2010
Nuestra página


Nuestra página

Alma F., 11 años, Costa Rica

Neo C., 4 años, Filipinas

Un domingo después de la capilla, mi madre, mis hermanos y yo estábamos en el auto listos para regresar a casa, pero no encontrábamos la llave del auto. Papá había puesto todos nuestros bolsos en el auto y se había ido caminando a casa con mi hermana menor en la sillita de paseo (carreola). Buscamos la llave en todas partes, pero no pudimos encontrarla. En la Primaria y en la noche de hogar, aprendí que siempre debemos orar cuando necesitamos ayuda. Le dije a mi mamá que debíamos orar para que el Padre Celestial nos ayudara. Mamá se puso muy contenta y oramos juntos. De pronto, nuestra abuela llegó en su auto y nos trajo la llave. Papá se había llevado la llave por error y nos la había mandado con la abuela. Sé que el Padre Celestial nos ayudó enviando a la abuela. Él siempre nos ayudará, incluso por medio de otras personas.

Samuel K., 5 años, Alemania

El presidente Monson les pidió a todos los niños que ayudaran a las personas que tuvieran alguna necesidad. Mi madre tiene siete hijos y yo la ayudo a limpiar la cocina todas las mañanas, algo que la pone muy contenta. Soy feliz y siento que ella también lo es cuando la ayudo. Creo que el presidente Monson se pondría contento, y Jesús también, al saber que estoy ayudando a mi madre y obedeciendo a mis padres.

Mylena L., 11 años, São Paulo, Brasil

Sé que el profeta José Smith tradujo el Libro de Mormón. Me encantan los relatos que leo sobre Jesús en las Escrituras. Sé que Jesús nos ama mucho a mí y a todos los niños pequeños. Quiero aprender más acerca de Jesús en la Primaria. Soy feliz al ir a la capilla con mi familia todos los domingos. Amo a mi familia.

Adrial T., 5 años, Malasia