2017
Adquirir respeto propio por medio de la autosuficiencia
anterior siguiente

Adquirir respeto propio por medio de la autosuficiencia

José Alberto Navas (tal como se lo relató a Miriam Sweeney)

San José, Costa Rica

Estaba casado, tenía tres niños y me hallaba desempleado. La escasez de trabajo me había dejado desesperanzado. Me preocupaba por la seguridad de mi familia, y dejé de creer en mí mismo.

Carla, mi esposa, me alentó a asistir a un grupo de autosuficiencia. Me avergonzaba admitir que no tenía trabajo; no obstante, ella me alentó a asistir al grupo para que pudiera cuidar de mi familia.

Con renuencia, decidí probar. Mientras asistía al grupo, me di cuenta de que mis conocimientos de inglés podrían ser de gran valor en el mercado laboral. Había estudiado inglés durante la misión, pero solo sabía hablar de religión. Me inscribí en las clases de inglés que ofrecía la Iglesia para ampliar mi vocabulario. Un día, al regresar a casa de una clase de inglés, Carla me pasó el teléfono.

“¿Quién es?”, pregunté.

“No lo sé”, me contestó; “habla en inglés”.

Era un representante de recursos humanos de una de las mayores empresas de Costa Rica, y me pedía una entrevista. Yo estaba sorprendido, pero la entrevista salió extraordinariamente bien. Posteriormente me enteré de que Carla había concertado la entrevista.

Conseguí el trabajo y recordé la forma en que mi grupo de autosuficiencia me había ayudado. Entonces pensé en el modo en que podría aplicar mejor lo que había aprendido. Comencé a buscar un empleo mejor y lo conseguí. Luego me esforcé para empezar mi propia empresa de construcción.

No puedo imaginar dónde estaríamos mi familia y yo sin el impulso que recibimos de la iniciativa de autosuficiencia. Aprendí a ser humilde y a pedir ayuda al Señor; también aprendí a permitir que quienes querían ayudarme bendijeran mi vida. ¡Tenemos tantas bendiciones! Ahora tengo respeto propio y puedo bendecir a mi familia con el dinero que gano. Sé que el Espíritu nos bendice cuando somos humildes.