Mujeres Jóvenes y Sacerdocio Aarónico
9 mayo. ¿Cómo puede el Espíritu Santo bendecirme cada día? Doctrina y Convenios 46–48
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

“9 mayo. ¿Cómo puede el Espíritu Santo bendecirme cada día? Doctrina y Convenios 46–48”, Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2021 (2020)

“9 mayo. ¿Cómo puede el Espíritu Santo bendecirme cada día?”Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2021

9 mayo

¿Cómo puede el Espíritu Santo bendecirme cada día?

Doctrina y Convenios 46–48

Deliberar en consejo

Dirigido por un miembro de la presidencia de cuórum o de clase; 10–20 minutos aproximadamente

Al principio de la reunión, reciten juntos el Lema de los cuórums del Sacerdocio Aarónico o el Lema de las Mujeres Jóvenes. Después dirijan un análisis sobre asuntos como los siguientes y planifiquen maneras de actuar de conformidad con lo que conversen (pueden decidir en la reunión de presidencia cuáles serán esos asuntos a analizar):

  • Nuestro cuórum o clase. ¿Quién necesita nuestra ayuda y nuestras oraciones? ¿Qué podemos hacer para ayudar a esas personas? ¿A quién deberíamos invitar a alguna actividad próxima?

  • Nuestros deberes y responsabilidades. ¿Qué asignaciones hemos cumplido? ¿Qué asignaciones necesitamos hacer? ¿Cómo hemos invitado a otras personas a venir a Cristo y cómo podemos invitarlas ahora?

  • Nuestra vida. ¿Qué experiencias recientes han fortalecido nuestro testimonio? ¿Qué está ocurriendo en nuestra vida y cómo podemos apoyarnos unos a otros?

Según sea apropiado, hagan lo siguiente al terminar la lección:

  • Testificar de los principios que se enseñaron.

  • Recordar a los miembros del cuórum o de la clase los planes y las invitaciones que se hicieron durante la reunión.

Enseñar la doctrina

Dirigido por un líder adulto o un(a) joven; 25–35 minutos aproximadamente

Prepárate espiritualmente

Muchos de los primeros miembros de la Iglesia restaurada leyeron acerca de las manifestaciones espirituales del Santo Espíritu en las Escrituras (véanse Hechos 2:1–4; 13:52; 1 Corintios 12:4–11; 3 Nefi 19). Al estudiar Doctrina y Convenios 46–48 esta semana, los miembros del cuórum o de la clase quizás hayan aprendido que el Señor estaba ansioso por enseñar a los santos en cuanto a las bendiciones que el Espíritu Santo podía traer a sus vidas. ¿Qué experiencias te han enseñado cómo te bendice el Espíritu Santo? ¿Cómo puede el Espíritu Santo ayudar a quienes enseñas en todos los aspectos de sus vidas?

A fin de prepararte para inspirar a tu cuórum o clase a procurar la influencia del Espíritu Santo, podrías repasar “Las funciones del Espíritu Santo” en Leales a la Fe (2004, págs. 72–74) y el mensaje del élder Gary E. Stevenson “¿Cómo te ayuda el Espíritu Santo?”(Liahona, mayo de 2017, págs. 117–120).

El Espíritu Santo puede ayudarnos a entender y a enseñar las verdades del Evangelio.

Aprender juntos

Las Escrituras proporcionan muchos ejemplos de los dones espirituales. ¿Cómo puedes ayudar a los miembros del cuórum o de la clase a cultivar fe en que esos dones pueden manifestarse en nuestra vida en la actualidad? Para comenzar, podrías invitarles a escribir en la pizarra uno de los dones espirituales que se describen en Doctrina y Convenios 46:7–33 y a analizar la forma en que han visto que dicho don se haya manifestado en su vida o en la vida de alguien que conozcan.

Además de los dones del Espíritu, el Espíritu Santo nos bendice de muchas otras maneras. Puedes utilizar una o más de las siguientes actividades para ayudar a los miembros del cuórum o de la clase a entender esto mejor.

  • A veces pensamos que necesitamos al Espíritu Santo solo para las decisiones o acontecimientos importantes de nuestra vida. ¿Cómo puedes ayudar a quienes enseñas a reconocer que el Espíritu Santo puede hacer mucho más por ellos? Podrías dividir el cuórum o la clase en grupos pequeños, y pedir a cada grupo que lea uno o más de los pasajes de las Escrituras que aparecen en “Recursos de apoyo”. Una persona de cada grupo podría compartir lo que hayan aprendido. Luego invita a cada miembro del cuórum o de la clase a hacer una lista de las maneras en las que el Espíritu Santo puede bendecir su vida a diario. Mientras comparten sus listas, podrían hablar sobre lo que pueden hacer para tener la compañía del Espíritu Santo constantemente y todos los días.

  • Otra manera de ayudar a quienes enseñas a comprender cómo el Espíritu Santo puede ayudarles es escribir las siguientes preguntas en la pizarra: ¿Qué sabemos del Espíritu Santo? ¿Cómo puede ayudarnos el Espíritu Santo? Luego, los miembros del cuórum o de la clase podrían buscar respuestas en el mensaje del élder Gary E. Stevenson “¿Cómo te ayuda el Espíritu Santo?”(Liahona, noviembre de 2017, págs. 117–120). También podrían buscar respuestas repasando “Las funciones del Espíritu Santo” en Leales a la Fe, (págs. 72–74). Según sea apropiado, comparte experiencias que hayas tenido con el Espíritu Santo, e invita a los(las) jóvenes a que compartan experiencias que hayan tenido.

  • Los miembros del cuórum o de la clase podrían leer “La revelación personal” o “Aprender a reconocer las impresiones del Espíritu” en el capítulo 4 de Predicad Mi Evangelio (2018, págs. 89–90, 96–97). Luego podrían hacer de cuenta que son misioneros que están enseñando a alguien que jamás ha escuchado cómo el Espíritu Santo puede bendecir nuestra vida. ¿Qué le dirían?

Actuar con fe

Insta a los miembros del cuórum o de la clase a meditar y anotar lo que harán para actuar de conformidad con las impresiones que hayan recibido el día de hoy. ¿En qué forma se relaciona la clase de hoy con las metas personales que se han puesto? Si lo desean, los miembros del cuórum o de la clase podrían compartir sus ideas.

Recursos de apoyo

Enseñar a la manera del Salvador

El Salvador narró relatos y parábolas, y dio ejemplos simples de la vida real a fin de enseñar de una manera comprensible para Sus discípulos. ¿Qué experiencias personales puedes compartir con los(las) jóvenes para ayudarles a entender las funciones del Espíritu Santo y a sentir el deseo de procurar tener experiencias de ese tipo? (Véase Enseñar a la manera del Salvador, 2016, pág. 22).