2020
Esther Cox—Luisiana, EE. UU.
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Retratos de fe

Esther Cox

Luisiana, EE. UU.

Baton Rouge, Louisiana: Cooking

Era tan solo otro día de inundaciones después de que fuertes lluvias azotaran el sur de Luisiana. Pero cuando Matthew, el hijo de dos años de Esther Cox, cayó en la corriente profunda y rápida de una acequia cercana, se convirtió en el peor día de su vida. Cuando George, el esposo de Esther, encontró a Matthew, el niño había pasado quince minutos en el agua.

Leslie Nilsson, fotógrafo

La sala de espera del hospital estaba llena de miembros que nos apoyaban. Cuando nuestro obispo llegó al hospital y le dio una bendición a Matthew, todo lo que podía recordar eran las palabras de que Matthew “iba a estar bien”, pero no en mi tiempo, sino en el de Dios. Sentí consuelo. Oramos y sabíamos que todo saldría bien. Fueran cuales fueran las dificultades de Matthew, teníamos fe en que todo estaría bien.

La afección de Matthew se denomina “cuasi ahogamiento con hipoxia”, es decir, daño cerebral por falta de oxígeno. Fue el peor día de mi vida, pero mi Padre Celestial me devolvió a Matthew; él sigue siendo mi bebé y lo he estado cuidando durante veinte años. Tenemos nuestros altibajos, pero él es una bendición, es fantástico; y mi Padre Celestial me ha ayudado a sobrellevarlo todo.

Perdí a mi esposo George hace cinco años por un cáncer de hígado. Siento que mi Padre Celestial me preparó para su fallecimiento. No quería tener más hijos después de Matthew porque pensé que él necesitaría toda mi atención, pero mi Padre Celestial pensaba de manera diferente y me dio a Lilian. Estoy muy agradecida por ella, que me ayuda con Matthew.

Él no puede hablar, pero creo que lo entiende todo. A él le encanta estar al aire libre y simplemente lo dejo gatear porque es lo que le gusta hacer. Creo que una silla de ruedas lo limita y quiero que sea libre.

No hay amor semejante al amor de una persona con necesidades especiales. Nos amamos mucho; tenemos un vínculo muy especial. Dios me bendice; realmente lo hace.

Baton Rouge, Louisiana: Cooking

“No quería tener más hijos después de Matthew porque pensé que él necesitaría toda mi atención, pero mi Padre Celestial pensaba de manera diferente y me dio a Lillian. Estoy muy agradecida por ella, que me ayuda con Matthew”.

Baton Rouge, Louisiana: Cooking

“Él sigue siendo mi bebé”, dice Esther sobre Matthew, “y lo he estado cuidando durante veinte años”.

Baton Rouge, Louisiana: Cooking

“Fueran cuales fueran las dificultades de Matthew, teníamos fe en que todo estaría bien; y así ha sido”, dice Esther. “Mi Padre Celestial me ha ayudado a sobrellevarlo”.

Baton Rouge, Louisiana: Cooking

Matthew usa una silla de ruedas especial cuando está en la escuela, a la cual asistirá hasta que cumpla veintidós años.