Adaptarse a las necesidades de los alumnos

Como maestros de religión, tenemos la responsabilidad sagrada de procurar adaptarnos a las necesidades de los alumnos que tienen dificultades para cumplir con los requisitos de graduación mientras que, al mismo tiempo, profundizamos su conversión al Evangelio.
alumno estudia las Escrituras

Uno de los resultados de este año con respecto a Elevar el aprendizaje indica que los requisitos de asistencia, las asignaciones de lectura, las evaluaciones del aprendizaje de Seminario y las experiencias de Elevar el aprendizaje en Instituto se utilizan siempre como oportunidades para profundizar la conversión al evangelio de Jesucristo. Como maestros de religión, tenemos la responsabilidad sagrada de procurar adaptarnos a las necesidades de los alumnos que tienen dificultades para cumplir con los requisitos de graduación mientras que, al mismo tiempo, profundizamos su conversión al Evangelio. La siguiente información le ayudará a reflexionar sobre la forma en la que podría ayudar con cada uno de los requisitos para graduarse.

Requisitos de asistencia

Las adaptaciones para los alumnos que no pueden cumplir con el requisito de asistencia son variadas y cada maestro en particular debe decidir cuáles tomar mediante la guía del Espíritu. Sobre este tema, el Manual de normas para Seminarios e Institutos de Religión dice: “Cuando las asignaciones de recuperación sean necesarias, se deben dar para bendecir y no para castigar al alumno. Las asignaciones específicas las determina el maestro y, por lo general, deben estar relacionadas con el trabajo que no se entregó. Las asignaciones deben tener un propósito, ser razonables y adecuadas a las necesidades y aptitudes del alumno” (Seminaries and Institutes of Religion Policy Manual—United States [Manual de normas para Seminarios e Institutos de Religión—Estados Unidos], 2017, 3-12).

Al seguir ese principio y al consultar con el alumno, sus padres y los líderes del sacerdocio, las estrategias en cuanto a las asignaciones de recuperación para la asistencia pueden y deben ser individualizadas para cada alumno. Al considerar las asignaciones de recuperación para un alumno, tenga en cuenta la siguiente declaración del élder Dale G. Renlund:

“Ahora me doy cuenta de que para servir a los demás de forma eficaz, debemos verlos a través de los ojos de un padre, a través de los ojos del Padre Celestial. Solo entonces podremos empezar a comprender el verdadero valor de un alma; solo entonces podemos percibir el amor que nuestro Padre Celestial tiene por todos Sus hijos; solo entonces podemos darnos cuenta de la preocupación del Salvador por ellos. No podemos cumplir plenamente nuestra obligación bajo convenio de llorar con los que lloran y dar consuelo a aquellos que necesitan de consuelo a menos que los veamos a través de los ojos de Dios [véase Mosíah 18:8–10]. Esta perspectiva ampliada abrirá nuestro corazón a los temores, desilusiones y penas de los demás… Necesitamos tener ojos que ven, oídos que oyen y corazones que saben y sienten si hemos de lograr el rescate del que tan a menudo nos insta el presidente Thomas S. Monson. Solo cuando vemos a través de los ojos de nuestro Padre Celestial podemos ser llenos del ‘amor puro de Cristo’ [Moroni 7:47]. Todos los días debemos rogarle a Dios por esa clase de amor” (Dale G. Renlund, “A través de los ojos de Dios”, Liahona, noviembre de 2015, pág. 94).

Asignaciones de lectura

¿Hay alumnos en su clase que no sepan leer o que tengan discapacidad para hacerlo? Los que siguen son ejemplos de adaptaciones adecuadas para ayudarles a tener éxito en las asignaciones de lectura.

  • Hacer que otro alumno lea con o al alumno.

  • Solicitar la ayuda de un padre o líder del sacerdocio para que lea con o al alumno.

  • Alentar al alumno a escuchar los bloques de las Escrituras en la aplicación Biblioteca del Evangelio o en LDS.org.

  • Utilizar los recursos de Relatos de las Escrituras con el alumno. Esos recursos están disponibles en LDS.org como videos y en la Tienda SUD en forma de libros impresos. Los alumnos, padres, familiares y líderes del sacerdocio pueden usar estos recursos y las ilustraciones que los acompañan para completar los requisitos de lectura.

Evaluaciones y proyectos de aprendizaje de Seminario e Instituto

El propósito de adaptar la evaluación es permitir que los alumnos que tengan necesidades, discapacidades o condiciones de salud específicas participen en la evaluación con los demás alumnos de una manera equitativa. Los maestros deben hacer las adaptaciones apropiadas para satisfacer las necesidades especiales, las discapacidades o los problemas de salud de los alumnos. Al hacer adaptaciones para sus alumnos, tenga en cuenta las siguientes pautas:

  • Determine cuáles son los alumnos que pudieran tener necesidades especiales o discapacidades. Hable en privado con cada alumno para conocer su(s) necesidad(es) específica(s). Escuche detenidamente y sea positivo. Podría considerar tener conversaciones con los padres o los líderes de la Iglesia de esos alumnos para que le ayuden a entender mejor la(s) necesidad(es) específica(s) de ellos.

  • Basado en esas conversaciones, elabore un plan que se adapte adecuadamente a la(s) necesidad(es) específica(s) del alumno.

  • Ponga en práctica esas adaptaciones. Se debe mantener el carácter confidencial de las adaptaciones individuales. Es imposible hacer una lista de todas las adaptaciones posibles; sin embargo, a continuación se dan varios ejemplos:

o Presentación: Dé al alumno una versión en audio de la evaluación, presente las instrucciones y la evaluación en forma oral o entregue al alumno una versión de la evaluación con letra grande (véase la página web Evaluaciones del aprendizaje, en donde encontrará los formatos disponibles para la evaluación).

o Entorno: Permita que el alumno se siente en un lugar preferencial dentro del salón de clase, colóquelo en un espacio donde haya un mínimo de distracciones, o administre la evaluación en un grupo pequeño o en otro salón.

o Programación del examen: Administre la evaluación en varias sesiones o en el transcurso de varios días, permita que se tomen las distintas partes de la evaluación en un orden diferente, administre la evaluación a una hora específica del día o permita más tiempo para completar la evaluación.

o Respuesta: Permita que el alumno le dé las respuestas oralmente, que le dicte las respuestas a un escribiente o a una grabadora, o permita que las respuestas se marquen en el cuadernillo de la evaluación en lugar de que se marquen en la hoja de respuestas.

Hay información disponible sobre las adaptaciones para la evaluación en 37 idiomas.

Nota: Evite hacer adaptaciones que cambien o reduzcan las expectativas de aprendizaje del alumno. Tenga amor cristiano por cada alumno y siga las indicaciones del Espíritu al hacer adaptaciones para satisfacer las necesidades de los alumnos.

Los siguientes son recursos adicionales acerca de cómo adaptarse a las necesidades de los alumnos.