Uso individual y familiar
12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26: “Sois los hijos del convenio”
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26: ‘Sois los hijos del convenio’”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar Libro de Mormón 2020 (2020)

“12 – 18 octubre. 3 Nefi 20–26”, Ven, sígueme — Para uso individual y familiar 2020

Ilustración de cuando Cristo se aparece a los nefitas, por Andrew Bosley.

12 – 18 octubre

3 Nefi 20–26

“Sois los hijos del convenio”

Al referirse a las Escrituras, Jesús empleó a menudo la palabra escudriñar (véase 3 Nefi 20:11; 23:1, 5). Cuando escudriñe 3 Nefi 20–26, ¿qué es lo que buscará?

Anote sus impresiones

Cuando oye a las personas decir términos como casa de Israel, ¿piensa que están refiriéndose a usted? Los nefitas y los lamanitas eran descendientes literales de Israel —su propia historia comienza en Jerusalén— mas para algunos de ellos, Jerusalén debe haber sido como “una tierra que se halla[ba] muy lejana, tierra que no conoc[ían]” (Helamán 16:20). Sí, ellos eran “una rama del árbol de Israel”, pero eran una rama que “se ha perdido de su tronco” (Alma 26:36; véase también 1 Nefi 15:12). Sin embargo, cuando el Salvador se apareció ante ellos, Él deseaba que supieran que para Él ellos no estaban perdidos. “Sois de la casa de Israel —dijo Él—; y sois del convenio” (3 Nefi 20:25). Él podría decirle algo similar hoy en día, porque todo el que es bautizado y hace convenios con Él también es de la casa de Israel, es “del convenio”, sin importar de quién descienda usted o dónde viva. En otras palabras, cuando Jesús habla de la casa de Israel, Él está hablando de usted. El mandato de bendecir a “todas las familias de la tierra” es para usted (3 Nefi 20:27). La invitación: “despierta otra vez, y vístete de tu fortaleza” es para usted (3 Nefi 20:36). Y Su preciosa promesa: “mi bondad no se apartará de ti, ni será quitado el convenio de mi paz” es para usted (3 Nefi 22:10).

Ideas para el estudio personal de las Escrituras

3 Nefi 20–22

En los últimos días, Dios llevará a cabo una obra grande y maravillosa.

El Salvador dio a la multitud unas promesas extraordinarias y profetizó acerca del futuro de Su pueblo del convenio, en el cual usted está incluido. Tal como dijo el presidente Russell M. Nelson: “Nosotros nos encontramos entre los del pueblo del convenio del Señor. Nuestro es el privilegio de participar personalmente en el cumplimiento de esas promesas. ¡Qué época tan emocionante para vivir!” (“El recogimiento del Israel disperso”, Liahona, noviembre de 2006, pág. 79).

Busque las profecías acerca de los últimos días en las palabras del Salvador en 3 Nefi 20–22. ¿Cuál de esas profecías le resulta especialmente emocionante? ¿Qué puede hacer para hacer cumplir las profecías que se hallan en esos capítulos?

Fíjese que 3 Nefi 21:1–7 indica que la aparición del Libro de Mormón (“estas cosas” en los versículos 2 y 3) es una señal de que las promesas de Dios ya han comenzado a cumplirse. ¿Cuaĺes son esas promesas y cómo ayuda el Libro de Mormón a cumplirlas?

Véase también Russell M. Nelson, “Juventud de Israel” (Devocional mundial para los jóvenes, 3 de junio de 2018), broadcasts.churchofjesuschrist.org.

3 Nefi 20:10–12; 23; 26:1–12

El Salvador desea que yo escudriñe las palabras de los profetas.

Las palabras y las acciones de Jesús a lo largo de estos capítulos revelan cómo se siente Él en cuanto a las Escrituras. ¿Qué aprende usted acerca de las Escrituras en 3 Nefi 20:10–12; 23 y 26:1–12? ¿Qué ve en estos versículos que le inspire a “escudriñ[ar] estas cosas diligentemente”? (3 Nefi 23:1).

3 Nefi 2224

Dios es misericordioso con quienes se vuelven a Él.

En 3 Nefi 2224, el Salvador cita palabras de Isaías y Malaquías que contienen numerosas y vívidas imágenes y comparaciones: cimientos de piedras de bellos colores, carbón en el fuego, plata purificada, las ventanas de los cielos. Puede ser interesante hacer una lista de ellas. ¿Qué aprende de cada una en cuanto a la relación de Dios con Su pueblo? Por ejemplo, 3 Nefi 22:4–8 compara a Dios con un esposo y a Su pueblo con una esposa. Leer sobre este tipo de imágenes o comparaciones puede hacerle pensar en su propia relación con el Señor. ¿Cómo se han cumplido en su vida las promesas que se mencionan en estos capítulos? (véanse especialmente 3 Nefi 22:7–8, 10–17; 24:10–12, 17–18).

3 Nefi 25:5–6

Mi corazón se debe volver a mis antepasados.

Los judíos han esperado con entusiasmo durante siglos el regreso prometido de Elías el Profeta. Los Santos de los Últimos Días sabemos que Elías el Profeta ya regresó, y se apareció a José Smith en el Templo de Kirtland en 1836 (véase D. y C. 110:13–16). La obra de volver el corazón a los padres por medio de la obra de templo y de historia familiar ya está en marcha. ¿Qué experiencias ha tenido que le han ayudado a volver el corazón hacia sus antepasados?

Ideas para el estudio familiar de las Escrituras y la Noche de Hogar

Al leer las Escrituras con su familia, el Espíritu le ayudará a saber qué principios debe enfatizar y analizar a fin de cubrir las necesidades de su familia. A continuación se presentan algunas ideas:

3 Nefi 22:2

Después de leer este versículo, quizás usted podría elaborar una tienda de campaña casera y hablar de cómo la Iglesia es como una tienda en el desierto ¿Qué podría significar “alarga [sus] cuerdas” y “haz más fuertes [sus] estacas”? ¿Cómo invitamos a otras personas a hallar “refugio” en la Iglesia? (véase el video “Welcome” [Bienvenidos] en comeuntochrist.org).

3 Nefi 23:6–13

Si el Salvador revisara los registros que hemos llevado en nuestra familia, ¿qué preguntas nos haría? ¿Hay acontecimientos importantes y experiencias espirituales que deberíamos registrar? Ahora podría ser un buen momento para crear un registro de nuestra familia, o para agregar al mismo, y para deliberar en cuanto a lo que debamos incluir en él. Los miembros más pequeños de nuestra familia podrían disfrutar de la tarea de decorar nuestro registro con fotografías y dibujos. ¿Por qué es importante que registremos las experiencias espirituales de la familia?

3 Nefi 24:7–18

¿De qué manera hemos experimentado las bendiciones de pagar el diezmo que se prometen en estos versículos? El mensaje del élder David A. Bednar “Las ventanas de los cielos” (Liahona, noviembre de 2013, págs. 17–20) ayudará a los miembros de la familia a reconocer esas bendiciones.

3 Nefi 25:5–6

¿De qué modo ayudará usted a los miembros de su familia a volver sus corazones a sus padres? Usted podría asignar a unos miembros de su familia a que aprendan acerca de uno de sus antepasados y luego compartan con el resto de la familia lo que aprendieron (véase FamilySearch.org). También podrían trabajar juntos para encontrar a un antepasado que necesite las ordenanzas del templo y luego planear un viaje al templo para efectuar esas ordenanzas.

Para consultar más ideas para enseñar a los niños, vea la reseña de esta semana en Ven, sígueme — Para la Primaria.

Cómo mejorar nuestra enseñanza

Vivir según su testimonio. “Ustedes enseñan lo que son —enseñó el élder Neal A. Maxwell—. El conjunto de sus rasgos de carácter será más recordado que una veracidad específica [que hayan enseñado] en una lección particular” (“But a Few Days”, discurso a los instructores de religión del SEI, 10 de septiembre de 1982, pág. 2). Si desea enseñar un principio del Evangelio, haga su mejor esfuerzo por vivirlo.

Traed los anales, por Gary L. Kapp.