Blog del Canal Mormón

    Frase del día - Mañana vengo al mundo

    24 de diciembre de 2016

    Descarga la imagen aquí.

    La primera Navidad, el nacimiento del Salvador, se había profetizado por cientos de años, en el Antiguo Testamento. Los profetas de antaño conocían y esperaban las señales de la venida de Jesucristo y esperaron con paciencia dichas señales. ¡Profetizaron de Su venida para que otros pudieran reconocer las señales y compartir el gozo de saber que Él había venido! El cumplimiento de esas profecías fue un testimonio de Su divino llamamiento como Salvador y Redentor.

    A pesar de las señales y los milagros que hay por toda la tierra, los incrédulos afirman que ya pasó el tiempo de la venida del Salvador:

    • “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14)
    • “a una virgen desposada con un varón que se llamaba José… y el nombre de la virgen era María” (Lucas 1:27)
    • “…les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Y ellos le dijeron: En Belén de Judea” (Mateo 2:4–5).
    • “En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra” (Jeremías 33:15).



    Piensen en la alegría que sienten cuando finalmente abren los regalos de Navidad. ¿Cómo se compararía eso a haber estado esperando las señales del nacimiento de Cristo y finalmente verlas cumplirse? Nuestro Padre Celestial preparó esas señales con antelación, no sólo para que los fieles alrededor del mundo se regocijaran con el nacimiento de Su hijo, sino también para testificar del divino llamamiento de Cristo.

    Inspírate todos los días con la #Frasedeldía del Canal Mormón.