2008
    El evangelio de Jesucristo enseña la realidad de nuestra existencia preterrenal
    Notas al pie de página
    Tema

    Mensaje de las maestras visitantes

    El evangelio de Jesucristo enseña la realidad de nuestra existencia preterrenal

    Enseñe los pasajes de las Escrituras y las declaraciones que satisfagan las necesidades de las hermanas a las que isite. Exprese su testimonio respecto a la doctrina e invite a las hermanas a las que enseñe a compartir lo que hayan sentido y aprendido.

    ¿Qué se nos enseña acerca de la existencia preterrenal?

    Élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles: “En la vida preterrenal, vivíamos en la presencia de Dios, nuestro Santo Padre y Su Amado Hijo Jesucristo… y se nos dijo:

    “‘…haremos una tierra sobre la cual éstos puedan morar;

    “‘y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare;

    “‘y a los que guarden su primer estado [o sea, ser obedientes en la vida preterrenal] les será añadido… y a quienes guarden su segundo estado [o sea, ser obedientes durante la vida terrenal], les será aumentada gloria sobre su cabeza para siempre jamás’ [Abraham 3:24–26]…

    “… tu recuerdo de la vida preterrenal sería borrado de tu mente para asegurar que fuera una prueba válida, pero se te daría guía para mostrarte cómo debías comportarte. El plan de nuestro Padre para obtener la salvación en esta vida, con la oportunidad de regresar a Él, se llamaría el Evangelio de Jesucristo.” (“La verdad restaurada”, Liahona, noviembre de 2005, págs. 78–79).

    Élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles: “En un concilio premortal en el que todos estuvimos presentes, [Jesucristo] aceptó el gran plan de felicidad de nuestro Padre para Sus hijos y fue elegido por el Padre para ponerlo en práctica. Él dirigió las fuerzas del bien en una batalla por las almas de los hombres que comenzó antes de la fundación del mundo contra las fuerzas de Satanás y sus seguidores. Ese conflicto continúa hoy. Estábamos del lado de Jesús entonces y estamos de Su lado ahora” (“Cristianos en creencia y en acción”, Liahona, enero de 1997, pág. 79).

    ¿Por qué es esencial comprender la existencia preterrenal?

    Julie B. Beck, Presidenta General de la Sociedad de Socorro: “A las mujeres se les han dado asignaciones particulares desde antes de la fundación del mundo… Sabemos que en el gran conflicto preterrenal nos pusimos de parte de nuestro Salvador Jesucristo para preservar nuestro potencial de pertenecer a familias eternas. Sabemos que somos hijas de Dios y sabemos lo que tenemos que hacer… Creemos en la formación de familias eternas… Sabemos que el mandamiento de multiplicarse y de henchir la tierra sigue vigente… Tenemos fe en que con la ayuda del Señor podemos tener éxito al criar y enseñar a los hijos. Ésas son responsabilidades vitales del plan de felicidad, y cuando las mujeres abrazan esos papeles con todo su corazón, ¡son felices!” (“Lo que las mujeres Santos de los Últimos Días hacen mejor: Ser firmes e inquebrantables”, Liahona, nov. de 2007, pág. 110).

    Presidente Spencer W. Kimball (1895–1985): “Si contemplamos la vida terrenal como el total de nuestra existencia, entonces el dolor, el pesar, el fracaso y la vida truncada serían una calamidad. Pero si la vemos como un proceso eterno, que se extiende desde nuestro pasado preterrenal hasta el futuro de la eternidad después de la muerte, entonces podemos poner en la debida perspectiva todos sus sucesos.” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Spencer W. Kimball, 2006, pág. 16). Para profundizar más en el estudio, véase Jeremías 1:4–5 y D. y C. 138:55–56.