Liahona
Haz de Doctrina y Convenios algo personal
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Solo para versión digital

Haz de Doctrina y Convenios algo personal

Estudiar Ven, sígueme este año nos ayudará a darnos cuenta de lo personales que pueden ser las Escrituras.

Este año estudiaremos Doctrina y Convenios en las lecciones de Ven, sígueme. Doctrina y Convenios enseña acerca de la doctrina del Evangelio, de las bendiciones de guardar los mandamientos y de buscar y recibir revelación personal. De hecho, la mayor parte del libro es una revelación directa del Señor, y se erige como un poderoso testigo de que Él también puede hablarte a ti.

Haces que el estudio personal de las Escrituras sea mucho más poderoso cuando te das cuenta de que lo que te importa a ti también le importa al Señor. A Él le interesa cada aspecto de tu vida, ya sea el trabajo, la educación, las relaciones personales, la ministración o tu bienestar general. Doctrina y Convenios “contien[e] una invitación a todas las personas, dondequiera que estén, a escuchar la voz del Señor Jesucristo, que les habla para su bienestar temporal y su salvación sempiterna” (Introducción a Doctrina y Convenios).

Dicho esto, si a veces te resulta difícil identificarte con Doctrina y Convenios, a continuación se indican algunos consejos para que tu estudio resulte más personal y significativo:

1. Ora de antemano y estudia con un propósito

La primera palabra de la sección 1 es escuchad, que es la invitación del Señor a escucharlo de manera ferviente y dar oído a Sus palabras. El Señor está deseando que lo escuches y sigas Su consejo porque Él entiende tus necesidades y sabe cómo ayudarte. Al comenzar el estudio con una oración, puedes invitar al Espíritu Santo, ser más sensible a las impresiones espirituales y a centrarte de lleno en los versículos.

El élder Richard G. Scott (1928–2015), del Cuórum de los Doce, enseñó: “A lo largo de las épocas, el Padre Celestial ha inspirado a hombres y mujeres escogidos para encontrar, mediante la guía del Espíritu Santo, las soluciones a los problemas más perplejos de la vida. Él ha inspirado a Sus siervos autorizados a registrar esas soluciones en una especie de manual para aquellos de Sus hijos que tuviesen fe en Su plan de felicidad y en Su Amado Hijo Jesucristo”1. Doctrina y Convenios es uno de esos libros. Si te preparas para recibir revelación personal al meditar con detenimiento qué y cómo estudiar, le muestras al Señor tu disposición de trabajar junto a Él para que te guie.

El combinar la rutina de estudio también puede ayudarte a obtener nuevas perspectivas. Intenta estudiar por temas o en el orden cronológico en el que se dieron las revelaciones (véase Tabla cronológica de materias), luego marca los versículos de manera que esto te ayude a visualizar los principios que se enseñaron.

2. Aprende el contexto histórico

El saber lo que motivó que se dieran las revelaciones de Doctrina y Convenios te ayudará a entender lo que el Señor está enseñando2. “Estas revelaciones sagradas se recibieron como respuesta a la oración, en épocas de necesidad, y surgieron de situaciones reales de la vida, vividas por personas también reales. El Profeta y los que con él se asociaban buscaron orientación divina, y estas revelaciones certifican que la recibieron. En las revelaciones, uno ve la restauración y el despliegue del evangelio de Jesucristo y la introducción de la dispensación del cumplimiento de los tiempos” (Introducción a Doctrina y Convenios).

La pestaña “Restauración e Historia de la Iglesia” en la aplicación Biblioteca del Evangelio contiene grandes recursos relacionados con el contexto histórico de acontecimientos importantes, como los Temas de la historia de la Iglesia y los Ensayos sobre temas del Evangelio, y relatos sobre la historia de la Iglesia en el mundo. El comprender el contexto histórico puede ayudarte a reconocer cómo puedes escucharlo a Él.

3. Personaliza el estudio

Muchas secciones de Doctrina y Convenios están dedicadas a diferentes personas con las que el Señor está hablando. Cuando leas, intenta insertar tu nombre en lugar del que está escrito; eso puede recordarte que el Señor te habla personalmente cuando comparas las Escrituras a ti mismo (véase 1 Nefi 19:23).

Además, ¡no olvides encontrar a tus héroes de Doctrina y Convenios! Así como Nefi podría ser tu héroe, encuentra con quién te identificas y quién te inspira en Doctrina y Convenios. Este libro está lleno de ejemplos de santos que recurren al Señor en busca de guía y apoyo, tanto en los buenos como en los malos tiempos.

He obtenido un testimonio de Doctrina y Convenios mientras he buscado en oración reconocer los mensajes personales que el Señor tiene para mí en cada sección. Me inspira la fe de aquellos que sentaron las bases de la Restauración de la que formo parte. El estudio de este libro este año te recordará cuán extraordinario es que el Señor nos hable aún, así como lo ha hecho con otras personas de generaciones anteriores. Te darás cuenta de que Él está pendiente de ti y de tus circunstancias personales, y que Él te guiará a través de tus desafíos únicos, y que tu fe y confianza en Él continuarán creciendo.