2019
¿Cómo podemos sostener a nuestros líderes?
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

¿Cómo podemos sostener a nuestros líderes?

General Conference

En los tristes días que siguieron al incendio forestal que devastó vecindarios enteros en el condado de Sonoma, California, en octubre de 2017, el élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, viajó hasta las comunidades afectadas para estar con los Santos de los Últimos Días.

Su misión era ministrar. Él y la hermana Melanie Rasband consolaron a los extenuados miembros en sus centros de reuniones y junto a sus viviendas calcinadas.

Dondequiera que iba, los miembros se acercaban a estrecharle la mano. Era un gesto de aprecio; agradecían al Apóstol su apoyo; y en cada apretón de manos, comunicaban un mismo sentimiento: “Yo lo sostengo”.

Un acto de fe

“Sostener es un acto sagrado que conecta a los miembros con los líderes de la Iglesia”, dijo el élder Gary E. Stevenson. “Al haber más de 16 millones de miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, relativamente pocos miembros hablarán alguna vez frente a frente con un Apóstol o le estrecharán la mano. Pero cada miembro tiene la oportunidad de establecer una conexión personal con estos líderes y con los demás líderes de la Iglesia mediante su voto de sostenimiento formal y sus acciones cotidianas de sostenimiento”, dice el presidente M. Russell Ballard, Presidente en Funciones del Cuórum de los Doce.

“Sostenemos con el brazo en alto, pero también con el corazón y nuestras acciones”, señala el élder Gerrit W. Gong. “Sostenemos a los líderes de la Iglesia del mismo modo en que nos sostenemos unos a otros. Sabemos que estamos unidos por convenio”.

“Orar por los Apóstoles continúa siendo un valiosísimo componente del sostenimiento”, comenta el élder Ulisses Soares. “Nosotros somos personas comunes y corrientes, y el Señor nos ha llamado para hacer algo que excede nuestra capacidad; pero sentimos que podemos alcanzar esa capacidad porque las personas están orando por nosotros”.

“La fe precede y sucede al sostenimiento”, agrega el élder Soares. “Al sostener a los Apóstoles, ustedes ayudan al Salvador a hacer Su obra. Su fe ayuda al Señor a lograr lo que Él comunica por medio de Sus profetas y reveladores”.

“Me encanta el simbolismo de los brazos en escuadra y el significado que ello conlleva”, dice el élder Jeffrey R. Holland. “Para los Apóstoles, el que los miembros de la Iglesia los sostengan es espiritualmente comparable a recibir los alimentos que sustentan la vida”, agregó. “Cada voz cuenta y se acepta toda mano que desee ayudar. Nadie tiene por qué servir solo en la Iglesia, sea cual sea nuestro llamamiento”.

Una costumbre de larga data

Sostener a los Apóstoles es una costumbre de los últimos días que data de la época de la restauración del evangelio de Jesucristo. Desde el primer día, se invitó a los primeros santos a manifestar su conformidad en cuanto al llamamiento de los líderes de la Iglesia, y a sostenerlos en esos llamamientos.

El 6 de abril de 1830, José Smith, junto con sus seguidores recién bautizados, se reunieron en una pequeña casa rural de troncos, que era propiedad de Peter Whitmer, padre, en Fayette, condado de Séneca, Nueva York.

José se puso de pie y preguntó a los participantes si ellos deseaban que se organizara La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Actuando bajo el principio del común acuerdo, los nuevos miembros levantaron la mano y manifestaron un voto unánime. Luego, manifestaron aceptar a José Smith y a Oliver Cowdery como sus maestros y consejeros espirituales.

“Ser miembro de la Iglesia es un asunto muy personal”, dice el élder Holland. “Cada persona cuenta. Es por ello que nosotros actuamos de acuerdo con el principio del común acuerdo. Deseamos que todos tengan su opinión, que se expresen y se unan para avanzar”.

Un acto que nos eleva a todos

Cuando aceptan el llamado al apostolado, los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles “son constreñidos” a cumplir la voluntad del Señor, señala el élder Dale G. Renlund. Al elegir sostener a los Doce, los miembros demuestran su confianza en la promesa que cada Apóstol hace de obedecer al Señor.

“Los Santos de los Últimos Días que dan su voto de sostenimiento a un Apóstol en particular, sostienen simultáneamente al Cuórum en conjunto”, indica el élder Quentin L. Cook.

“Ese voto sagrado eleva y bendice a los Apóstoles, pero igualmente eleva a los que los sostienen”, agrega el élder Cook. “Los enviste de poder y los bendice, y les proporciona guía”.

Eso significa que, así como los miembros que fueron tan afectados por los incendios de Santa Rosa ofrecieron su apoyo de sostenimiento al élder Rasband, los miembros de todo el mundo son elevados cuando elevan a cada miembro de los Doce.