10 – 16 enero. Génesis 3–4; Moisés 4–5: La Caída de Adán y Eva
anterior siguiente

“10 – 16 enero. Génesis 3–4; Moisés 4–5: La Caída de Adán y Eva”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar: Antiguo Testamento 2022 (2021)

“10 – 16 enero. Génesis 3–4; Moisés 4–5”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar: 2022

Adán y Eva, por Douglas M. Fryer.

10 – 16 enero

Génesis 3–4; Moisés 4–5

La Caída de Adán y Eva

Al estudiar Génesis 3–4 y Moisés 4–5, considere qué es lo que el Señor trata de enseñarle. Anote esas verdades, así como sus impresiones espirituales, y reflexione sobre ellas durante toda la semana.

Anote sus impresiones

Al principio, la historia de la caída de Adán y Eva podría parecernos una tragedia. A Adán y a Eva se les expulsó del hermoso Jardín de Edén; se los mandó a un mundo en el que siempre están presentes el dolor, el pesar y la muerte (véase Génesis 3:16–19). Además, fueron separados de su Padre Celestial. No obstante, gracias a las verdades restauradas mediante el profeta José Smith en el libro de Moisés, sabemos que, en realidad, la historia de Adán y Eva es esperanzadora y es una parte esencial del plan de Dios para Sus hijos.

El Jardín de Edén era hermoso, pero Adán y Eva necesitaban algo más que un bello entorno. Necesitaban —así como todos necesitamos— la oportunidad de progresar. Dejar el Jardín de Edén era el primer paso que se necesitaba para regresar a Dios y, con el tiempo, llegar a ser semejantes a Él. Aquello significaba afrontar oposición, cometer errores, aprender a arrepentirse y confiar en el Salvador, cuya Expiación hace posible el progreso y “el gozo de nuestra redención” (Moisés 5:11). De modo que, al leer acerca de la caída de Adán y Eva, no se centre en la aparente tragedia sino, más bien, en las posibilidades; ni tampoco en el paraíso que Adán y Eva perdieron, sino en la gloria que su decisión permite que recibamos.

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

Génesis 3:1–7; Moisés 4; 5:4–12

La Caída fue una parte necesaria del plan de Dios para redimir a Sus hijos.

La caída de Adán y Eva trajo la muerte física y la muerte espiritual al mundo. Además, trajo consigo la adversidad, el pesar y el pecado. Todas estas parecen razones para lamentar que haya ocurrido la Caída. Sin embargo, dicha Caída era parte del plan del Padre Celestial para redimir y exaltar a Sus hijos a través “del sacrificio del Unigénito del Padre” (Moisés 5:7). Al estudiar Génesis 3:1–7 y Moisés 4; 5:4–12, ¿qué verdades halla que le ayuden a entender la Caída y el modo en que la expiación de Cristo la supera? Algunas de las siguientes preguntas podrían resultar útiles:

  • ¿En qué forma afectó la Caída a Adán y a Eva? ¿En qué forma me afecta a mí?

  • ¿Por qué ofrecían sacrificios Adán y Eva? ¿Qué simbolizaban tales sacrificios? ¿Qué puedo aprender de las palabras del ángel que están en esos versículos?

  • ¿Por qué se Adán y Eva “se regocij[aron]” después de la Caída? ¿Qué puedo aprender de este relato en cuanto al plan de Dios para redimirme a través de Jesucristo?

Gracias al Libro de Mormón y a otras revelaciones de los últimos días, tenemos una perspectiva singular sobre la Caída. Por ejemplo, considere lo que el profeta Lehi enseñó a su familia acerca de Adán y Eva en 2 Nefi 2:15–27. ¿De qué modo las enseñanzas de Lehi aclaran lo que sucedió en el Jardín de Edén y nos ayudan a entender por qué fue importante?

Véanse también 1 Corintios 15:20–22; Mosíah 3:19; Alma 12:21–37; Doctrina y Convenios 29:39–43; Artículos de Fe 1:3; Dallin H. Oaks, “El gran plan”, Liahona, mayo de 2020, págs. 93–96; Dallin H. Oaks, “Oposición en todas las cosas”, Liahona, mayo de 2016, págs. 114–117; Jeffrey R. Holland, “Merced, justicia y amor”, Liahona, mayo de 2015, págs. 104–106.

La partida de Edén, por Annie Henrie Nader.

Génesis 3:16; Moisés 4:22

¿Qué significa que Adán “se enseñorear[ía] de” Eva?

En ocasiones, ese pasaje de las Escrituras se ha malinterpretado diciendo que el esposo está justificado al tratar a la esposa de manera poco amable. En nuestros días, los profetas del Señor han enseñado que, aunque el esposo ha de presidir en el hogar con rectitud, debe ver a su esposa como su compañera igual (véase “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” [ChurchofJesusChrist.org]). El élder Dale G. Renlund y la hermana Ruth Lybbert Renlund explicaron que el esposo recto “procurará ministrar; reconocerá los errores y buscará el perdón; será pronto en elogiar; será considerado ante las preferencias de los miembros de la familia; sentirá el gran peso de la responsabilidad de proveer ‘las cosas necesarias de la vida para su familia y […] proporcionarle protección’; tratará a su esposa con el máximo respeto y deferencia […]. [El esposo] bendecirá a su familia” (The Melchizedek Priesthood: Understanding the Doctrine, Living the Principles, 2018, pág. 23).

Moisés 5:4–9, 16–26

Dios aceptará mis sacrificios si los ofrezco con un corazón dispuesto y obediente.

Adán y Eva aprendieron que los sacrificios de animales eran un símbolo del sacrificio expiatorio de Cristo y lo “hicieron saber […] a sus hijos e hijas” (Moisés 5:12). Al estudiar Moisés 5:4–9, 16–26, considere las diferentes actitudes que tuvieron dos de sus hijos, Caín y Abel, en cuanto a tales sacrificios. ¿Por qué aceptó el Señor el sacrificio de Abel pero no el de Caín?

¿Qué clase de sacrificios le pide el Señor a usted? ¿Hay algo en Moisés 5:4–9, 16–26 que cambie el modo en el que usted ve esos sacrificios?

Véanse también Salmo 4:5; 2 Corintios 9:7; Omni 1:26; 3 Nefi 9:19–20; Moroni 7:6–11; Doctrina y Convenios 97:8; Jeffrey R. Holland, “He aquí el Cordero de Dios”, Liahona, mayo de 2019, págs. 44–46.

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Génesis 3; Moisés 4.

¿Qué puede hacer para ayudar a su familia a comprender mejor la caída de Adán y Eva? Puede fotocopiar las imágenes de “Adán y Eva” (en Relatos del Antiguo Testamento) y recortarlas. Luego, todos juntos, podrían organizar las imágenes en el orden correcto, mientras hablan sobre las experiencias que tuvieron Adán y Eva. ¿Por qué era necesaria la Caída en el plan de salvación del Padre Celestial? Es posible que ver el video “La Caída” (ChurchofJesusChrist.org) contribuya a responder la pregunta.

Moisés 4:1–4.

¿Qué aprendemos en esos versículos sobre Dios, Jesucristo y Satanás? ¿Por qué el albedrío es tan importante en el plan de Dios para que Satanás quiera destruirlo?

Moisés 5:5–9.

¿Qué mandó Dios que hicieran Adán y Eva para ayudarlos a pensar en el Salvador? ¿Qué nos ha dado Dios para ayudarnos a pensar en el Salvador?

Moisés 5:16–34.

¿Qué significa ser “guarda de mi hermano”? ¿Cómo podemos cuidar el uno del otro como familia?

Para consultar más ideas sobre cómo enseñar a los niños, véase la reseña de esta semana de Ven, sígueme — Para la Primaria.

Canción que se sugiere: “Escojamos lo correcto”, Canciones para los niños, págs. 82–83.

Cómo mejorar el estudio personal

Utilizar las ayudas para el estudio de las Escrituras. Al estudiar las Escrituras, utilice las notas al pie de página, la Guía para el Estudio de las Escrituras y otras ayudas de estudio a fin de lograr mayor conocimiento.

Una semejanza, por Walter Rane.