2019
¿Cómo decido si debo servir en una misión?
Notas al pie de página
Tema

Preguntas y respuestas

¿Cómo decido si debo servir en una misión?

Argentina: Scripture Study

Ten la disposición de preguntar con sinceridad

La verdad es que la misión no es para todos, ¡lo que sí es para todos es averiguar con sinceridad si la misión es para ti! A veces no queremos ir, así que simplemente ni siquiera preguntamos o lo hacemos sin permitir que el Espíritu realmente nos responda. ¡Debemos preguntar con sinceridad! Si recibes una respuesta procurándola con integridad, tendrás paz y confianza en cualquier cosa que el Señor te diga que hagas, ya sea quedarte o ir.

Ali B., 22 años, Utah, EE. UU.

Arrepiéntete

Algo que me ayudó a decidir servir en una misión fue aprender sobre el verdadero arrepentimiento y experimentarlo. Conforme estudiaba sobre la expiación del Salvador y ponía en práctica en mi vida lo que aprendía, sentí una paz indescriptible. Cuando la sentí, tuve el deseo de que los demás sintieran esa misma paz.

Élder Berdejo, 21 años, Arequipa, Perú

Mantente en contacto con el Señor

Nuestro Padre Celestial te puede brindar una respuesta por medio de las Escrituras, un mensaje de una Autoridad General o simplemente el testimonio de una persona. Así que, puedes recibir inspiración con solo mantenerte en contacto con el Señor.

Samuel H., 14 años, Utah, EE. UU.

Recuerda que Él te responderá

Antes de venir a la misión, me resultó difícil saber si debía servir. Con el tiempo, decidí preguntar al Padre Celestial, quien verdaderamente sabe todo lo que pasamos y si tenemos que servir en una misión. Por medio de la oración recibí la confirmación de que tenía que ir. Sé que el Padre Celestial contesta las oraciones. Acude a Él con tus preguntas y te responderá acorde a tu fe y a la voluntad y el tiempo de Él.

Hermana Terpend, 21 años, Misión Jamaica Kingston

Acude a tu familia y a tu bendición patriarcal

Mi familia y mi bendición patriarcal me ayudaron a decidir. Mi hermana está sirviendo en una misión en este momento y su ejemplo y testimonio de la obra misional me han inspirado. Mi deseo de servir también se hizo más fuerte cuando recibí mi bendición patriarcal, la cual dice que podré compartir el Evangelio con los demás.

Juliana P., 16 años, Nevada, EE. UU.