2000–2009
Palabras finales
Notas al pie de página

Hide Footnotes

Tema

Palabras finales

Que nuestros testimonios de los grandes principios fundamentales de esta obra… resplandezcan con el brillo de nuestras vidas y acciones.

Mis hermanos y hermanas, ya casi terminamos. Al llegar al final de esta conferencia histórica, me vienen a la mente las palabras del imperecedero himno Recessional de Rudyard Kipling:

“Vano poder los reinos son;

huecos los gritos y el clamor.

Constante sólo es tu amor;

al compungido da perdón.

No nos retires tu amor;

haznos pensar en ti, Señor”

(“Haznos pensar en ti, Señor”, Himnos, Nº 35).

Ruego que al regresar a nuestros hogares llevemos el espíritu de esta gran reunión. Ruego que lo que hemos escuchado y experimentado nos quede como una porción de amor y de paz, una actitud de arrepentimiento y una resolución de esforzarnos un poco más por ser mejores ante la radiante luz del sol del Evangelio.

Que nuestros testimonios de los grandes principios fundamentales de esta obra, a los cuales se les ha sacado más brillo, resplandezcan con el fulgor de nuestras vidas y acciones.

Que aumente el espíritu de amor, de paz y de aprecio mutuos en nuestro hogar, que prosperemos en nuestras labores, que nos volvamos más generosos al compartir y que nos acerquemos a quienes nos rodean con amistad y respeto.

Que nuestras oraciones se conviertan en expresiones de gratitud al Dador de todo lo bueno, y de amor a Aquel que es nuestro Redentor.

Ahora, mis hermanos y hermanas, con renuencia deseo tratar algo personal por un momento. Algunos de ustedes habrán notado la ausencia de la hermana Hinckley. Por primera vez, en los 46 años desde llegué a ser Autoridad General, ella no ha asistido a la conferencia general. A comienzos del año estuvimos en África para dedicar el Templo de Accra, Ghana. Al salir de allí, volamos a Sal, una desértica isla del Atlántico, donde nos reunimos con miembros de una rama de la localidad. Después volamos a Saint Thomas, una isla del Caribe, y allí nos reunimos con unos cuantos miembros. Regresábamos a casa cuando ella se desmayó del cansancio y ha pasado días difíciles desde ese entonces. Ahora ella tiene 92 años, un poco más joven que yo. Creo que al reloj se le está acabando la cuerda y no sabemos cómo darle cuerda.

Es un momento profundamente triste para mí. Hemos estado casados durante 67 años este mes. Ella es madre de nuestros cinco talentosos y capaces hijos, abuela de 25 nietos y con un número cada vez más grande de bisnietos. Hemos caminado juntos, lado a lado a lo largo de estos años, en igualdad y como compañeros a través de la tormenta y bajo el resplandor del sol. Ella ha hablado a lo largo y a lo ancho en testimonio de esta obra; ha impartido amor, ánimo y fe doquier que ha ido. Las hermanas le han escrito cartas de agradecimiento desde todas partes del mundo. Seguimos teniendo esperanza y oramos por ella, y expresamos desde lo más profundo de nuestro corazón nuestro agradecimiento hacia los que la han atendido y cuidado, así como por la fe y las oraciones de ustedes a favor de ella. Ahora, al irnos a nuestros hogares, siento que debo decir:

Para siempre Dios esté con vos;

con Su voz Él os sostenga…

Cuando el temor os venga,

en Sus brazos Él os cubra…

que os guíe Su bandera;

que la muerte no os hiera;

para siempre Dios esté con vos.

(“Para siempre Dios esté con vos”, Himnos, Nº 89.)

Cada hombre, mujer, niño, jovencito y jovencita debe salir de esta conferencia siendo una persona mejor de lo que él o ella era al empezar hace dos días. Dejo mi bendición y mi amor a cada uno de ustedes, en el sagrado nombre de Jesucristo. Amén.