2010–2019
Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares

Dejo sobre ustedes mi amor y bendición, que puedan deleitarse en la palabra del Señor y poner en práctica Sus enseñanzas en su vida personal.

Esta ha sido una conferencia inspiradora e histórica. Miramos hacia el futuro con entusiasmo. Hemos sido motivados para hacerlo mejor y ser mejores. Los maravillosos mensajes pronunciados por las Autoridades Generales desde este púlpito y la música han sido sublimes. Les insto a que lean estos mensajes, comenzando esta semana1. Ellos expresan la disposición y la voluntad del Señor para Su pueblo en la actualidad.

El nuevo curso de estudio integrado, centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia, tiene el potencial de desatar el poder de las familias al seguir cada una de ellas dicho curso, de manera consciente y cuidadosa, para transformar su hogar en un santuario de fe. Prometo que a medida que trabajen con diligencia para remodelar su hogar, centrándolo en el aprendizaje del Evangelio, con el tiempo sus días de reposo serán verdaderamente una delicia. Sus hijos estarán entusiasmados por aprender y vivir las enseñanzas del Salvador, y la influencia del adversario en su vida y en su hogar disminuirá. Los cambios en su familia serán notables y duraderos.

Durante esta conferencia hemos fortalecido nuestra decisión de llevar a cabo el esfuerzo esencial de honrar al Señor Jesucristo cada vez que nos referimos a Su Iglesia. Les prometo que nuestra rigurosa atención al uso del nombre correcto de la Iglesia del Salvador y sus miembros traerá un aumento de fe y un poder espiritual mayor para los miembros de esta Iglesia.

Ahora vamos a pasar al tema de los templos. Sabemos que nuestro tiempo en el templo es crucial para nuestra salvación y exaltación, y la de nuestras familias.

Después de recibir nuestras propias ordenanzas y hacer sagrados convenios con Dios, cada uno de nosotros necesita el continuo fortalecimiento espiritual y la tutoría que solamente es posible recibir en la casa del Señor; y nuestros antepasados necesitan que sirvamos como representantes a favor de ellos.

Consideren la gran misericordia y bondad de Dios, quien, antes de la fundación del mundo, proveyó una manera para dar las bendiciones del templo a aquellos que murieron sin un conocimiento del Evangelio. Estos ritos sagrados del templo son antiguos. Para mí la antigüedad es apasionante y es otra evidencia de su autenticidad2.

Mis queridos hermanos y hermanas, los ataques del adversario están creciendo de manera exponencial, en intensidad y en variedad3. Nuestra necesidad de estar en el templo regularmente nunca ha sido mayor. Les ruego que, con espíritu de oración, observen la manera en que emplean su tiempo. Inviertan tiempo en su futuro y en el de su familia. Si tienen acceso posible a un templo, les insto a que encuentren la manera de fijar con regularidad una cita con el Señor para estar en Su sagrada casa, y después asistan a esa cita con exactitud y gozo. Les prometo que el Señor les proporcionará milagros que Él sabe que necesitan al hacer sacrificios de servir y adorar en Sus templos.

Actualmente tenemos 159 templos dedicados. El cuidado y mantenimiento adecuado de esos templos es muy importante para nosotros. Con el paso del tiempo, los templos inevitablemente necesitan renovación y reparación. Para ese fin, se están haciendo planes ahora para renovar y actualizar el Templo de Salt Lake y otros templos de la generación pionera. Se darán detalles de estos proyectos conforme se vayan desarrollando.

Hoy tenemos el placer de anunciar los planes de construcción de 12 templos más. Esos templos serán construidos en los siguientes lugares: Mendoza, Argentina; Salvador, Brasil; Yuba City, California; Phnom Penh, Camboya; Praia, Cabo Verde; Yigo, Guam; Puebla, México; Auckland, Nueva Zelanda; Lagos, Nigeria; Davao, Filipinas; San Juan, Puerto Rico; y Condado de Washington, Utah.

La construcción y el mantenimiento de los templos tal vez no cambie su vida, pero su tiempo en el templo de seguro lo hará. Para aquellos que han estado ausentes del templo por largo tiempo, los animo a que se preparen y vuelvan lo antes posible. Entonces los invito a adorar en el templo y a orar y sentir profundamente el infinito amor del Salvador por ustedes, que cada uno de ustedes pueda ganar su propio testimonio de que Él dirige esta sagrada e infinita obra4.

Hermanos y hermanas, les agradezco su fe y constantes esfuerzos. Dejo sobre ustedes mi amor y bendición; que puedan deleitarse en la palabra del Señor y poner en práctica Sus enseñanzas en su vida personal. Les aseguro que la revelación continúa en la Iglesia y continuará “hasta que se cumplan los propósitos de Dios y el gran Jehová diga que la obra está concluida”5.

Los bendigo con mayor fe en Él y en Su sagrada obra, con fe y paciencia para soportar sus desafíos personales en la vida. Los bendigo para que se conviertan en Santos de los Últimos días ejemplares. ¡Así los bendigo y doy mi testimonio de que Dios vive! ¡Jesús es el Cristo! Esta es Su Iglesia. Nosotros somos Su pueblo, en el nombre de Jesucristo. Amén.