a las nuevas presidencias de organizaciones de estaca (véase 6.2.1.6). En el resto de países, las asesoras de organizaciones de Área pueden brindar dicha orientación (véase 5.2.5.1).

5.1.3

Los comités y consejos generales de la Iglesia

Los comités y consejos generales de la Iglesia proporcionan liderazgo y dirección para partes específicas de la obra de salvación y exaltación. A continuación se indican ejemplos de estos consejos y comités:

  • El Consejo Ejecutivo del Sacerdocio y la Familia

  • El Comité Ejecutivo de Bienestar y Autosuficiencia

  • El Consejo Ejecutivo Misional

  • El Consejo Ejecutivo de Templos e Historia Familiar

Los miembros de estos consejos y comités son asignados por la Primera Presidencia y podrían incluir a:

  • Miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles.

  • Setentas Autoridades Generales.

  • Miembros del Obispado Presidente.

  • Miembros de las presidencias generales de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes o la Primaria.

5.2

Los líderes de Área

La Iglesia se organiza en Áreas geográficas que abarcan todo el mundo. En esta sección, se hace un resumen de los líderes de la Iglesia que hay en ellas.

5.2.1

La Presidencia de Área

En cada Área, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles asignan a un Setenta Autoridad General para que preste servicio como Presidente de Área. Se asigna a dos consejeros, que son Setentas Autoridades Generales o Setentas de Área, para que ayuden al presidente.

La Presidencia de Área preside sobre los presidentes de estaca y de misión del Área y delibera en consejo con ellos. También brindan apoyo a los presidentes y las directoras de obreras de templo. En consejo con los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles y la presidencia de los Setenta ante quienes rinden cuentas, determinan cómo aplicar las normas y las pautas generales de la Iglesia para atender las necesidades que haya en su Área.

Los miembros de la Presidencia de Área viajan por su Área para ministrar, enseñar y alentar a los líderes locales, los misioneros y los miembros de la Iglesia. El Cuórum de los Doce Apóstoles los asigna para que presidan las conferencias de estaca y otras reuniones.

5.2.2

Los Setentas de Área

La Primera Presidencia llama a Setentas de Área para que sean testigos especiales que dan testimonio del nombre de Jesucristo y enseñan el Evangelio en sus Áreas asignadas (véanse Doctrina y Convenios 107:25; 124:139). Obrando bajo la dirección de la Presidencia de Área, ayudan a los Doce a edificar y regular la Iglesia en su Área.

No se llama a los Setentas de Área para que sirvan a tiempo completo; suelen prestar servicio por un período de cinco años. Por lo general, se les asigna a servir en la zona geográfica donde viven (véase Doctrina y Convenios 107:38, 98) y se los sostiene en una conferencia general.

Cada Setenta de Área pertenece a un cuórum de los Setenta, los cuales se organizan geográficamente. Como miembros de dichos cuórums, los Setentas de Área son presididos por la Presidencia de los Setenta.

Los Setentas de Área trabajan con los líderes locales de la Iglesia y deliberan en consejo con ellos para ayudarlos a cumplir con sus responsabilidades. Los Setentas de Área pueden ser asignados a:

  • Servir en el consejo de Área (véase 5.2.3).

  • Presidir reuniones del consejo de coordinación (véase 5.2.4).

  • Presidir conferencias de estaca e instruir a líderes de estaca.

  • Crear o reorganizar estacas, apartar a nuevas presidencias de estaca y conferir llaves al presidente de estaca.

  • Coordinar responsabilidades pertenecientes al Área, como actividades (véase 20.3.3), SirveAhora.org (donde esté disponible), labores de ayuda tras una catástrofe u otras asignaciones.

  • Visitar misiones e instruir a los líderes de misión y a los misioneros.

  • Prestar servicio como consejeros de la Presidencia de Área.

Los Setentas de Área presiden todas las reuniones de la Iglesia a las que asisten dentro de su Área, a menos que esté presente una Autoridad General. Sin embargo, no presiden sobre las labores cotidianas de los presidentes de templo, de misión, ni de estaca. Prestan servicio bajo la dirección de la Presidencia de Área.

5.2.3

El consejo de Área

En cada Área, se reúne un consejo de Área con la periodicidad necesaria (por lo general, trimestralmente) para coordinar la obra de salvación y exaltación en ella. La Presidencia de Área preside el consejo. Dicho consejo lo componen la Presidencia de Área y los Setentas de Área que prestan servicio en el Área. Pueden asistir otras personas a toda la reunión del consejo, o a parte de ella, siempre que sea necesario y cuando las invite la Presidencia de Área.

Los propósitos de las reuniones del consejo de Área incluyen:

  • Revisar y deliberar en cuanto a la mejor manera de implementar las instrucciones de los líderes de la Iglesia relativas a las necesidades y circunstancias del Área.

  • Deliberar en cuanto al progreso de la obra de salvación y exaltación en el Área.

  • Evaluar el progreso de iniciativas específicas del Área.

  • Atender otros asuntos del Área.

Imagen

5.2.4

El consejo de coordinación

La Presidencia de Área establece consejos de coordinación. Cada uno incluye misiones y estacas específicas del Área. La Presidencia de Área asigna a un Setenta de Área para que dirija cada consejo.

Los presidentes de estaca y de misión asisten a las reuniones del consejo de coordinación. Los presidentes de templo cuyos distritos de templo se hallen dentro de los límites geográficos del consejo de coordinación están invitados a asistir siempre que sea factible.

Pueden asistir otras personas a toda la reunión, o a parte de ella, siempre que sea necesario y cuando las invite el Setenta de Área. Al extender estas invitaciones, los Setentas de Área tienen en cuenta la distancia, las circunstancias familiares y los desplazamientos.

El propósito de las reuniones del consejo de coordinación es ayudar a los presidentes de estaca, misión y templo a utilizar las llaves del sacerdocio en unión. Juntos deliberan y coordinan en cuanto a cómo ayudar a los miembros en sus responsabilidades de la obra de salvación y exaltación.

El Setenta de Área convoca una reunión del consejo de coordinación poco después de cada reunión trimestral del consejo de Área. Si es necesario, podrían celebrarse reuniones adicionales.

El Setenta de Área dirige las reuniones y modera los análisis. Todos los asistentes deliberan en consejo como participantes en igualdad de condiciones.

En estas reuniones, los participantes:

  • Procuran revelación en cuanto a la mejor manera de implementar las enseñanzas y las instrucciones de la Primera Presidencia, el Cuórum de los Doce Apóstoles y la Presidencia de Área.

  • Coordinan la obra de salvación y exaltación.

  • Deliberan en consejo en cuanto al bienestar temporal y espiritual de los miembros y cómo pueden ayudarlos a llegar a ser verdaderos seguidores de Jesucristo.

  • Se instruyen y edifican unos a otros.

  • Coordinan asuntos multiestaca. Estos asuntos podrían incluir actividades (véase 20.3.3), esfuerzos para desarrollar la autosuficiencia y prestar servicio a la comunidad (véase 22.10.1), labores de respuesta ante emergencias (véase 22.9.1.3), y finanzas y auditorías (véase 34.7).

5.2.5

Llamamientos de Área

La Presidencia de Área puede llamar a miembros para que presten servicio en llamamientos de Área a fin de que ayuden a la Presidencia con sus responsabilidades. Las personas que sirven en estos puestos son llamadas y apartadas por un miembro de la Presidencia de Área o un Setenta de Área asignado, pero no se las sostiene.

Entre los ejemplos de este tipo de llamamientos se incluyen el secretario ejecutivo de Área, el auditor de Área, el director de comunicaciones de Área, el asesor de templo e historia familiar de Área y la asesora de organización de Área.

5.2.5.1

Asesoras de organizaciones de Área

Fuera de los Estados Unidos y Canadá, las Presidencias de Área pueden llamar a mujeres para que presten servicio como asesoras de organizaciones de Área a fin de ayudar a orientar e instruir a las nuevas presidencias de la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes y la Primaria de estaca bajo la dirección de las presidencias de estaca de dichas líderes (véase 6.2.1.6). En esta orientación, participa un miembro de la presidencia de estaca o un miembro asignado del sumo consejo.

Las asesoras de Área sirven bajo la dirección de su Presidencia de Área y también reciben instrucción regular de las presidencias de las organizaciones generales. Suelen prestar servicio por un período de entre tres y cinco años.