Un despertar inesperado

¿Alguna vez te ha pasado que te despiertas en medio de la noche con un claro pensamiento o impresión? Desde el principio de mi ministerio como Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, he tenido varios despertares inesperados. Muchos de ellos han demostrado ser momentos especiales y sagrados provenientes de Dios. Quiero compartir una de esas experiencias que se relaciona con el mensaje especial de video que se publicó hoy, 20 de noviembre de 2020.

Hace unas semanas, me desperté a media noche con el pensamiento de que debía ofrecer una oración de gratitud a Dios por todos Sus hijos en todo el mundo. Me acudieron a la mente ideas de todas las cosas por las que deberíamos sentir agradecimiento y cómo el expresar esa gratitud podría llegar a ser un espíritu de sanación en nuestra vida. Conforme venía la inspiración, detalles específicos, incluso el momento y la forma en que debía compartir este mensaje, me llegaron a la mente y al corazón. El video que se compartió hoy no vino por casualidad, sino que vino del cielo.

Uno de los más grandes dones de Dios

Desde que presto servicio como Presidente de la Iglesia en 2018, una de las cosas que el Espíritu ha traído repetidamente a mi mente es cuán dispuesto está el Señor a revelar Su intención y voluntad. El maravilloso privilegio de recibir revelación es uno de los dones más grandiosos que Dios da a Sus hijos, y está disponible para cada uno de nosotros.

Sin importar quién eres, puedes orar a tu Padre Celestial para pedir guía y dirección en tu vida. Si aprendes a escuchar al Señor por medio de Sus impresiones, podrás recibir guía divina en los asuntos grandes y pequeños.

Agradezco los despertares que he recibido en mi vida que me han ayudado a saber que los cielos en realidad están abiertos hoy en día. Nuestro Salvador, Jesucristo, es el ejemplo más grandioso tanto de prestar oído a la voluntad de Su Padre como de dar gracias en todas las cosas.

Dad gracias en todo

Como dije en mi mensaje del video, he llegado a la conclusión de que es mucho mejor contar nuestras bendiciones que contar nuestros problemas. Sea cual sea nuestra situación, el mostrar gratitud por nuestros privilegios es una receta espiritual única de efecto rápido y duradero. En palabras sencillas, “Dad gracias en todo” (1 Tesalonicenses 5:18).

Considera aceptar mi invitación de inundar las redes sociales durante los próximos siete días con tu propio diario personal de gratitud haciendo uso de #DaGracias. Y ten a bien acompañarme a mí y a otras personas a agradecer a Dios mediante la oración diaria. Las oraciones pueden producir milagros. Ruego que acudamos todos a Dios y confiemos más plenamente en Él.

Descargar transcripción en PDF


Comparte el poder de la gratitud

El poder sanador de la gratitud es un mensaje para todos. Te instamos a que compartas este video y la invitación con familiares y amigos para inundar las redes sociales durante los próximos siete días con una ola de gratitud.


Únete a la conversación

Comparte aquello por lo que sientes gratitud utilizando el hashtag #DaGracias

Comparte con un amigo

¿Tienes un amigo o un familiar que quiere aprender más sobre Jesucristo y la manera en que Él dirige Su Iglesia mediante profetas?

Comentarios
0