Liahona
Puntos destacados de la Conferencia General Anual núm. 191
anterior siguiente

Puntos destacados de la Conferencia General Anual núm. 191

El punto central de la conferencia general, que se llevó a cabo en el fin de semana de la Pascua de Resurrección, fue el Salvador Jesucristo, el fortalecimiento de los miembros y la naturaleza mundial de la Iglesia.

  • Pág. 6: En sus palabras de apertura, el presidente Russell M. Nelson dijo: “Nos reunimos como una gran familia mundial que desea adorar a nuestro Señor y Salvador, Jesucristo”. Señaló que “la fortaleza de la Iglesia reside en los esfuerzos y testimonios siempre crecientes de sus miembros”. Durante la conferencia, fueron obvios los esfuerzos de los líderes de la Iglesia de fortalecer a los miembros individuales.

  • Pág. 79: Durante la sesión del sacerdocio, el presidente Nelson enseñó cómo podemos hacer de nuestros hogares lugares santos, “el lugar central para aprender y vivir el Evangelio”, incluso después de que la pandemia haya terminado.

  • Pág. 101: En su mensaje del domingo por la mañana, el presidente Nelson dejó claro que esta es una Iglesia mundial con un Evangelio dispuesto para todas las personas: “Esta mañana hemos escuchado a líderes de la Iglesia que provienen de todos los continentes habitados de la tierra. En verdad, las bendiciones del Evangelio son para toda raza, lengua y pueblo. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una Iglesia mundial. Jesucristo es nuestro líder”.

  • Pág. 127: Además, el esfuerzo por fortalecer a los miembros se demostró en el anuncio de 20 templos nuevos. “Deseamos acercar aun más la Casa del Señor a nuestros miembros”, dijo el presidente Nelson en sus palabras de clausura. Fue el número más grande de templos que se haya anunciado desde 1998, cuando el presidente Gordon B. Hinckley anunció 32 templos, dando inicio a una nueva era en la expansión de templos.

  • Pág. 139: Para obtener más ejemplos de cómo la Iglesia procura fortalecer a todos los hijos de Dios, vea los puntos más destacados de los numerosos proyectos humanitarios que se terminaron durante 2020.