2019
Él no olvidará tu obra
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Jóvenes Adultos

Él no olvidará tu obra

United Kingdom: Young woman looking into distance

Fotografías de Getty Images

Hace varios meses tuve un sueño en el cual, estando sentada en la última fila de la capilla, como siempre, y sin intención de participar, mi perspectiva cambió. Vi que, diseminados entre la congregación, había otros misioneros que habían regresado a casa anticipadamente. Mientras miraba a mi alrededor, el deseo de ayudarlos creció en mi corazón. Sabía que compartir mis experiencias podía ser una forma de ministrarles y ayudarles a continuar en la senda de los convenios, a pesar de ese aparente obstáculo en el camino.

Por medio de ese sueño, el Padre Celestial me hizo saber que Él se preocupa. Él aprecia el servicio recto que dimos como misioneros, sin importar cuánto haya durado nuestro servicio de tiempo completo. “Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre” (Hebreos 6:10). En mi artículo (ve a la página 47), comparto un relato de las Escrituras y las experiencias de otros misioneros que regresaron anticipadamente, los cuales pueden ayudarte mientras recorres este camino inesperado y difícil. También me encanta el modo en que Alex usa un relato del Libro de Mormón para ayudarnos a ver que, incluso para quienes regresan a casa de forma prematura por cuestiones de dignidad, todavía hay esperanza (consulta la página 44).

En los artículos solo para la versión digital, leerás de qué manera Emily transformó los sentimientos de ansiedad, temor y desesperanza que experimentaba en un gozo personal y sagrado. Y Kevin, un terapeuta profesional, brinda sugerencias sobre la forma en la que los seres queridos pueden ayudar a quienes luchan debido a un regreso anticipado.

La razón por la que cada uno de nosotros regresó no importa tanto como lo que hacemos cuando regresamos a casa. Con la ayuda del Salvador, podemos sanar, progresar y continuar hallando más gozo en nuestro trayecto eterno.

Atentamente,

Liahona Ficquet