Instituto
CAPÍTULO CUATRO: UN PERÍODO DE PREPARACIÓN, 1823–1829
anterior siguiente

CAPÍTULO CUATRO

UN PERÍODO DE PREPARACIÓN, 1823–1829

Después que José Smith salió del bosque, en aquella hermosa mañana de la primavera de 1820, nunca volvería a ser el mismo. Sabía de la existencia real del Padre y del Hijo, y por el resto de su vida iba a testificar de ello. Sin embargo, pasaron tres años desde el momento de tener esa grandiosa visión de Dios antes de que recibiera más instrucciones con respecto a la gran obra que había sido llamado a realizar.

Durante ese período el jovencito pasó por sus años de adolescencia, una época en que podría haber recibido fortaleza y apoyo de buenos maestros y de coterráneos amables; pero tuvo escasa instrucción escolar y, como ya hemos visto, su testimonio provocó hostilidad en sus conciudadanos; hasta algunos amigos íntimos se volvieron en contra de él. No obstante, siempre contó con el cariñoso apoyo de su familia.

Más tarde, José Smith reconoció que en esos días “cometía muchas imprudencias y manifestaba las debilidades de la juventud”; una de las razones por las cuales, según él mismo dijo, se juntaba a veces “con compañeros joviales” y era “culpable de levedad” puesto que tenía un “jovial temperamento natural” (véase José Smith—Historia 1:28). Pero no era “culpable de cometer pecados graves o malos” (ibíd). De acuerdo con su madre, en esa época no hubo ningún suceso realmente importante en la vida del joven; él continuó trabajando en la granja de sus padres, plantando, cortando árboles y extrayendo jarabe de los arces; de vez en cuando, trabajaba como empleado de otra persona, por ejemplo, cavando para hacer los cimientos de un edificio y en tareas agrícolas en los sembrados de maíz de Martin Harris. Ese período de tres años le dio tiempo para crecer y desarrollarse, madurar, obtener experiencia y recibir preparación espiritual.

LA PRIMERA APARICIÓN DE MORONI

En 1822, José Smith empezó a ayudar a su hermano Alvin en la construcción de una casa de madera para la familia; en septiembre de 1823, el edificio ya tenía dos pisos pero todavía le faltaba el techo, por lo que la familia continuaba residiendo en la pequeña cabaña de troncos.

Fue allí que el domingo 21 de septiembre de 1823, ya bastante avanzada la noche, el jovencito de diecisiete años se retiró a descansar. Encontrándose preocupado por su “condición y posición ante” el Señor, empezó a orar fervientemente pidiéndole perdón por sus pecados y “con la más absoluta confianza de obtener una manifestación divina” otra vez (José Smith—Historia 1:29). De pronto, el cuarto se llenó de luz y apareció junto a su cama un mensajero celestial como parte del cumplimiento de la gran profecía de Juan el Apóstol (véase Apocalipsis 14:6–7). José Smith describió con estas palabras a aquel ser resucitado:

“Llevaba puesta una túnica suelta de una blancura exquisita. Era una blancura que excedía a cuanta cosa terrenal jamás había visto yo; y no creo que exista objeto alguno en el mundo que pueda presentar tan extraordinario brillo y blancura. Sus manos estaban desnudas, y también sus brazos, un poco más arriba de las muñecas; y de igual manera sus pies, así como sus piernas, poco más arriba de los tobillos. También tenía descubiertos la cabeza y el cuello, y pude darme cuenta de que no llevaba puesta más ropa que esta túnica, porque estaba abierta de tal manera que podía verle el pecho.

“No sólo tenía su túnica esta blancura singular, sino que toda su persona brillaba más de lo que se puede describir, y su faz era como un vivo relámpago. El cuarto estaba sumamente iluminado, pero no con la brillantez que había en torno de su persona. Cuando lo vi por primera vez, tuve miedo; mas el temor pronto se apartó de mí” (José Smith—Historia 1:31–32).

El mensajero se presentó diciendo que se llamaba Moroni y que había sido Profeta y había vivido en el continente americano. Por tener en su poder las llaves “del palo de Efraín” (véase D. y C. 27:5), apareció en el momento oportuno para revelar la existencia de un registro escrito en planchas de oro que había estado enterrado durante catorce siglos. Era “una relación de los antiguos habitantes de este continente… También declaró que en él se encerraba la plenitud del Evangelio eterno cual el Salvador lo había comunicado a los antiguos habitantes” (José Smith—Historia 1:34). Le dijo, además, que debía traducir y publicar esos anales y que, por ese y otros motivos, su nombre sería conocido para bien y para mal entre todo pueblo (véase el vers. 33).

Moroni recitó varios pasajes de la Biblia, citando palabras de Malaquías, Isaías, Joel y Pedro concernientes a los preparativos que debían hacerse en los últimos días para el reino milenario de Cristo. Con esa visita comenzó la enseñanza del Evangelio impartida por Moroni a José Smith.

El mensaje y la importancia de grabarlo en la mente del joven Profeta eran tan fundamentales que el mensajero celestial volvió otras dos veces esa noche y le repitió las mismas instrucciones, agregando más datos cada vez. Durante la primera visita se le mostró en una visión el lugar donde estaban las planchas (véase el vers. 42), que se hallaban enterradas en un cerro, a unos cinco kilómetros de su casa. En la segunda visita, se le habló de los “grandes juicios que vendrían sobre la tierra” (vers. 45); y la tercera vez que apareció, Moroni le previno que Satanás trataría de tentarlo a obtener las planchas por el valor monetario que tenían, puesto que su familia vivía en la pobreza, pero le advirtió al jovencito de diecisiete años que el único propósito que debía tener para conseguirlas era el de glorificar a Dios y que sólo un motivo debía impulsarlo: el de edificar el Reino de Dios (véase el vers. 46). Por algunos de los sucesos que tuvieron lugar después, el Profeta entendió por qué había recibido esos consejos y amonestaciones de Moroni. Las visitas del mensajero llevaron casi toda aquella noche, y al terminar la última el joven oyó el canto de un gallo. Por cierto, estaba por amanecer también un nuevo día de luz espiritual, el día al que Isaías se refirió diciendo que en él ocurriría “un prodigio grande y espantoso” (Isaías 29:14).

LA PRIMERA VISITA AL CERRO DE CUMORAH

Al llegar la mañana, José Smith se fue a trabajar en el campo con el padre y los hermanos, como de costumbre; pero la falta de sueño y la emoción de haber estado en presencia de un ser resucitado y glorificado lo habían debilitado mucho, por lo que tuvo dificultad para desempeñar sus labores. Cuando se dio cuenta de la condición de su hijo, el padre, pensando que estaría enfermo, lo mandó a la casa. En el camino, el joven se desvaneció; al volver en sí, oyó una voz que lo llamaba, nombrándolo y, cuando se dio cuenta de dónde estaba, vio a Moroni de pie junto a él. Éste le repitió lo que le había dicho antes y le mandó que le contara a su padre la visión y los mandatos que había recibido.

Por lo tanto, regresó a donde estaba el padre y le explicó todo lo que había pasado; éste le aseguró que todo provenía de Dios y le aconsejó que hiciera lo que se le había mandado. José Smith contó lo siguiente: “…Salí del campo y fui al lugar donde el mensajero me había dicho que estaban depositadas las planchas; y debido a la claridad de la visión que había visto tocante al lugar, en cuanto llegué allí, lo reconocí” (José Smith–Historia 1:50). Cerca de la cima del cerro encontró una piedra grande, “gruesa y redonda, pero más delgada hacia los extremos” (vers. 51), que resultó ser la tapa de una caja de piedra. Es de imaginar la emoción que habrá sentido al abrirla. Allí, escondidas durante siglos, estaban las planchas, el Urim y Tumim y el pectoral, tal como Moroni se lo había dicho.

“La caja en que se hallaban estaba hecha de piedras, colocadas en una especie de cemento. En el fondo de la caja había dos piedras puestas transversalmente, y sobre éstas descansaban las planchas y los otros objetos que las acompañaban” (José Smith—Historia 1:52).

Mientras se encontraba en la tierra, Moroni había profetizado que las planchas no podrían utilizarse con fines de lucro por el mandamiento de Dios, que lo prohibía, pero que un día serían “de gran valor” para llevar a las generaciones futuras al conocimiento de Dios (véase Mormón 8:14–15).

Al encaminarse al cerro de Cumorah, José Smith pensaba en la humilde condición económica de la familia y en la posibilidad de que las planchas o la buena reputación que le daría la traducción pudiera producir suficiente dinero para “elevarlo a un nivel económico similar al de los hombres de fortuna de su época y aliviar así la pobreza de su familia”5. Cuando extendió la mano para tomar las planchas, recibió un choque y no las pudo sacar; dos veces más lo intentó y en ambos intentos le pasó lo mismo. Con desesperación, exclamó: “¿Por qué no puedo obtener este libro?” Moroni apareció de nuevo y le contestó que le había sucedido eso por haber desobedecido el mandamiento que se le había dado y haber cedido a la tentación de Satanás de obtener las planchas con fines de lucro, en lugar de tener su mira puesta en la gloria de Dios como se le había mandado6.

Arrepentido, el joven José oró humildemente al Señor y recibió Su Espíritu en abundancia; una visión se abrió ante sus ojos y “la gloria del Señor lo rodeó de resplandor y descansó sobre él… [También] contempló al príncipe de las tinieblas… El mensajero celestial [Moroni] le dijo: ‘Se te muestra todo esto, lo bueno y lo malo, lo santo y lo impuro, la gloria de Dios y el poder de las tinieblas, para que de aquí en adelante reconozcas ambos poderes y nunca te dejes influir ni vencer por aquel maligno… Ahora ves por qué no pudiste sacar el registro y sabes que el mandamiento era estricto, y que si alguien va a obtener estas cosas sagradas, tendrá que ser por la oración y la fidelidad en obedecer al Señor. No están depositadas aquí con el objeto de producir ganancia y acumulación de fortuna para la gloria del mundo, sino que fueron selladas por la oración de fe y, por el conocimiento que contienen, no tienen otro valor entre los hijos de los hombres que su contenido mismo’”7. Moroni concluyó advirtiéndole a José Smith que no se le permitiría obtener las planchas “hasta que hubiera aprendido a obedecer los mandamientos de Dios; y no sólo hasta que estuviera dispuesto sino hasta que fuera capaz de hacerlo

“Esa noche, cuando la familia se había reunido, les relató todo lo que le había dicho a su padre en el campo así como el hallazgo de los anales y lo que había sucedido entre él y el ángel mientras se encontraba en el lugar donde estaban depositadas las planchas”8.

CONTINÚA LA PREPARACIÓN DE JOSÉ SMITH

La obra monumental de sacar a luz el Libro de Mormón fue predicha por los Profetas de la antigüedad (véase Isaías 29; Ezequiel 37:15–20; Moisés 7:62). Una tarea de tal magnitud exige una preparación concienzuda; en este caso, la preparación llevó cuatro años de enseñanza. Durante ese período, José Smith se reunía una vez por año con Moroni en el cerro de Cumorah con el fin de recibir las instrucciones que habrían de prepararlo para obtener las planchas. En esa preparación también tuvieron una función muy importante otros profetas nefitas para quienes era vital que se publicara el Libro de Mormón. Nefi, Alma, los Doce Discípulos que el Salvador escogió en América y Mormón, todos ellos le impartieron enseñanzas9. La educación que recibió en esos años fue intensiva.

Lucy Smith, la madre del Profeta, describió de esta manera las conversaciones que tenían por las noches: “De vez en cuando, José nos hacía los relatos más interesantes que se puedan imaginar; nos describía los antiguos habitantes de este continente, su manera de vestir, los sistemas de transporte que tenían y los animales que utilizaban; también las ciudades, los edificios, todo con detalles; las formas de guerrear que empleaban y sus adoraciones religiosas. Y lo hacía con tanta naturalidad como si hubiera pasado toda su vida entre ellos”10.

OTROS ACONTECIMIENTOS DE ESE PERÍODO

Entre la primera aparición de Moroni y el momento en que José Smith recibió las planchas, hubo varios acontecimientos importantes en la vida de la familia. En noviembre de 1823, los Smith sufrieron una tragedia: Alvin, el mayor de los hijos, cayó enfermo y el padre no pudo hallar al médico de la familia; el doctor que por fin encontró le administró al joven calomel (protocloruro de mercurio), un purgante que en esa época se utilizaba para tratar diversas dolencias. Pero el medicamento se le quedó en el estómago, causándole grandes sufrimientos y, finalmente, la muerte, que ocurrió cuatro días después, el 19 de noviembre de 1823. Alvin era un joven serio y fiel, y su hermano José lo adoraba; lo consideraba una persona totalmente cándida y sincera que llevaba una vida elevada. Él también sentía gran amor por José y estaba sumamente interesado en los anales sagrados. Al aproximarse la muerte, le aconsejó a su hermano: “Quiero que seas un buen muchacho y que hagas todo lo posible por obtener esos anales. Sé fiel al recibir las instrucciones y también para obedecer todo mandamiento que se te dé”11. Años más tarde, José Smith supo por una revelación que Alvin era uno de los herederos del Reino Celestial (véase D. y C. 137:1–6).

Después de la muerte de Alvin, los Smith enfrentaron algunos problemas económicos, y el Profeta y sus hermanos se vieron obligados a trabajar como jornaleros en cualquier ocupación que se les presentara. En esa época, en los Estados Unidos, estaba muy en boga andar en busca de tesoros escondidos. En octubre de 1825, Josiah Stowell, de South Bainbridge, estado de Nueva York, que era granjero, propietario de un aserradero y diácono de la Iglesia Presbiteriana, fue a hablar con José Smith para que le ayudara en sus búsquedas. Stowell tenía parientes en Palmyra, a quienes posiblemente les habría oído hablar del joven, y andaba en busca de una legendaria mina de plata que, según se decía, los españoles habían descubierto en el norte de Pensilvania. Había oído decir que José Smith era capaz de discernir lo que resultaba invisible para otros, y quería que el joven le ayudara en su proyecto. El Profeta no quería hacerlo, pero Stowell insistió, y como la familia de los Smith estaba necesitada, él aceptó y fue con su padre y unos vecinos. Aquella fue una decisión que iba a tener gran importancia en la vida del joven y en el futuro de la Iglesia.

José Smith y los demás se alojaron en la casa de un señor llamado Isaac Hale, en el municipio de Harmony, estado de Pensilvania; el pueblecito de Harmony se hallaba a varios kilómetros de distancia, junto a un recodo del río Susquehanna, en el noreste del estado, no lejos del lugar donde se suponía estaba la mina. Mientras se encontraba en casa de los Hale, el Profeta se sintió atraído hacia Emma, una hija de éstos; ella le correspondió, aunque el joven era un año y medio menor. Pero la incipiente relación entre los jóvenes no recibió la aprobación de Hale, que criticaba a los buscadores de tesoros y despreciaba la falta de instrucción de José Smith. Su hija era maestra, una persona educada, y él aspiraba a que consiguiera un buen partido para formar su hogar. Entretanto, la búsqueda de la mina no daba ningún resultado y, después de un mes de trabajo, José Smith logró convencer a Stowell de que sus esfuerzos eran vanos; por lo tanto, al fin se abandonó la empresa.

Desde esa época, los enemigos del Profeta han utilizado esa “búsqueda de tesoros” para atacar su reputación, poner en tela de juicio los motivos que lo impulsaban y cuestionar la autenticidad de la Iglesia que organizó. Las circunstancias se entienden mejor si se colocan en el marco de la época y el lugar en que se presentaron. En esos días, en las regiones de Nueva Inglaterra y del oeste del estado de Nueva York, dichas operaciones no se consideraban acciones censurables como empezaron a considerarse más adelante. Años después, José Smith admitió con absoluta sinceridad que había participado en esas aventuras pero indicó que su participación había sido insignificante13.

Cuando se hallaba trabajando en las tierras limítrofes de los estados de Nueva York y Pensilvania, estableció otro contacto que también fue de importancia para él y para el comienzo de la Iglesia en Nueva York. Joseph Knight, humilde granjero y molinero que vivía en Colesville, Condado de Broome, Nueva York, era amigo de Josiah Stowell; José Smith había trabajado un tiempo para él también y se había hecho muy amigo suyo y de sus hijos, Joseph, hijo, y Newel, los cuales aceptaron su testimonio cuando él les contó las sagradas experiencias que había tenido.

Mientras trabajaba con Stowell, con Knight, y entre visita y visita a su familia en Manchester, el Profeta continuó cortejando a Emma Hale. Al fin, debido a la gran oposición del padre de ella a estas relaciones, los jóvenes se fueron a South Bainbridge, localidad del estado de Nueva York, y allí se casaron en secreto el 18 de enero de 1827; un juez de paz los unió en matrimonio. Inmediatamente, los recién casados se trasladaron a Manchester, a la casa de la familia Smith, donde él trabajó con su padre el verano siguiente; los Smith recibieron muy bien a la joven esposa y, con el tiempo, se desarrolló una estrecha amistad entre ella y Lucy Mack Smith, la madre del Profeta.

SE CONFÍAN LAS PLANCHAS A JOSÉ SMITH

No se sabe casi nada sobre las conversaciones que tuvo José Smith con Moroni entre 1824 y 1827. Una noche, poco antes de que empezara el otoño de 1827 [que en el hemisferio norte comienza en septiembre], regresó bastante tarde a su casa; la familia estaba preocupada, pero él explicó que su tardanza se debía a que había recibido una severa reprimenda de Moroni. Les dijo que, al pasar por el cerro de Cumorah, “el ángel salió a mi encuentro y me dijo que no me había ocupado bastante en la obra del Señor, que había llegado el momento de sacar los anales, y que yo debía poner manos a la obra y prepararme para hacer lo que Dios me había mandado”14.

Durante esos cuatro años de preparación deben de haber ocurrido muchos sucesos. El Profeta pasó los años de la adolescencia casi sin mancharse con los conceptos de los hombres; durante ese período tuvo el apoyo emocional de su familia; después, aceptó las responsabilidades del matrimonio. Los ángeles lo prepararon para traducir el registro inspirado por el Señor y le enseñaron la importancia de la autodisciplina y de la obediencia. Sin duda, estaría ansioso por comenzar la traducción del Libro de Mormón. En esa época, Joseph Knight y Josiah Stowell se encontraban en Manchester, visitando a los Smith, en previsión quizás del momento en que José Smith recibiría las planchas.

El 22 de septiembre de 1827, mucho antes del amanecer, José y Emma Smith engancharon el caballo de Joseph Knight a la carreta de Josiah Stowell y recorrieron los cinco kilómetros que los separaban del cerro de Cumorah. Al llegar, él dejó a su esposa al pie del cerro y subió hasta la cima para reunirse con Moroni por última vez; allí, el ángel le entregó las planchas, el Urim y Tumim y el pectoral, al mismo tiempo que le hacía una promesa y una advertencia muy claras con respecto a sus responsabilidades. Le explicó que lo hacía responsable de esos objetos sagrados, que si era descuidado o los trataba con negligencia y los perdía, sería desarraigado; por otra parte, se le aseguró que gozaría de protección si empleaba todos sus esfuerzos en preservarlos hasta que Moroni volviera a buscarlos (véase José Smith—Historia 1:59).

Por primera vez en más de mil cuatrocientos años, los registros tan preciados se habían confiado a un ser mortal. José Smith escondió las planchas cuidadosamente en un tronco hueco que había cerca de su casa. Pero los amigos del Profeta no eran los únicos que esperaban con gran expectativa que él recibiera las planchas; había otras personas en la vecindad que habían oído decir que él estaba por llevar a su casa unas valiosas planchas de metal; quizás algunas de ellas hubieran estado entre el grupo que había ido en busca de la mina de plata y hayan pensado que tenían derecho a tener una parte de cualquier tesoro que él encontrara. No pasó mucho tiempo antes de que el Profeta se diera cuenta del motivo por el cual Moroni le había encomendado tan encarecidamente que cuidara las planchas. “Cuanta estratagema se pudo inventar” se llevó a cabo para quitárselas (véase José Smith—Historia 1:60). Por ejemplo, Willard Chase, que era un granjero de las inmediaciones, se juntó con otros buscadores de fortuna y mandaron por un adivino que fuera a encontrar el lugar donde se hallaban escondidas las planchas. Cuando los Smith se enteraron, enviaron a buscar al Profeta, que estaba trabajando en Macedon, a unos cuantos kilómetros hacia el oeste de Palmyra; él regresó de inmediato, sacó las planchas, las envolvió en una camisa y se internó con ellas en el bosque, seguro de que estaría más a salvo allí que en el camino transitado. Al saltar sobre un tronco caído, alguien lo golpeó por la espalda con un arma; no obstante, pudo derribar a su asaltante y huir; a menos de un kilómetro de allí, lo volvieron a asaltar y otra vez se las arregló para escapar. Lo atacaron de nuevo antes de llegar a su casa, pero también esa vez se libró. Su madre comentó después que cuando llegó, “estaba mudo de temor y de la fatiga de la carrera”15.

Los esfuerzos por robar las planchas se intensificaron, pero también se cumplió la promesa de protección especial que Moroni le había hecho; muchas veces las sacó de su escondite minutos antes de que llegaran los que procuraban robarlas. Una vez en que las había escondido debajo del piso de piedra del fogón, un grupo numeroso de hombres se juntó enfrente a su casa; pero José Smith y sus hermanos salieron corriendo por la puerta del frente al mismo tiempo que gritaban en todas direcciones para hacerles creer que detrás de ellos iba otro grupo grande de hombres que los defendía, y los atacantes huyeron. Otro día en que el Profeta escondió el cofre de las planchas bajo las tablas del piso del depósito de barricas de la granja, recibió la inspiración de esconder los anales en la troja, debajo del lino; esa noche, sus enemigos levantaron todo el piso del depósito buscándolas, pero las planchas permanecieron a salvo.

SE CUMPLE LA PROFECÍA DE ISAÍAS

Durante ese período la vida de José Smith estaba constantemente en peligro, por lo que decidió llevar a su esposa de regreso a Harmony, donde esperaba poder comenzar en paz la traducción. Antes de su partida, Martin Harris, prominente ciudadano de Palmyra que había de tener una función muy importante en la Restauración, se presentó a ofrecerle ayuda. Era una persona próspera, fabricante de tejidos, hombre de negocios y granjero, que había conocido a los Smith cuando éstos llegaron a Palmyra, y que a través de los años había dado empleo a varios miembros de la familia. Él le dio dinero a José Smith para liquidar sus deudas y también algo para el viaje. Un helado día del mes de diciembre de 1827, la pareja partió con destino a Harmony, llevando las planchas escondidas en un barril de frijoles (porotos) que iba en la parte de atrás de la carreta; ya habían hecho arreglos para alojarse por un tiempo en la casa de los padres de Emma.

Después de una breve estadía en casa de los Hale, los Smith le compraron una casa al hermano mayor de ella, Jesse; era una pequeña casita de dos pisos, situada en unas cinco hectáreas de tierra de cultivo, a orillas del río Susquehanna. Por primera vez en mucho tiempo, el Profeta pudo trabajar en paz. Entre diciembre de 1827 y febrero de 1828, copió muchos caracteres de las planchas y tradujo algunos utilizando el Urim y Tumim. En las primeras etapas de su labor, dedicó considerable tiempo y esfuerzo a familiarizarse con el idioma de las planchas y a aprender cómo traducir.

Según lo que habían acordado previamente, Martin Harris fue a visitar a José Smith en Harmony, en febrero de 1828; para esa época, el Señor ya lo había preparado con el fin de que ayudara al Profeta en su misión. De acuerdo con lo que él mismo testificó, en 1818 el Señor le había comunicado que no debía afiliarse a ninguna religión hasta que viera cumplirse las palabras de Isaías. Más tarde, se le reveló que el Señor tenía una obra para él. En 1827, tuvo varias manifestaciones que lo convencieron de que José Smith era un Profeta y que él tenía el deber de ayudarle a sacar a luz el Libro de Mormón para su generación. Por lo tanto, Harris fue a Harmony a fin de obtener una copia de caracteres de las planchas para mostrárselos a varios lingüistas distinguidos de esa época, lo cual cumplió la profecía de Isaías 29:11–12 para ayudar a convencer a un mundo incrédulo16.

Martin Harris fue a ver a por lo menos tres hombres que tenían buena reputación de lingüistas. En Albany, estado de Nueva York, habló con Luther Bradish, diplomático, hombre de estado, viajero experimentado y erudito en lenguajes; en la ciudad de Nueva York, fue a hablar con el Dr. Samuel Mitchill, vicepresidente de la Facultad de Medicina de Rutgers; fue a ver también a un hombre que hablaba varios idiomas extranjeros, incluso hebreo y babilonio, Charles Anthon, profesor del Colegio Universitario Columbia, de Nueva York. Entre las personas con quienes habló Harris, quizás ésta última haya sido la mejor calificada para emitir un juicio acerca de los caracteres del documento. Cuando Martin Harris lo visitó, Charles Anthon era profesor adjunto de griego y latín; sabía, además, francés y alemán, y, según lo evidencian los libros de su biblioteca, estaba familiarizado con los últimos descubrimientos sobre el idioma de los egipcios, incluso con las obras de Juan Francisco Champollion17.

Según Martin Harris, el profesor Anthon examinó los caracteres y la traducción de los mismos y por iniciativa propia le entregó un documento en el que certificaba a los habitantes de Palmyra que los escritos eran auténticos; además, le dijo que los caracteres se asemejaban al egipcio, el caldeo, el asirio y el árabe, y le expresó la opinión de que la traducción era correcta. Harris metió en papel en el bolsillo y se disponía a salir cuando Anthon lo llamó y le preguntó cómo había obtenido José Smith las planchas de oro que estaban en el cerro; él le explicó que un ángel de Dios le había revelado el lugar al Profeta; al oír esto, Anthon le pidió que le diera otra vez el certificado, lo cual Harris hizo. “…Él, tomándolo, lo hizo pedazos, diciendo que ya no había tales cosas como la ministración de ángeles, y que si yo le llevaba las planchas, él las traduciría. Yo le informé que parte de las planchas estaban selladas, y que me era prohibido llevarlas. Entonces me respondió: ‘No puedo leer un libro sellado’ ”18.

El viaje de Martin Harris fue importante por varias razones: Primero, demostró que los eruditos tenían interés en los caracteres y que estaban dispuestos a estudiarlos seriamente, siempre que no se mencionara la intervención de un ángel; segundo, en la opinión de José Smith y Martin Harris se cumplió así la profecía relacionada con la aparición del Libro de Mormón; tercero, fue una demostración de que para traducir el registro no era suficiente la inteligencia humana sino que se iba a necesitar la ayuda de Dios (véase Isaías 29:11–12; 2 Nefi 27:15–20). Y, por otra parte, hizo aumentar la fe de Harris y, al regresar, iba confiado en que tenía evidencias para convencer a sus vecinos de la veracidad de la obra que estaba realizando José Smith y llevaba la determinación de dedicarse por entero y de emplear sus medios para la publicación del Libro de Mormón.

EL MANUSCRITO PERDIDO

Lucy, la esposa de Harris, desconfiaba de José Smith. Le había hecho preguntas sobre las planchas y le exigió que se las mostrara. Él le dijo que no podía hacerlo “porque no le estaba permitido mostrarlas a nadie, excepto aquellos a quienes el Señor nombrara para testificar de ellas”.

Esa misma noche Lucy Harris tuvo un sueño: “Se le apareció un personaje que le dijo que, al haber desconfiado del siervo del Señor… había hecho algo que no era correcto ante la vista de Dios, después de lo cual agregó: ‘He aquí las planchas; míralas y cree’ ”.

Lamentablemente, el sueño no resolvió sus dudas. Estaba enojada porque su marido pasaba mucho tiempo alejado de ella y temía que los Smith estuvieran tratando de estafarlo, por lo que insistió en ir a Harmony otra vez. Al llegar, le dijo a José Smith que no tenía intención de irse hasta haber visto las planchas y se puso a registrar toda la casa buscándolas, pero no las encontró. A partir de ese día, afirmó que su marido había sido engañado por “un gran impostor”. Después de dos semanas, Martin Harris la llevó de regreso a la casa, y, a pesar de los intentos que ella hizo por disuadirlo, volvió a Harmony. En su ausencia, Lucy Harris continuó expresando sus críticas en Palmyra19.

Entretanto, en Pensilvania, José Smith y Martin Harris continuaron en su labor de la traducción hasta el 14 de junio de 1828. Para esa fecha, la traducción llenaba ya 116 páginas grandes, y Martin Harris le pidió permiso al Profeta para llevar el manuscrito a su casa y mostrárselo a su mujer y a algunos amigos; tenía la esperanza de que con eso la convencería de que la obra era auténtica y ella dejaría de oponerse. El Profeta consultó al Señor por medio del Urim y Tumim y recibió una negativa; no contento con esto, Martin Harris continuó insistiendo hasta que José Smith volvió a preguntarle al Señor; otra vez la respuesta fue “no”. A pesar de ello, las súplicas y la insistencia de Martin Harris persistieron. El Profeta era muy joven e inexperto, quería complacer a su benefactor y confiaba en la edad y la madurez de éste; más aún, entre las personas que él conocía, Martin Harris era la única dispuesta a desempeñar la labor de escriba y a solventar los gastos de publicación del libro. Esas circunstancias lo llevaron a volver a preguntarle al Señor, que finalmente consintió con ciertas condiciones: Martin Harris acordó por escrito en que mostraría el manuscrito sólo a cuatro o cinco personas, entre ellas su mujer, uno de sus hermanos, Preserved Harris, sus padres y su cuñada, Polly Cob. Luego, partió en dirección a Palmyra llevando consigo las únicas páginas de manuscrito que tenían.

Poco después de haberse ido Martin Harris, Emma Smith dio a luz un niño, Alvin, que murió el mismo día de nacer; la joven madre estuvo también a punto de morir, y durante dos semanas enteras el Profeta estuvo constantemente junto a ella. Al mejorar su esposa, él volvió la atención al manuscrito, que para entonces había estado tres semanas en manos de Martin Harris, de quien no había sabido ni una palabra. Durante ese tiempo, Martin Harris no había permanecido ocioso: había estado con su esposa, había atendido a algunos negocios en Palmyra y había sido miembro de un jurado.

Emma Smith animó a su marido a que tomara la diligencia y se fuera a Palmyra para ver qué pasaba. Después de viajar de Harmony hasta la región de Palmyra y recorrer a pie, durante la noche, una distancia de más de treinta kilómetros, José Smith llegó a Manchester; ya en la casa de sus padres, envió de inmediato a buscar a Martin Harris; como él acostumbraba a acudir en seguida que se le llamaba, prepararon el desayuno y lo esperaron para comer juntos. Pero pasaron muchas horas antes de que lo vieran aparecer por el camino, andando lentamente y con la cabeza gacha; al llegar se subió a la cerca y se quedó allí sentado, con el sombrero sobre los ojos. Por fin, se decidió a entrar en la casa y sentarse a la mesa, pero no pudo probar bocado. Lucy Mack Smith, la madre del Profeta, escribió lo siguiente: “Tomó el cuchillo y el tenedor, como si los fuera a utilizar, pero de inmediato los dejó caer. Al ver eso, Hyrum le preguntó: ‘Martin, ¿por qué no come? ¿Está usted enfermo?’, a lo cual él, oprimiéndose las sienes con las manos, exclamó con un tono de profunda angustia: ‘¡Oh, he perdido mi alma! ¡He perdido mi alma!’

“José, que hasta ese momento no había expresado sus sospechas, se levantó de un salto y le preguntó con gran aflicción: ‘Martin, ¿ha perdido el manuscrito? ¿Ha quebrantado su juramento, acarreando condenación sobre mí y sobre usted mismo?’

‘Sí, ha desaparecido’, contestó él. ‘Y no sé dónde está’”

El Profeta se quedó abrumado por el remordimiento y el temor, y exclamó: “‘¡Todo está perdido! ¡Todo está perdido! ¿Qué haré? ¡He pecado! Soy yo quien ha atraído la ira de Dios. Debía haberme quedado satisfecho con la primera respuesta que recibí del Señor, pues Él me dijo que el registro no estaría seguro si salía de mis manos.’ Y así continuó sollozando y lamentándose mientras se paseaba incesantemente de un lado a otro del cuarto.

“Al fin, le dijo a Martin que volviera a buscar el manuscrito.

‘No’, le respondió éste; ‘es en vano. Hasta he abierto colchones y almohadas [buscándolo] y sé que no está en ninguna parte’.

“‘Entonces’, le dijo José, ‘¿quiere decir que debo volver con esta historia? No me atrevo a hacerlo. ¿Cómo podré presentarme ante el Señor? ¿Y qué reprobación merezco del ángel del Altísimo?’…

“A la mañana siguiente, se puso en camino y nos separamos con el corazón lleno de pesar, pues parecía que todo aquello que habíamos esperado con tanto afán y que había sido la fuente de tanto gozo secreto se había desvanecido en un momento, y desaparecido para siempre”20.

Después de regresar a Harmony sin las ciento dieciséis páginas de manuscrito, José Smith comenzó inmediatamente a orar suplicándole al Señor que lo perdonara por haber obrado contrario a Su voluntad. Moroni apareció y le pidió que devolviera las planchas y el Urim y Tumim, pero le prometió que los recibiría de nuevo si demostraba humildad y arrepentimiento. Poco tiempo después, recibió una revelación en la que se le reprendía por su negligencia y por haber “[despreciado] los consejos de Dios”, pero en la que también se le consolaba diciéndole que todavía era el escogido para llevar a cabo la obra de la traducción si se arrepentía (véase D. y C. 3:4–10). José Smith se arrepintió y recibió nuevamente las planchas y el Urim y Tumim, junto con la promesa de que el Señor le enviaría un escriba para ayudarle en la traducción. También se le comunicó un mensaje especial: “El ángel pareció complacido conmigo… y me dijo que el Señor me amaba por mi fidelidad y humildad”21.

Una vez que se le restauró el don divino, el Profeta supo por revelación que unos hombres malvados, tratando de hacerlo caer en una trampa, habían alterado la redacción del manuscrito; si lo traducía de nuevo y lo publicaba, ellos afirmarían que era incapaz de traducir igual por segunda vez y que, por lo tanto, aquella no debía de ser una obra inspirada (véase D. y C. 10). No obstante, Dios estaba preparado para esa situación; el documento perdido era la traducción del Libro de Lehi, tomado del compendio hecho por Mormón de las planchas mayores de Nefi; pero Mormón había recibido la inspiración de agregar a su registro las planchas menores de Nefi “para un sabio propósito” que él mismo no entendía en ese momento (véase Palabras de Mormón 1:3–7). Esas planchas menores contenían una historia similar a la que había en el Libro de Lehi. José Smith recibió instrucciones de no volver a traducir lo que se había perdido, sino de seguir adelante e incluir, en el momento debido, lo que estaba escrito en las planchas menores de Nefi, las cuales eran el relato de Nefi que, según el Señor dijo, hablaba “más particularmente de las cosas que en mi sabiduría quisiera traer al conocimiento del pueblo” (D. y C. 10:40).

LA PREPARACIÓN DEL PROFETA

Los cinco años y medio que transcurrieron entre septiembre de 1823 y abril de 1829 fueron importantes para la preparación de José Smith para traducir el Libro de Mormón y dirigir a la Iglesia en la dispensación del cumplimiento de los tiempos. En 1829, él tenía veintitrés años y era alto y fornido; había trabajado en la granja, en los campos y en empleos temporarios. A pesar de no haber recibido una instrucción escolar completa, tenía una mente inquisitiva y un apetito insaciable de conocimiento; le gustaba descubrir él mismo las cosas y buscar la respuesta en las Escrituras (véase José Smith—Historia 1:11–12). Esa sed de conocimiento, especialmente de conocimiento espiritual, nunca lo abandonó.

En junio de 1843, el Profeta les dijo lo siguiente a los santos: “Soy como una piedra áspera. El martillo y el cincel nunca habían dejado oír sus golpes en mí hasta que el Señor me tomó en Sus manos”22. El valor, el optimismo y la fe eran características destacadas de su personalidad. Siendo todavía un niño, había demostrado gran valor al soportar una dolorosa operación en una pierna. De hombre, había tenido que enfrentarse a una pandilla de vecinos que trataron de robarle las planchas. Apesar de su pobreza y su falta de educación académica, era optimista al pensar en sí mismo y en la vida en general; habiendo sufrido reprimendas del Señor y correcciones de Moroni, siempre se mostró sumiso, arrepentido y lleno de energía. Al perderse las ciento dieciséis páginas de manuscrito, se enfrentó a la desesperación, pero con esa experiencia aprendió a ser obediente y más tarde pudo decir: “De esto he hecho la regla por la que me rijo: Cuando el Señor lo manda, hazlo23. También aprendió invalorables lecciones para el dominio de sus motivos y propósitos y, de esa manera, pudo “tener la mira puesta únicamente en la gloria de Dios” (D. y C. 4:5) y concentrar todos sus pensamientos y energías en la edificación del reino.

Cuando llegó ese momento, ya había obtenido considerable experiencia con diversas formas de revelación; había estado en comunión con Dios, con Su Hijo y con mensajeros celestiales; había tenido visiones, sentido la inspiración del Espíritu y aprendido a manejar con destreza el Urim y Tumim. No debemos pensar que le fue fácil recibir revelación, pues otra lección que aprendió en esa época fue que, a fin de tener comunicación con Dios, debía pagar un alto precio en fe, diligencia, persistencia, dignidad y obediencia.

EXPLICACIÓN SOBRE LA DIVISIÓN GEOGRÁFICA DEL ESTE DE LOS ESTADOS UNIDOS

Algunos nombres de lugares relacionados con la historia inicial de la Iglesia en el Este de los Estados Unidos confunden frecuentemente a los lectores modernos. Lo que ocurre es que muchas personas no están familiarizadas con la terminología de la subdivisión política de la mayoría de los estados del Este ni con el significado diferente que se da a algunas palabras. Si logramos entender esa terminología, se aclara la confusión y la lectura de la historia de la Iglesia se vuelve más comprensible.

La palabra municipio, no hace referencia a una aldea, a un pueblo ni a una ciudad, sino a la subdivisión de un condado (distrito geográfico), el cual puede estar dividido en varios municipios. Por ejemplo, el condado de Windsor, estado de Vermont, se compone de veinticuatro municipios, entre ellos el de Sharon; cuando leemos en la historia de la Iglesia que José Smith nació en Sharon, no se refiere a un pueblo ni una comunidad, sino al municipio de Sharon.

Los nombres de estos municipios se utilizaban en documentos tales como testamentos o escrituras de propiedades. Además, dichos municipios tenían sus propios gobernantes locales, los cuales difieren de los de sus aldeas o pueblos.

Muchas veces las aldeas o los pueblos tienen el mismo nombre del municipio, lo que hace confundir más al lector; en algunos casos, una comunidad tiene el mismo nombre que un municipio pero no está situada en ese municipio o subdivisión. Por ejemplo, si suponemos que José y Emma Smith vivían en el pueblo de Harmony, Pensilvania, y lo buscamos en un mapa, encontraremos esa comunidad en otro condado que está en la parte oeste del estado; pero ese no era el lugar donde vivían, sino que su casa estaba en el municipio de Harmony, que se halla en el condado de Susquehanna, en el extremo noreste de Pensilvania.

Para evitar la confusión al referirse a estas comunidades del este de los Estados Unidos, se han hecho ciertas distinciones: cuando una población es muy pequeña y no tiene ninguna organización gubernamental, se dice que es una “aldea”; si tiene algún tipo de gobierno local, se le llama “pueblo”; y cuando la población llega a unos diez mil habitantes, se le llama “ciudad”.

Con estos antecedentes, haremos un breve análisis de algunas localidades que se destacan en la historia de la Iglesia y que se mencionan en los primeros capítulos de este manual. Los mapas de las lecciones también contribuyen a la aclaración de estos puntos geográficos:

  1. Los progenitores de José Smith no vivían en el pueblo de Massachusetts llamado Topsfield, sino en el municipio de Topsfield.

  2. José Smith nació en el municipio de Sharon, condado de Windsor, estado de Vermont. La casa de sus padres estaba a cierta distancia del pueblo de Sharon, sobre la línea divisoria de dos municipios, y se cree que el único motivo por el cual su nacimiento se registró en el municipio de Sharon fue que el cuarto en el que nació se hallaba del lado de ese municipio.

  3. La granja de Joseph Smith y la Arboleda Sagrada están en el municipio de Manchester, condado de Ontario, estado de Nueva York, y no en el pueblo de Palmyra; sin embargo, la dirección postal ha estado y continúa estando en dicho pueblo.

  4. En la época de Isaac Hale (el padre de Emma Smith) y de Joseph Smith (el padre del Profeta), no había ninguna población llamada Oakland, pero había una llamada Harmony en lo que entonces era el municipio de Harmony. La comunidad de Oakland apareció más tarde, y el municipio de Oakland resultó de una división del antiguo municipio de Harmony. La población que en esa época se llamaba Harmony ha desaparecido en la actualidad.

  5. La granja de Joseph Knight no estaba en una comunidad llamada Colesville, sino en el municipio de Colesville, y quedaba a cierta distancia del mencionado pueblo; la población más cercana a la granja era un pueblecito llamado Ninive.

  6. José Smith y Emma Hale se casaron en la casa de Squire Tarbell, en el pueblo de South Bainbridge (que ahora se llama Afton), que se hallaba en el municipio de Bainbridge, condado de Chenango, estado de Nueva York.

  7. La Iglesia no se organizó en la aldea de Fayette, que se encuentra en el condado de Seneca, estado de Nueva York, sino en la cabaña de troncos de Peter Whitmer, que estaba en el municipio de Fayette.

NOTAS

  1. Véase de Dale L. Berge, “Archaeological at the Smith Log House”, Ensign, ag. de 1985, págs. 24–26.

  2. Los datos del diagrama que aparece a continuación se tomaron del archivo de investigación de Donald E. Enders, 1989, sobre la familia de Joseph Smith en Palmyra, Manchester, Nueva York, que se encuentra en el Museo de Historia y Arte de la Iglesia, en Salt Lake City, Utah.

  3. Véase de Lucy Mack Smith, History of Joseph Smith, ed. por Preston Nibley. Salt Lake City: Bookcraft, 1958, pág. 79.

  4. En Latter Day Saints’ Messenger and Advocate, julio de 1835, págs. 195–196.

  5. Oliver Cowdery, en Messenger and Advocate, julio de 1835, pág. 157.

  6. Cowdery, en Messenger and Advocate, octubre de 1835, pág. 198.

  7. Cowdery, en Messenger and Advocate, octubre de 1835, pág. 198.

  8. Smith, History of Joseph Smith, pág. 81; cursiva agregada.

  9. Véase History of the Church, 4:537; George Q. Cannon, en Journal of Discourses, 13:47; John Taylor, en Journal of Discourses, 17:374; 21:94.

  10. Smith, History of Joseph Smith, pág. 83.

  11. Smith, History of Joseph Smith, pág. 87.

  12. Buddy Yongreen, Reflections of Emma, Joseph Smith’s Wife. Orem, Utah: Grandin Book Co., 1982, pág. 4.

  13. Véase History of the Church, 3:29.

  14. Véase Smith, History of Joseph Smith, págs. 100–101.

  15. Smith, History of Joseph Smith, pág. 108.

  16. Véase de Smith, History of Joseph Smith, pág. 114; Joseph Smith 1832 History, Joseph Smith Letterbook, citado por Dean C. Jessee, editor, en The Personal Writings of Joseph Smith. Salt Lake City: Deseret Book Company, 1984, págs. 7–8.

  17. Véase de Stanley B. Kimball, “I Cannot Read a Sealed Book”, Improvement Era, feb. de 1957, págs. 80–82, 104, 106; “Charles Anthon and the Egyptian Language”, Improvement Era, oct. de 1960, págs. 708–710, 765; “The Anthon Transcript: People, Primery Sources, and Problems”, Brigham Young University Studies, primavera de 1970, págs. 325–352.

  18. José Smith—Historia 1:65.

  19. Smith, History of Joseph Smith, págs. 116–117, 122.

  20. Smith, History of Joseph Smith, pág. 128–129.

  21. Smith, History of Joseph Smith, pág. 135.

  22. History of the Church, 5:423.

  23. History of the Church, 2:170.

Historia

Fecha

 

Acontecimientos importantes

21–22 de septiembre de 1823

Primeras apariciones de Moroni a José Smith.

1824–1827

José Smith hace cuatro visitas anuales al cerro de Cumorah.

19 de noviembre de 1823

Muere Alvin Smith.

Octubre de 1825

José Smith trabaja para Josiah Stowell y conoce a Emma Hale.

18 de enero de 1827

José Smith y Emma Hale contraen matrimonio.

22 de septiembre de 1827

Se le confían a José Smith las planchas sagradas.

Febrero de 1828

Martin Harris visita a Charles Anthon en la ciudad de Nueva York.

Febrero–junio de 1828

Después de haber traducido las primeras 116 páginas del Libro de Mormón, se pierde el manuscrito.

Septiembre de 1828

Se le restaura a José Smith el don de traducir.

layout of Smith farm

Este es un diagrama aproximado de la granja de los Smith, basado en estudios detallados.

1

2

3

4

5

Cerro de Cumorah–5 km.

Pantano

Huerto de durazneros (melocotoneros)

Sembrados

Huerto

Camino Stafford

Palmyra, a 3 km al norte

Huerto de manzanos

Prado

Puente

Arroyo Crooked

Cerco de piedras

Cerca de piedras

Área de la Arboleda Sagrada

Norte

Granja de Joseph Smith, de cuarenta hectáreas

1. Cabaña de troncos.

2. Granero pequeño.

3. Casa.

4. Granero.

5. Depósito de barricas.

Lindero norte de la granja de los Smith y línea limítrofe que separaba los municipios de Palmyra y Manchester y los condados de Wayne y Ontario.

Heber J. Grant and dignitaries in Sacred Grove

El 23 de septiembre de 1923, el presidente Heber J. Grant presidió una reunión especial que se llevó a cabo en la Arboleda Sagrada para conmemorar el centenario de la aparición de Moroni.

En la foto aparecen, de izquierda a derecha, los élderes John H. Taylor, Joseph Fielding Smith, Rudger Clawson, el presidente Grant, la hermana Augusta W. Grant y los élderes James E. Talmage y Brigham H. Roberts; este último era entonces Presidente de la Misión de los Estados del Este.

map of Palmyra area

Área de Palmyra y del Cerro de Cumorah

Comunidad de Palmyra

Comunidad de Manchester

Vienna (ahora Phelps)

Canandaigua

Calle Church

Casa de Martin Harris

Alvin Smith se encuentra enterrado aquí

Comunidad de Macedon–Pozo de excavación del Profeta

La Arboleda Sagrada

Estanque del molino de Russell Stoddard (lugar en el que se efectuaron los primeros bautismos)

La casa de Jerusha Barden cerca de aquí

Camino de Canandaigua

Calvin Stoddard se encuentra enterrado aquí

Casa de José Smith

Granja de Willard Chase

Ruta 31

Casa de Orrin Porter Rockwell

Cerro de Cumorah

Calle Stafford

Hill Cumorah

El cerro de Cumorah es una elevación de conformación alargada, con laderas empinadas y un extremo inclinado, formado bajo un glaciar continental. En esta región, los cerros alargados van de norte a sur. Oliver Cowdery, que estuvo en el cerro en 1830, lo describió de esta manera:

“El extremo norte se levanta abruptamente sobre la llanura, formando un promontorio desprovisto de árboles pero cubierto de pasto. Al pasar al lado sur, se ven árboles aquí y allá y se notan los claros que han quedado ya sea por obra del viento o de la mano del hombre; y hacia la izquierda, a corta distancia, uno se encuentra rodeado por la vegetación típica de la región… En el segundo lugar que he mencionado, fue donde se encontró depositado el registro, del lado oeste del cerro, en la ladera, no lejos de la cima”4.

Alvin Smith gravestone

La lápida de la tumba de Alvin Smith. La inscripción dice: “En memoria de Alvin, hijo de Joseph y Lucy Smith, que falleció el 19 de noviembre de 1823, a la edad de 25 años”.

map of New York and Pennsylvania

La distancia entre la granja de los Smith, en Palmyra, y Harmony, Pensilvania, es de aproximadamente 215 km.

Condado de Broome

Condado de Cayuga

El Lago Cayuga

Condado de Chemung

Condado de Chenango

Colesville

Condado de Cortland

Canal Erie

Fayette

Harmony

Ithaca

Casas de José Smith e Isaac Hale

Condado de Madison

New York

Condado de Onondaga

Pensilvania

La granja de Peter Whitmer

Condado de Seneca

South Brainbridge

Río Susquehanna

Condado de Tioga

Condado de Tompkins

A Palmyra

Aldea de Harmony

Waterloo

Emma Smith

Emma Hale era la séptima de nueve hijos. “Era una joven alta y atractiva, con bonitas facciones. Tenía ojos castaño obscuro y cabello negro, y poseía una belleza singular, tanto de formas como de carácter”12.

Cortesía de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días Reorganizada.

Squire Tarbell home

La casa de Squire Tarbell, donde Zachariah Tarbell unió en matrimonio a José Smith y Emma Hale el 18 de enero de 1827. La casa estaba en South Bainbridge (que después fue Afton), condado de Chenango, estado de Nueva York; más tarde fue demolida.

Moroni delivering the golden plates

Moroni entrega las planchas, por L. A. Ramsey

Museo de Historia y Arte de la Iglesia

wooden box

Esta es la caja de madera en la que el Profeta escondió las planchas. El interior de la caja tiene una medida aproximada de 35 cm x 40 cm; la profundidad es de unos 10 cm de un lado con una inclinación que llega a los 16 cm. La madera tiene casi dos centímetros de espesor.

La tapa y el fondo son de nogal y el resto de la caja es de boj. La caja se utilizaba como escritorio portátil, lo que explica la tapa inclinada, y en la actualidad se halla en posesión de Eldred G. Smith, que es Patriarca emérito de la Iglesia.

Martin Harris

Con excepción de José Smith, nadie tuvo una función más variada en la publicación del Libro de Mormón que Martin Harris; él proveyó los medios económicos para que el Profeta pudiera mudarse de Manchester, Nueva York, a Harmony, Pensilvania, en diciembre de 1827, y también dio pie al cumplimiento de una profecía antigua (véase Isaías 29:11–12). Además, desempeñó la función de escriba, fue uno de los testigos del Libro de Mormón, respaldó financieramente su publicación y testificó de la veracidad del libro durante toda su vida.

Samuel Latham Mitchill

Samuel Latham Mitchill (1764–1831) nació en Long Island, estado de Nueva York; fue miembro del cuerpo legislativo del estado y, más tarde, de la Cámara de Representantes y del Senado de los Estados Unidos. Era un distinguido historiador, lingüista, ictiólogo, botánico, geólogo, editor, químico, médico y cirujano.

Charles Anthon

Charles Anthon se dedicaba a la enseñanza de las civilizaciones antiguas griega y romana en el Colegio Columbia (actualmente, universidad), de Nueva York, en el que fue profesor durante cuarenta y siete años.

Preface of original Book of Mormon

José Smith explicó que las 116 páginas de manuscrito que se perdieron provenían del Libro de Lehi, el cual formaba parte de las planchas mayores de Nefi. Los eruditos creen que, después de la pérdida del manuscrito y una vez que se le permitió volver a traducir, el Profeta continuó la traducción a partir de Mosíah utilizando las planchas mayores. Más adelante, tradujo las planchas menores, cuyo contenido abarca desde 1 Nefi hasta Mosíah. Un estudio que se hizo de la letra con que están escritas las porciones existentes del manuscrito original del Libro de Mormón corrobora esta teoría.

Joseph Smith