22 de marzo de 2019

    Se anuncian cambios en los cursos de estudio y en el calendario de Seminario

    Imagen del élder Holland, la hermana Cordon, el élder Clark y Chad Webb

    El 22 de marzo de 2019, la Primera Presidencia publicó una carta para anunciar un cambio en Seminario, el cual dejará de seguir el calendario del curso escolar para pasar a un calendario anual, de modo que coincida con el curso de estudio Ven, sígueme. En el siguiente video, el élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles; el élder Kim B. Clark, Comisionado del Sistema Educativo de la Iglesia; la hermana Bonnie H. Cordon, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes, y Chad H. Webb, administrador de Seminarios e Institutos de Religión, describen esos cambios, participan en un análisis y responden a las preguntas sobre el anuncio.

    Transcripción del video

    ¿Por qué ahora?

    Durante el debate, analizaron por qué se está produciendo este cambio ahora. Como explicó el élder Clark en el video, el ejemplo del presidente Nelson los inspiró para volver a evaluar la idea de: “Vamos a hacerlo y luego averiguaremos cómo llevarlo a cabo”. La hermana Cordon explicó que, con el curso de estudio adaptado, nuestros alumnos podrán llevar al hogar lo que aprendan y, de ese modo, fortalecer a su familia.

    El alineamiento brinda bendiciones

    El élder Holland declaró que, con esta idea centrada en el hogar, con el apoyo de la Iglesia, se espera que suceda algo en la vida y en el hogar de los miembros durante la semana. El élder Holland cree que eso les sucederá a los alumnos de Seminario más que a ningún otro miembro.

    La hermana Cordon demostró, mediante la historia de una madre y su hija, que este alineamiento simplificará el estudio de las Escrituras para los jóvenes. Resulta que, después de analizar Ven, sígueme en familia, la hija le planteó a su mamá acerca de qué debía estudiar. Ella quería participar en Ven, sígueme leyendo el Nuevo Testamento, completar su asignación de Seminario leyendo Doctrina y Convenios y esforzarse para lograr su meta de Mujeres Jóvenes de terminar el Libro de Mormón. La hermana Cordon declaró que, al simplificar el estudio de las Escrituras para los jóvenes, quedará solucionada la inquietud de la joven sobre “¿Qué debo estudiar?”.

    El élder Clark explicó que, al simplificar el estudio, los alumnos ahora podrán profundizar más en la doctrina, permitiendo que tenga lugar el aprendizaje profundo y un crecimiento más cerca de Jesucristo. Más tarde, el élder Clark explicó que, en los nuevos cursos de estudio, el objetivo no será abarcar toda una lección, sino profundizar más en los temas para ayudar a los alumnos a que aprendan, los apliquen y se conviertan.

    Mirando hacia el futuro

    Con esta alineación habrá muchos cambios, pero si estamos dispuestos a cambiar y aprender rápidamente, los nuevos cursos de estudio y el nuevo calendario serán eficaces.

    Habrá ajustes en el calendario a medida que los Seminarios vayan adaptando el calendario escolar al calendario de la Iglesia y quizás los maestros tengan que plantear la enseñanza de un modo diferente. Sin embargo, los alumnos aún comenzarán Seminario según el año escolar y tendrán que leer los cursos de estudio y completar las evaluaciones del curso. Asimismo, Chad H. Webb explicó que los nuevos cursos de estudio no volverán a la estructura temática usada en el pasado; más bien, los nuevos cursos de estudio combinarán la enseñanza secuencial y la temática de manera que siga mejorando la integración del Dominio de la doctrina y se posibilite un aprendizaje profundo en el salón de clases.

    Al concluir, el élder Holland compartió Doctrina y Convenios 18:34–35:

    “Estas palabras no son de hombres, ni de hombre, sino mías; por tanto, testificaréis que son de mí, y no del hombre.

    “Porque es mi voz la que os las declara; porque os son dadas por mi Espíritu, y por mi poder las podéis leer los unos a los otros; y si no fuera por mi poder, no podríais tenerlas”.

    Después, el élder Holland compartió su testimonio acerca de la bendición que tienen nuestros alumnos de escuchar las palabras del Señor cada día en Seminario.