Blog del Canal Mormón

    Al rescate

    30 de junio de 2016

    “El mundo tiene necesidad de nuestra ayuda. Hay pies que estabilizar, manos que aferrar, mentes que animar, corazones que inspirar y almas que salvar.” –Thomas S. Monson

    Hace unos días, recibí un correo electrónico con una linda historia. Gregorio Cardoza de Mezapa, Honduras, aplicó la frase del Presidente Monson y fue “al rescate”.

    La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ofrece gratuitamente, una clase de estudio de las escrituras creada especialmente para jóvenes de 14 a 18 en todo el mundo llamado “Seminario”.

    Gregorio al ver que no tenía suficientes jóvenes para inscribir en el programa, salió a la calle y  encontró un grupo de nueve jóvenes jugando fútbol. De manera casual y amigablemente, les platicó de dichas clases e inmediatamente los invitó para que asistieran ese mismo día.

    Los jóvenes llegaron a la primera clase esa misma tarde y después de no perderse las lecciones por 2 semanas sus padres firmaron el permiso de inscripción.

    Luego de leer el correo, pensé: “Lo que estos jóvenes hicieron tal vez no sea tan importante para muchos pero sin duda es y será una de las mejores decisiones que hayan tomado en su vida”.

    Muchos hacemos el recorrido de nuestra vida sin hacer cambios positivos y pensamos que no podemos ser diferentes al resto del mundo y que es mucho más fácil ser igual que los demás, ya que así podemos sentirnos parte de la comunidad o grupo.

    Con la tecnología de ahora, tenemos todas las herramientas necesarias para ir al rescate de nuestros amigos. Siempre habrá alguien a quien tenderle una mano.

    Gregorio Cardoza nos ha demostrado una de las muchas maneras sencillas y prácticas para inspirar a otros a sentir el gran amor que Dios tiene para todos.

    Aquellos a los que servimos (y no necesariamente me refiero a ayudarles a las tareas de la casa o financieramente) sino de una forma sencilla como una llamada, visita o texto, pueden sentir que son importantes, que están presentes en nuestro corazón y de esa manera sentir el amor Dios,  y que hemos contribuido al cambio que se ha efectuado en sus vidas.

    La lista no es corta, podemos recordar a alguien de nuestra familia, vecinos o amigos, cuando leamos o veamos algo que les puede servir para alentarlos o simplemente iniciar una plática cordial.

    Dennis, Oscar, Lesbin Alfredo, Carlos, Gerson, Luis y Samuel tomaron la decisión de escuchar a los misioneros y el día sábado, 07 de mayo del presente año, siete de los nueve jóvenes que Gregorio invitó a las clases de seminario fueron bautizados en el rio Mezapa rodeados de su familia y amigos.

    Los pequeños cambios positivos, se convierten en grandes éxitos.  Dios te guiará para encontrar el momento de hacer la diferencia en la vida de alguien.