8 marzo. ¿Qué significa vivir la doctrina de Cristo? 2 Nefi 31–33
    Notas al pie de página
    Theme

    “8 marzo. ¿Qué significa vivir la doctrina de Cristo? 2 Nefi 31-33”, Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2020 (2020)

    “8 marzo. ¿Qué significa vivir la doctrina de Cristo?”, Ven, sígueme — Para cuórums del Sacerdocio Aarónico y clases de las Mujeres Jóvenes: Temas doctrinales 2020

    The Sermon on the Mount

    8 marzo

    ¿Qué significa vivir la doctrina de Cristo?

    2 Nefi 31–33

    Council Together Act Icon

    Deliberar en consejo

    Dirigido por un miembro de la presidencia de cuórum o de clase; 10–20 minutos aproximadamente

    Al principio de la reunión, repitan juntos el Lema de los cuórums del Sacerdocio Aarónico o el Lema de las Mujeres Jóvenes. Después dirijan un análisis sobre asuntos como los siguientes y planifiquen maneras de actuar de conformidad con lo que conversen:

    • Nuestro cuórum o clase. ¿Quién necesita nuestra ayuda y nuestras oraciones? ¿Qué podemos hacer para ayudarles? ¿A quién deberíamos invitar a alguna próxima actividad?

    • Nuestros deberes y responsabilidades. ¿Qué asignaciones hemos completado? ¿Qué asignaciones necesitamos hacer? ¿Cómo hemos invitado a los demás a venir a Cristo y cómo podemos invitarlos ahora?

    • Nuestra vida. ¿Qué experiencias recientes han fortalecido nuestro testimonio? ¿Qué está ocurriendo en nuestra vida y cómo podemos apoyarnos unos a otros?

    Según sea apropiado, hagan lo siguiente para terminar la reunión:

    • Testificar de los principios que se enseñaron.

    • Recordar a los miembros del cuórum o de la clase en cuanto a los planes y las invitaciones que se hicieron durante la reunión.

    Integrated Curriculum Illustration

    Enseñar la doctrina

    Dirigido por un líder adulto o un joven; 25–35 minutos aproximadamente

    Prepárate espiritualmente

    Durante la semana, aquellos a quienes enseñas posiblemente hayan estudiado 2 Nefi 31–33. El capítulo 31 nos ayuda a entender que aun cuando el Evangelio en ocasiones pudiera parecer complicado, para Nefi se caracterizaba por la “claridad” (2 Nefi 31:2–3). Él enseñó que vivir el Evangelio significa ejercer fe en Jesucristo, arrepentirse, bautizarse, recibir el don del Espíritu Santo y perseverar hasta el fin (véase 2 Nefi 31:13, 18–21). Nefi llamó estas enseñanzas “la doctrina de Cristo” (2 Nefi 31:21). ¿Qué bendiciones has recibido por vivir esta doctrina? ¿Cómo puedes ayudar a los miembros del cuórum o de la clase a vivir esa doctrina y recibir esas bendiciones por sí mismos?

    ¿Qué aprendes en cuanto a la doctrina de Cristo al estudiar 2 Nefi 31–33? Para aprender más en cuanto a este tema, consulta Predicad Mi Evangelio, 2018, págs. 61–69.

    Activities and recreation

    A medida que vivimos la doctrina de Cristo, tendemos una mano de amor a los que nos rodean.

    Aprender juntos

    ¿En qué forma ayudarás a los miembros del cuórum o de la clase a entender la doctrina de Cristo? Podrías anotar en la pizarra las frases: Ejercer fe en Jesucristo, Arrepentirse, Bautizarse, Recibir el don del Espíritu Santo y Perseverar hasta el fin. Pide a los jóvenes que repasen 2 Nefi 31 y que encuentren versículos que se relacionen con cada uno de esos aspectos de la doctrina de Cristo. Invítalos a compartir lo que aprendan en esos versículos. Las actividades que figuran a continuación pueden ayudarles a entender mejor cómo vivir la doctrina de Cristo.

    • Algunos de los jóvenes posiblemente se identifiquen con los sentimientos del hijo del presidente M. Russell Ballard que dijo: “Papá, me pregunto si algún día lo lograré”. Quizá podrías invitar al cuórum o a la clase a encontrar lo que el presidente Ballard dijo para tranquilizar a su hijo en “El evangelio verdadero, puro y sencillo de Jesucristo” (Liahona, mayo de 2019, págs. 28–31). ¿Qué más encuentran los miembros del cuórum o de la clase en ese mensaje que les dé ánimo? ¿En qué forma el concentrarse en los primeros principios del Evangelio puede ayudar a alguien que se sienta desanimado en sus esfuerzos por vivir el Evangelio? (véase Artículos de Fe 1:4).

    • ¿Hay en tu cuórum o clase jóvenes que se sepan el cuarto artículo de fe? De ser así, invita a algunos de ellos a repetirlo de memoria. El cuórum o la clase podría beneficiarse de dividirse en pequeños grupos para crear imágenes o diagramas que representen lo que significa tener fe, arrepentirse, bautizarse, recibir el don del Espíritu Santo y perseverar hasta el fin. La cita de Predicad Mi Evangelio que se encuentra en “Recursos de apoyo” podría ayudar a los jóvenes mientras elaboran sus diagramas. Invita a cada grupo a compartir su diagrama y a explicar lo que dibujaron.

    • Si los miembros del cuórum o de la clase se beneficiarían de enseñarse unos a otros, considera asignar a cada hombre o mujer joven (o a grupos de jóvenes) a estudiar una de las siguientes secciones del capítulo 3 de Predicad Mi Evangelio:La fe en Jesucristo”, “El arrepentimiento mediante la expiación de Jesucristo”, “El bautismo: nuestro primer convenio con Dios”, “El don del Espíritu Santo” y “Perseverar hasta el fin” (páginas 63–69). Pide a cada joven o grupo que piense en pasajes de las Escrituras, ejemplos o experiencias personales que se relacionen con la sección que estudien. Después pide a algunos de ellos que enseñen a los otros miembros del cuórum o de la clase lo que aprendieron. ¿Cómo se relacionan entre sí cada uno de esos principios del Evangelio? ¿Qué bendiciones recibimos cuando seguimos la doctrina de Cristo?

    Actuar con fe

    Insta a los miembros del cuórum o de la clase a que mediten y anoten lo que harán para actuar de conformidad con las impresiones que hayan recibido el día de hoy. ¿En qué forma se relaciona la clase de hoy con las metas personales que se han puesto? Si lo desean, los miembros del cuórum o de la clase podrían compartir sus ideas.

    Recursos de apoyo

    • 3 Nefi 11:21–41; 27:8–21 (Jesucristo declara Su evangelio)

    • Doctrina y Convenios 19:31 (Debemos enseñar los primeros principios del Evangelio)

    • Élder David A. Bednar, “Reunir todas las cosas en Cristo”, ‎Liahona, noviembre de 2018, págs. 21–24

    • Después de que los miembros de la Iglesia han obedecido los primeros cuatro principios del Evangelio, “[e]ntonces perseveran hasta el fin, o, en otras palabras, durante el transcurso de su vida continúan ejerciendo la fe en Jesucristo, arrepintiéndose y renovando los convenios que han hecho. Estos no son pasos que se dan una sola vez, sino que al repetirlos en el transcurso de la vida, esos principios se convierten en un modelo de vida que brinda cada vez más recompensas. De hecho, es la única forma de vida que brinda una conciencia tranquila y permite a los hijos de nuestro Padre Celestial regresar a vivir en Su presencia” (Predicad Mi Evangelio, 2018, pág. 6).

    Enseñar a la manera del Salvador

    En cada situación, el Salvador fue un ejemplo y un mentor para Sus discípulos. Él enseñó a los demás a orar al orar con ellos. Les enseñó a amar y servir al amarles y servirles. ¿Cómo puedes tú ser un ejemplo de los principios que enseñas? (véase Enseñar a la manera de Salvador, 2016, págs. 13–14).