#Escúchalo, ¿de qué manera lo haces? — Una invitación especial

por el presidente Russell M. Nelson


 

En las Escrituras, hay muy pocas ocasiones sagradas en las que se ha escuchado la voz de Dios el Padre. Por lo tanto, cuando Él dice algo, verdaderamente tenemos que escuchar. Él ha presentado personalmente a Su Hijo Amado, Jesucristo, repetidas veces, con el mandato específico de “¡Escucharlo!”.

¿Alguna vez se han detenido a preguntar, “por qué”? ¿Por qué razón nuestro Padre Celestial nos ruega con tanta insistencia y constancia que escuchemos a Su Hijo Amado, Jesucristo?

Jesús mismo contestó esta pregunta. Él dijo, “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”

Nuestro Padre nos ama y anhela que cada uno de nosotros elija regresar a Su santa presencia. Él nos ruega que escuchemos la voz de Jesucristo, a quien el Padre ungió y nombró como nuestro Mediador, Salvador y Redentor.

En este año especial en el que conmemoramos el bicentenario de la Primera Visión, les invito a reflexionar en forma profunda y frecuente en esta pregunta clave: ¿De qué manera lo escuchan? Además, les invito a dar los pasos para escucharlo mejor y más a menudo. En el transcurso de este año, nos centraremos de una manera especial en el acontecimiento histórico que se llevó a cabo en la Arboleda Sagrada.

Les invito a ser proactivos y buscar oportunidades para compartir sus sentimientos acerca del Señor Jesucristo con su familia y amigos, incluso inviten a sus amigos a que los acompañen a adorarle el domingo de Pascua.

Ahora, como uno de los testigos especiales del Señor, les bendigo en sus esfuerzos por entrar en la senda del convenio y mantenerse en ella, y procuren con todo su corazón, fuerza, mente y alma ¡Escucharlo!